El Mastuerzo, Haydn y Markos: tres generaciones de roleros

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 14 de abril de 2016. Este jueves, Francisco Barrios “El Mastuerzo”, Haydn Hernández “El asesino de la canción” y Markos Cadena brindaron un emotivo concierto en El Impulso con casa llena, donde también se encontraban algunos compositores como David Haro, Axel Ordaz y Adrián Villagómez.

“El asesino de la canción” abriría la noche con tres canciones de humor negro. “A mí me gusta mucho que venga Haydn Hernández –comentó Markos Cadena. Es un cantautor que me influenció bastante en toda mi carrera, en todo mi trabajo que he tenido hasta ahorita”. Haydn de gorrita de colores se avienta tres rolas con su típica interpretación y dice: “El día de hoy es un caso especial porque soy el eslabón perdido entre dos generaciones de cantautores. O sea que si me incluyo, (en) esta noche hay tres generaciones distintas de cantautores y tres formas distintas de hacer rolas”. Haydn se avienta la rola “A mi no me afecta” del español Daniel Higiénico, rola que critica la moralidad de los sectores conservadores; y dos de su autoría “El amor en tiempos del viagra” y “Dulce basura” que arranca una que otra risa.

Depués, Markos Cadena apareció en el escenario con su vestuario clásico de duende callejero. “Buenas noches. Qué onda; ¿cómo están? –dice tranquilo Markos mirando a todos lados–. Voy a empezar con un bolero. Esto se llama ‘Bolero tú y yo’, es de las últimas rolas que hice y por supuesto que está en el disco”.

Para no quedarse atrás, Markos se avienta “La Vieja Gorda y Callada”, una rola de León Chávez Teixeiro que habla del abuso del poder. La interpretación de Markos es casi dramática con bastante intensidad. Luego vendría una baladita de nombre “Mundos distintos”. Markos nunca de deja de cotorrear con el público. Domina ya el escenario y canta: “Y besar más el cielo/y me pecho se inflama de nervios/doloroso silencio/que me encierra y me queman/las pisadas del reloj…

Las fans de enfrente no dejan de gritar al terminar cada rola, pero a veces suena más exagerado que espontáneo. Markos presenta a Abraham, su hermano menor, quien lo acompañará en el cajón peruano y que después recitará dos poemas. Se avientan juntos “De encantaniento”, una rola con un toque funky.

“Muchas gracias por estar aquí –nos dice de pie y refiriéndose al Mastuerzo–, yo lo agradezco mucho. Es un reto muy importante para mí porque está al lado uno de los ídolos más grandes de nuestra música independiente, pionero del rock and roll. Escuchaba sus rolas cuando tenía quince, dieciseis años. Y ahora estamos aquí compartiendo escenario. Esta súper chingón”.

Vendría “Comunicando”, una rola funky que compuso a los veintiún años en donde critica a los cantautores porque el decía que ellos “componían puras rolas de amor y amor; y ahorita quien compone rolas de amor soy yo”, burlándose de sí mismo. Luego presentaría a su hermano Wako en el bajo y a Jesús Alvarado en la guitarra eléctrica y coros.

Con ellos interpretaría “Nubes rodando”, tal vez la mejor canción que haya compuesto hasta ahora por su grado de descripción y dejar atrás los temas de amor. Luego vendría “La Cita”, un linda canción que describe el encuentro de dos enamorados en alguna estación del metro de la Ciudad de México. Más tarde tocarían “Amor baldío”, un reggae de despecho y desamor: Ayúdame y aviéntame/al fondo del olvido/hazlo de una vez para saber/que todo está perdido./Ayúdame a matarte/llévate lo prometido/lárgate, no quiero ver/ni un rastro de tu amor baldío. Y en el intermedio de la rola se avienta a rapear.

“La del mercado” es una rica cumbia muy a la Chava Flores, con una deliciosa letra que describe la actividad popular de este inmueble. Para terminar y como encore, interpretaría “La canción fea” que ironiza con las pretensiones del éxito barato y facilón. “Muchas gracias. Estuvo chido” y comienza a presentar a sus músicos de acompañamiento.

El Mastuerzo llegó al escenario diciendo: “Hoy está siendo una noche de tres generaciones. Ya lo dijo el maestro Hernández, este muchacho que gritaba como un loco, que parecía que estaba como poseído –y confiesa: Él es aquí entre nos ‘el asesino de la rola’”. Y hace un comparativo de edades: “¿40 y 20? Son 60. 60, 40 y 20 más o menos las nuevas generaciones. En realidad es un placer saber que existe una cierta continuidad el día de hoy esta noche”.

El Mastuerzo se avienta rolas como “Muero por vivir (canción precoz)”, “La ventana y el umbral”, “La mamá de Tarzán”, “Señor ropavejero” a dúo con Adrián Villa Gómez, “Resistencia”, “Santa” y “Ven y mira”. Sin embargo, antes de partir se avienta en palomazo su grandiosa canción “Prohibido”. Y para cerrar la noche, el cantautor David Haro haría lo propio con cuatro de sus rolas.

La noche terminó con buen sabor de boca entre tres generaciones que siguen en la lucha de mostrar su trabajo musical.

1 comment for “El Mastuerzo, Haydn y Markos: tres generaciones de roleros

  1. 18 abril, 2016 at 11:05 pm

    Orlando, hola. Oye, una corrección: la rola “A mí no me afecta la luna llena” no es de Haydn, sino de Daniel Higiénico, un cantautor español. Abrazo, carnal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: