El fanzine es una búsqueda de “nuestro propio lenguaje”: Marcos Hassan

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 3 de septiembre de 2014. Con foro lleno se llevó a cabo la segunda sesión del “Seminario de Periodismo y Rock en México. Un recuento” en el Multiforo Alicia.

Con el tema de “Fotocopias y grapas. Fanzines y punk rock” inició esta segunda sesión con el antropólogo y músico José Luis Paredes “Pacho”, el periodista y locutor de radio Roberto Muñoz López “El Warpig” y con el también periodista Marcos Hassan Levi que hablaron de la aparición, desarrollo e importancia de “las fanzines” elaboradas en México.

Marcos Hassan Levi, periodista, músico y locutor puntualizó que los fanzines “no son exclusivamente sobre música” pero “han tenido un impacto enorme en el proceso comunicativo del género” y esto gracias a que los fanzines son un reflejo de “quien está detrás de esas letras y gráficos”. Es así que “no hay un estándar” en cuanto a diseño y formato porque “no hay reglas ni guías” y una vez creado el fanzine, añade, se reparte “de a gratis o por una cooperación simbólica”.

Aclara Hassan que “decir que los fanzines son rock es un error” ya que los orígenes de estas publicaciones se remontan a principios del siglo XX con temas de ciencia ficción. También añade que el fanzine no sólo se opone “estéticamente a la revista tradicional y comercial” sino que es “un grito de expresión personal y único”, por eso “son laboratorios y semilleros donde la gente hace las cosas por pasión sin esperar dinero o notoriedad. Se hace porque se necesita”. Lo más importante para Hassan es “encontrar nuestra propia voz en vez de utilizar fórmulas y lugares comunes”. El fanzine es una búsqueda de “nuestro propio lenguaje”, concluye.

Por su parte “El Warpig”, más que teorizar acerca del fanzine, habló desde la voz de la experiencia. Para él, estas publicaciones son como las actuales “radios por internet o los blogs” que sólo sirven para contactar bandas “con la esperanza de que te dieran algo gratis”. Irónico, Warpig comenta que no todo era porque “tenías amor al arte y querías comunicar algo. La verdad, es que muchos de mis colegas y compañeros ¡la neta! lo hacían para conseguir cosas gratis”.

Sin embargo, añade Warpig “había muchos (fanzines) en la escena punk muy comprometidos con la escena política social (…) había otros muy políticos, (…); había otros totalmente desmadrosos y habían otros que nada más se dedicaban a traducir mal entrevistas del Maximun Rock’n’Roll o de la Flipside (…) y siempre con las miras a entrar gratis a tocadas”.

Para Warpig, el fanzine generaba “las ganas de hacer algo para intercambiar” porque “no era prioridad venderlo y ganar un varo para sacar la próxima edición”. Observa que gracias a la internet “se ha perdido lo romántico del impreso” porque “era chido llevar tu esfuerzo a alguien” en donde tienes completa libertad porque “no hay acuerdos con agencias de publicidad, no hay acuerdos con empresarios”.

Warpig concluyó diciendo “si ustedes piensan hacer un fanzine háganlo de inmediato, es bien chido”, pero hay que escribir como cuando “le hablas a un amigo y a un cuate (…) dejar un poco la escuela de redacción, la pinche policía de la ortografía que ¡ah! ¡como joden! ¡cabrón!. Lo bueno es que en este pedo no hay reglas y hasta la mala ortografía tienen su encanto”.

Por su parte José Luis Paredes “Pacho”, director del Museo del Chopo y ex integrante de La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, en un intento sistematizado del tema, comenta que en estos momentos “sería bastante complicado poder realizar una tipología sobre todo de la producción actual de fanzines y sobre todo porque también la escena fanzinera puede extenderse a las redes y lo vuelve un escenario mucho más complejo”.

Pacho aclara “tampoco quiero que se me entienda como romantizando o idealizando el underground como si fuera siempre superior al mainstream o a la inversa”. Durante su plática, recupera las ideas que le dan forma al fanzine: “romper las reglas”, del “si no me gusta lo que hay lo hago yo”, la “recuperación de ethos punk”, la “estética amateur espontánea” lo que le da una versatilidad de respuesta al fanzine “al momento” lo que le permite innovar, experimentar o arriesgar por sus bajos costos. También comenta que estas acciones que se dan en el fanzine “alimentan la escena cultural general” ya que producen “valores que luego son apropiados por el mainstream o incluso por las marcas para poder validar” su propia mercancía.

Por último mencionó la creación de una “fanzinoteca” en el Museo Cultural del Chopo, primero como parte de la historia del museo y en segunda porque “pretende dialogar entre lo que se produce hoy de los fanzines y la producción histórica local de los fanzines” con la intención de “guardar esa memoria” producida de manera efímera.

Entre preguntas del público a los ponentes se cerró esta segunda emisión del Seminario de Periodismo y Rock en México que se está llevando acabo en el Multiforo Alicia todos los miércoles a las 19:00 hrs, entrada libre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: