Alfonso ‘Poncho’ Figueroa: los niños malditos y el Bar El 9

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 31 de julio de 2015. Alfonso ‘Poncho’ Figueroa, ex-bajista de Santa Sabina y hoy integrante de la banda de Los Jaigüey, rememoró el mítico lugar el disco bar El 9 en la pulquería de los Insurgentes junto al escritor Andrés de Luna y otros personajes más. En un texto de una par de cuartilla, Figueroa recordó el ambiente que conoció al tocar por primera vez junto a sus compañeros de Santa Sabina en el bar El 9, en donde los denomina como ‘Los niños malditos’.

El texto dice así: “En el camerino, que era mi casa en la calle de Yautepec, oyendo a James Brown después Brian Ino con David Barne antes de Ian Dury, se desbordaba la energía en forma de humo, polvos, sorbos. Estamos a nada de ir a tocar por primera vez al legendario bar.

“Es el año de 1989. La década está en su final y Santa Sabina se presenta por primera vez en El Bar 9. Cuando llegamos ahí estaban todas: la cola en la calle, el lugar estaba totalmente lleno. Es difícil entrar. El público esperando la llegada de la banda. Recuerdo: entramos directo al escenario para empezar con la introducción lo más mundana posible, lo más caliente.

“Patricio que ni los 18 años tenía, Pablo también y yo también los cumplíamos. Rita tenía 25 y los niños malditos éramos los niños malditos jugando al ritual de comulgación mundana, ofreciéndolo al único y verdadero Dios que los humanos sinceramente veneramos: el dios de los sentido.

“En ese tiempo de más fuerza y convicción profunda había una iglesia que nos reunía, que nos juntaba a la adoración voluntaria, devota sincera de Dionisio, de Eros, tanático también. Por la conciencia del fin una iglesia para todos. Su nombre disco Bar El 9”.

La conferencia es corta. Una vez más se proyecto el teaser del documental que se está preparando sobre este lugar de apertura sexual y cultural que funcionó por cerca de 13 años en la calle de Londres, Zona Rosa en casi toda la década de los ochenta. La pulquería se llenó de una nostalgia por los buenos momentos que se han ido, y según, ya no se repetirán. A saber.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: