Cantautor@s de la región de los Volcanes

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 19 de enero de 2018. Amecameca es un lugar que llama la atención por la cercanía a los volcanes Popocatépetl e Iztaccíhuatl y por sus antiguas construcciones que dejaron los primeros españoles que llegaron allá. Sin embargo, esta región guarda otro secreto: la música de compositores que viven a las faldas de estos colosos nevados.

El viernes por la noche, en la Mezcalería Cultural Binnizá, se llevó a cabo el evento “Cantautor@s de la región de los volcanes”, realizado por Mara García, gestora y locutora del medio independiente La Voladora Radio de ideología zapatista).

La noche comenzó con Rafael Calderón que fue acompañado por Mara García y su poesía. Rafel cantó: La noche dibuja sombras sobre la ciudad/…/sobre mi cabeza encuentro alebrijes/que sin darme cuenta echan raíces… La rola gira alrededor de la experiencia del viaje mental, como si describiera “un rito ancestral”, como dice, imágenes que recuerdan la literatura de Carlos Castaneda, autor de la novela “Don Juan”.

La segunda participación fue a cargo de Bino Barranco, músico del municipio de Nezahualcoyotl pero que deambula por la región de los volcanes. El comentó con guitarra en mano: “Pues chido por la invitación. Yo también estoy casi estrenando mis rolas. Me tomó muchos años decidirme a dejar el estado a salvo y seguro en los cover. Y nos canta su rola “Luciérnagas”: A veces el tiempo no puede sonreír/y con ojos de nube perforen cielo gris/suspira y escucha el mar…

Lore Holly es una joven cantante de jazz y en esta ocasión estrenó tres canciones de su autoría entre el folk, soul y blues. Un poco nerviosa comentó: “Como dice Marita, la neta es mi debut del mundo mundial en esta onda del cantautorismo, que la neta a mí no me gusta esa palabra pero bueno, está chido”. Ella canta una rola sobre las “mujeres que también se van a buscar el sueño americano y que pierden muchas cosas”. La canción se llama “Mujer de alma ancestral” y dice: Martha emprende el vuelo/libera su alma encestral/heridas sus alas por el fuego/de su identidad./Desgarra el ímpetu de Martha/bebe su fragilidad/pero ha descubierto sus pasos/firmes…

Enrique Nárada trajo como sorpresa el anuncio de su más reciente disco. Con más años de experiencia en la música, Nárada comentó: “Muy buenas noches. Muchas gracias por estar aquí con nosotros compartiendo esta gran noche”. Y agrega: “Nosotros somos un grupo de hacedores de canciones y como verán tenemos estilos bastantes distintos, y sin embargo, yo creo que lo más importante es que nos unen las ganas de hacer canciones”. Él cantó “Con sólo doce”, una canción que hace referencia a los niños que comienzan a tomar las armas en ves de “una guitarra o un pincel”: Jugando con tierra y pelotas/corriendo a casa con toque de queda/burlando las balas nocturnas/la muerte y el hambre tocando a su pueblo…

Antes del plato fuerte estaría Marco “El Güije”, homosexual y activista, y de todos, el más arriesgado que utilizó una loop station para su primera canción. Él pregunta: “¿Me lanzo al ruedo con algo nuevo?” y se acomoda en la pequeña tarima que dispuso el Binnizá. Y continúa: “¿Algo nuevo o algo viejo? Yo soy El Güije”. Y canta: Quiera no tocar lo que ha sido/no cortarla y llevarme la flor/el gremio parece castigo cuando el protocolo es ramplón… Y realiza una pausa para grabar coros.

Por último, Markos Cadena engalanó y cerró con sus canciones esta noche volcánica, reconocido ya entre el gremio de compositores de la nueva generación. De él ya hemos hablado mucho y no dejaremos de decir que es de los más profesionales y que sigue preparándose para ello. Siempre con humor y desenvoltura, Markos Cadena siempre logra un contacto con el público que lo escucha por primera vez, y con los que ya lo conocemos, reitera su buen trabajo. Él es de Ixtapaluca pero, aún así, fue considerado también como de la región de los volcanes.

La noche fue interesante pues se mostró una cara poco conocida de Amecameca: su nueva música hecha por compositores del lugar y que afortunadamente, no caen en ese romanticismo cursi y empalagoso.

A %d blogueros les gusta esto: