El Muerto de Tijuana

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 24 de agosto de 2017. El Muerto de Tijuana (Baltazar Hernández), fue un músico callejero del centro de la Ciudad de Tijuana. Siempre causa rareza en los lugares donde se presenta por su imagen maquillada a la “Kiss”, su cuerpo escuálido protegido por una larga gabardina negra; y en su pecho le cuelga un cruz. Además, al Muerto de Tijuana, lo soportan dos grandes botas, y éstas estan, sobre unas plataformas de 20 centímetros de altura que lo hacen mucho más imponente.

Su rostro plagado de algunas arrugas, es maquillado de blanco con dos alas negras que rodean sus ojos. Su cabello ralo, casi amarillento, parece zacate viejo. Sus movimientos son lentos, pausados, fríos. Nunca ríe. Su voz cavernosa es acompañada por beats de fabrica de su teclado. El sonido es kitsch, de segunda, pero de gran honestidad y eso lo hace mucho más relevante que muchos otros compositores que pululan con canciones cursis, de frases trilladas al amor.

Llegué tarde al Pasagüero y sólo pude verlo con su última canción en la cual, me dijo una amiga que me encontré ahí, “fue lo mejor”, ya que en ese momento comenzaba el ritual “demoniaco” del Muerto de Tijuana. Él comenzó por abrirse su gabardina dejando ver un sostén negro sobre un pecho escuálido, blanco. Luego se quitó su cinturón que se llevó a la boca de manera sexual.

Al abrir su gabardina, también dejó ver una abultada braga negra. Luego se llevó el crucifijo a su boca dándole sexo oral. Más tarde se bajó la braga, se ocultó su miembro entre las piernas y levantó sus brazos para ofrecernos un cuerpo queer. Se regresó a su teclado dejando su testículo derecho de fuera; terminó su rola y su espectáculo.

El Muerto de Tijuana es una delicia no sólo por la imagen que presenta, si no por sus canciones que rosan en lo obsceno, necro y vulgar; por ritmos nada sofisticados y letra directas y sin rebuscamiento, pero con una maravillosa forma de hacer reír y contar historias tan extrañas pero que, al mismo tiempo, reflejan una sociedad llena de oscuros secretos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: