En La Ciudad de las Mujeres 2.0 la música sigue sonando

Por Layla Sánchez Kuri

En noviembre de 2010 después de acordar con La Capitalina, estación del Sistema de Radio y Televisión del entonces Distrito Federal, La Ciudad de las Mujeres fue aprobada para formar parte de la naciente programación en línea. La radio para internet era todavía una novedad y comenzaba a posicionarse. Se apostaba a que la radio analógica en algún momento se apagaría, cosa que no ha sucedido.

Como parte de la estrategia de comunicación con la audiencia de ese programa se abrió un grupo por Facebook para tener retroalimentación rápida y atender las sugerencias o preguntas que surgieran de la escucha.

Con el lema “La Ciudad de las Mujeres, donde la vida se vive en femenino”, a manera de reivindicar el concepto como algo positivo, y bajo la inspiración de la obra de Christine de Pizan, La ciudad de las damas, la  propuesta radiofónica formó parte de la programación sólo seis meses pues el presupuesto institucional se había terminado.

El grupo de Facebook quedó a la espera de los mensajes y las preguntas de los y las radioescuchas. ¿Qué hacer con él?  Ya antes había colaborado en una página web para mujeres donde se difundía información que circulaba en la red para comentarla desde una perspectiva feminista. También por cuestiones monetarias,  sermujeres.org   cerró.

Con aquella experiencia consideré que podía retomar la actividad y así La Ciudad de las Mujeres en Facebook inició una vida activa con tan sólo 30 personas agregadas al grupo. Toda esta historia es para entrar al tema de lo que se difunde en esa ciudad imaginaria, cosmopolíta, sin fronteras geográficas ni barreras culturales.

Toda la información que involucrara a las mujeres y se adhiriera a la mirada feminista del espacio, comenzó a circular. La música ha sido uno de los elementos más destacados.

La propuesta estética – musical de La Ciudad de las Mujeres siempre ha sido dar cabida a todas las posibilidades y géneros que desde la música hecha o interpretada por mujeres , se ubique en la ruptura de estereotipos sociales para definir lo femenino y lo masculino. Cantantes compositoras, ejecutantes de instrumento, promotoras musicales, productoras, una amplia variedad de mujeres dedicas a distintas áreas del mundo musical  han confluído ahí.

La difusión navega desde compartir videos subidos en otras plataformas para la difusión musical , como transmisiones en vivo de conciertos o presentaciones como la de Sara Hebe, Batallones Femeninos y Masta Quba desde espacios culturales independientes como La Gozadera, hasta transmisiones en línea como las que en tiempos de pandemia se están haciendo frecuentemente.

Así, colectivos como Musas Sonideras y Mujeres Vinileras tienen presencia constante. Estas últimas también comparten los sets y las playlist que suben a la plataforma de Spotify o que arman para transmisiones en varias radios en línea. Por supuesto, de las primeras en formar parte del catálogo sonoro han sido las raperas feministas como Rebeca Lane, Mare Advertenvia Lírika, Batallones Femeninos, Ana Tijoux por nombrar algunas.

Poco a poco se fueron sumando las presencias musicales de Tere Estrada, Carmen Ruiz, Leticia Servín, Dementia Sinner, Marcela Viejo, Nidia Barajas, y más raperas mexicanas como Joaka, Jezzy P, Amenick MC Poetika, Obelia Petra, entre otras, sin olvidar a pioneras como Amparo Ochoa, Violeta Parra, Mercedes Sosa, Eugenia León, que si bien no se ubican como pate del movimiento feminista, si fueron alternativas a la industria musical de las grandes discográficas transnacionales.

La idea musical construida en La Ciudad de las Mujeres también rastrea a las creadoras musicales de otras latitudes poco difundidas para acercar a África, Asia, y culturas de varios países donde una amplia cantidad de música se pierde en un gran  mar de posibilidades sonoras.  No se olvida por supuesto, al Riot Grrrl  con Bikini Kill, L7, Sleater – Kinney, Le Tigre, por mencionas algunas de las bandas que dieron vida a este movimiento, y sus inspiradoras Patti Smith, Courtney Love, Joan Jett entre las más destacadas.

La Ciudad de las Mujeres logró crear una red de poco más de dos mil personas. Desafortunadamente ese espacio fue hackeado y sus habitantes tuvieron que migrar a un nuevo territorio donde la ciudad se ha levantado de nuevo en su versión 2.0 y a pesar de ello, la música sigue sonando.

Foto MVA/Facebook
A %d blogueros les gusta esto: