Arrellín, Fimbres y García en el Rincón Rupestre

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 12 de septiembre de 2015. Fausto Arrellín, Saúl Fimbres e Iván García entre otros “rupestres” ofrecieron un interesante encuentro este sábado por la noche con la comunidad de El Rincón Rupestre.

La noche del sábado tuvimos la oportunidad de escuchar a cinco cantautores que se dieron cita en la escuela de arte sonoro entre la comunidad de El Rincón Rupestre, comunidad que está por cumplir diez años de existencia y que organiza “toquínes” para músicos “rupestres”.

Balam es el primer “rupestre” que escuchamos en la noche. Sus canciones cantan a la decepción de la vida, a la soledad humana que busca a la ciudad como compañía y refugio: Me vengo a pata para no gastar/y vengo con el sol que es mi carnal./No sé como voy,/no se como vengo/porque a donde ir no tengo… O a “La Esperanza”, canción con cierto humor de desamor: La Esperanza un día me vio/muy perdido me encontró/y me abrazó con ternura y con piedad./Yo le dije que esperara/no necesito piedad/y me abrazó y me puse a llorar.

Luego vendría Cruz Croix del municipio de Ecatepec, otro “rupestre” con “voz aguardientosa” y relator de la gente de ciudad. Con canciones de amor, de decadencia social y crítica a los medios masivos, Cruz nos canta temas como: Ten cuidado no te vayas a despistar/ten cuidado que esa arma se puede disparar/no creas tanto en la tv/ni leas la nota roja en internet/famoso lo serás como el Kurt Cubain/si jalas del gatillo tú también…

Fausto Arrellín llegó entusiasmado y comentó: “Buenas noche. Bienvenidos al Rincón Rupestre. Es para mí un verdadero orgullo estar cotorreando con estos cuates porque hace un ratito, nada más como 20 años, estábamos totalmente olvidados y se siente bien chido que haya gente que le interesa la música mexicana”.

Entre material propio como “No me espantes flaco” y recordando material de Rodrigo González como “Asalto Chido”, Arrellín pide un armoniquista para esta rola, pero nadie sube hasta después, aventándose un buen palomazo con Saúl Fimbres que seguiría después de él.

Por su parte, Saúl Fimbres subió al escenario con su guitarra electroacústica y su armónica para ofrecernos una hora de sus cantos de la condición humana: “Cuando perdones a cualquiera/y nadie quiera tu piedad/la gente sabe lo que buscas/por como cruzas por tu viejo boulevar./Quien imaginaría que mendigarías al pie del rascacielos donde solías trabajar./Porque nadie te va a perdonar/cuando caiga la noche entre los humillados/ninguna mano te va a ayudar cuando salga el sol entre los adinerados”. Mientras canta, un hermoso coro lo sigue a toda voz.

Por último llegaría Iván García un cantautor con temas oscuros, egocéntricos y amorosos. También con guitarra en mano, tocaría cerca de una hora con material que desgarraría a más de dos fans que coreaban sus rolas desde la parte de atrás del patio: Quiero ser el disco que da vueltas en tu cabeza/cuando paseas arrastrando los pies/flor del mal luna en el mar/quiero saber si sabes que me muero por ti…

La noche fue un interesante encuentro de cantautores “rupestres”, si bien no se puede definir a todos así, lo que los hace comunes es el mínimo de equipo para poder sonar y ofrecer sus cantos a todos los que llegamos por ahí. Un buen encuentro para los que gustan de conocer y ampliar sus posibilidades musicales de la escena subterránea de la música en México.

A %d blogueros les gusta esto: