Casa Gomorra: casa de citas con la cultura en resistencia

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 12 de octubre de 2014. Casa Gomorra se perfila como uno de los lugares más interesantes de la cultura subterrénea en la ciudad de México. Con poco más de un año de existencia, esta ex-casa de citas ubicada en la calle de 5 de Febrero en la colonia Obrera, es un lugar “transfeminista” que propone temas como arte y cultura, género y sexualidad, pornografía y educación, además de apoyar a otros proyectos del mismo carácter.

Pero este sábado, nos tocó conocerlo desde dentro con la propuesta musical de Sonido Tropicat, Falza Paz, con la presentación del disco ‘Telepatik’ de Asagi Saundo y el sonido extraterrestre que nos ‘abdujo’ prácticamente a todos con sus sonidos ‘extraterrestres’.

Luego vendría Lengualerta a quemar la casa, a incendiarla, a dejarla en llamas, más de lo que puede estar a tan altas horas de la noche, por ahí de las dos y media, cuando la ciudad calla, acá el barullo y la fiesta siguen. La ‘Aurora’ comenzó desde esa hora y Lengualerta realizó la comunión, uniendo la voz de todos, pidiendo solidaridad por los normalista de Ayotzinapan, pidiendo por la madre tierra y nos invitaba con su más reciente disco llamado ‘Aurora’ (Seven Records/2014), a no caer en la Babilonia.

Y cuando resurgíamos de aquel incendio, llegó Ali Gua Gua para echarle más leña al fuego junto a Otok y su serrucho melódico, y juntas, cerrar la madrugada de tropi-dub. Con fuertes y rítmicos beats, con oscuras melodías del serrucho que los acompañaban y la proyección de rostros de chicas llegando al orgasmo, fueron las chispas necesarias para que algunos cuerpos se liberaran de sus ropas y se entregaran al erotismo que la música de Alí y Otok ofrecían.

Casa Gomorra es un lugar pequeño, íntimo y en resistencia. Existe un objetivo político basado en lo autogestivo, en la irreverencia y en la liberación del cuerpo como una forma de combatir las determinaciones sociales, de género y sexuales. Realizan taller de diversos temas, proyectas videos y hacen performances. En realidad, sigue siendo una casa de citas, sólo que ahora, con la cultura, lo autogestivo y la resistencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: