El Charlie y Daniel Jiménez: trabajadores de la cultura

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 17 de junio de 2016. Siempre combativo, pero sobre todo solidario, Carlos Reyes, mejor conocido como El Charlie, ofreció una presentación con al saxofoista “Gato Soto”, los poetas Daniel Jiménez y Temok Saucedo, éste último lo acompañó en el serrucho.

Con el establecimiento de la Burra Blanca a tope, estos artistas comenzaron su evento entrada la noche. “Muy buenas tardes a todos los asistentes –anuncia Daniel al micrófono mientras los comensales hace un murmullo que domina el lugar–. Nosotros formamos parte del Frente Cultural y Artístico Independiente y anti Capitalista. Somos trabajadores de la cultura. Venimos de apoyar la marcha de los compañeros de la Coordinadora”.

Todos se preparan apresurados. Colocan bocinas y amplis en el estrecho lugar. Charlie conecta su guitarra eléctrica para zurdos y la comienza a sonar. El Gato mientras, afina su saxofón. Después de unos compases, Daniel toma el micrófono y recita un poema del poeta Rodrigo Solís: Privatizamos el coche/por cosas de la economía/pero movido mi papá me regaló una bicicleta/alarmada mi mamá me dio un casco/y ella la luz que parpadea./Y en bici yo que vivo en lo más bajo de un valle/por eso es más fácil regresar/y me volví ciclista, anarquista/banquetero, salta topes/antisemaforista…

La poesía de Daniel es combativa, dura, directa, cuenta la vida cotidiana de la marginalidad y las injusticias de nuestro sistema, sin irse por las ramas. Su lenguaje es coloquial, sin “burguesismos” podríamos apuntar. Maneja su espacio y todo lo recita de memoria, hecho que me parece más que impresionante.

Luego vendría Charlie que comienza a cantar un rock urbano con una pequeña introducción de saxofón: Me paro temprano/sin nada que hacer/me miro al espejo/no hay nada que ver/mi imagen se esconde/pa’ no entristecer./Compro el periódico pues quiero leer/la sección de empleos/eso de mi interés/pues busco una chamba/pa’ poder comer./La vida es dura en la ciudad/y cada día somos más/chambear es un lujo el día de hoy/quien tenga trabajo que lo cuide por favor…

La letras de Charlie son totalmente urbanas, citadinas; crónicas de calles y azoteas. Al ser zurdo le da un toque particular. Se mueve al ritmo de sus rolas, de sus acordes que toca con fuerza. El Gato Soto y Temok Saucedo lucha contra el ruido de la sala pero se logran escuchar: el primero en el sax, el segundo en el serrucho.

Daniel se avienta otra poesía: “No sé quien de aquí sea adicto al Facebook y por esa razón haya terminado alguna relación –dice con ironía–, y a parte de eso sea luchador social cibernético. Pero este siguiente texto, la neta, no me ocurrió, le ocurrió a un cuate que hoy no vino”. Y Daniel recita “Posmoderno”, texto de su reciente poemario “¿Cómo encontrarte en un país de desaparecidos?” (Editorial Son del Barrio, 2016): Mira qué modernos/hacen el amor/sin rozarse un poro/mucho menos un pelo./Ora todo es virtual/­–cibernético–/pronto los condones irán en los dedos./… /Solicitud enviada/¡Aguarda!/tengo miles de likes en la pendejada/que puse como estado/¡Afuera!/miles de cadáveres/arrojados/decapitados/fusilados/disque por el narco./Muertos de hambre/chale/¡Otra pinche masacre!… La poesía de Daniel es contundente. No deja respirar un segundo. Nos inquieta y nos politiza al mismo tiempo.

“Esta rola –dice Charlie– es otro rockcito urbano. Hace algunos años viví en una azotea. Tenía a mi gato y ahí me di cuenta que él hacía el amor más seguido que yo. Y me di cuenta también que los gatos hacen el amor bien salvaje. Entonces esta rolita la hice para mi gato, “Amor de Gatos”: Al filo de la media noche/se oye un maullido en un callejón/una gata se contonea/la luna sirve como reflector./Es buen momento/pa’ hacer el amor./Al filo de las tentaciones/unn gato negro le ofrece su piel/en el cortejo no hay promesas/funden sus sombrasen una pared/sienten que erizan todos su ser. Amor en el callejón, amor de gatos/sacan las uñas y el corazón…

El Charlie junto a Daniel Jiménez y el Frente Cultural y Artístico Independiente y anti Capitalista, es una interesante propuesta, tanto de su propuesta estética como desde un punto de vista político. Música directa y urbana: blues y rock; poesía mordaz y crítica, son elementos que conforman el trabajo de este equipo que busca la calle y todo aquel espacio abierto a la denuncia de arbitrariedades del sistema.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: