Febronio Zatarain: el performance poético

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 3 de junio de 2017. Este sábado, el poeta y escritor Febronio Zatarain, radicado en Chicago, E.E.U.U., se presentó en el Paranoid Visión Uta, interpretando dos performances titulados “Bacon y la paloma herida” y “Del desamor a Ayotzinapa”. Lo acompañaron como teloneros los poetas Temok Saucedo y Daniel Jiménez.

Para abrir la noche, Daniel Jiménez recitó parte de su poemario “¿Cómo encontrarte en un país de desaparecidos?” (Editorial Son del Barrio, 2016) con el poema “No eres tú/ es el capitalismo y sus mamadas”: Nuestro amor fue tan cabrón/que cuando murió la noticia/Salió en la nota roja/(…)/ Dirás que en esto yo tuve la culpa/Tú también me advertiste/“El amor es la estación más efímera del año”/(…)/No eres tú/tampoco soy yo/es el capitalismo y sus mamadas/Ni pedo/nuestro amor murió…

Luego vendría Temok Saucedo con “Amarte ingenuo y sentimental”: En una playa muerta/en una plaza, abajo/herida por la lluvia del barrio de cualquier barrio/en sus adentros/(…)/oscuros niños a quienes viste la lluvia/(…)/ y más allá abre calles/perspectivas desoladas…

Febronio Zatarain vendría con una mezcla de performance y recital. Es la primera parte de su actuación llamada “Bacon y la paloma herida” con una temática de muerte, guerra y desolación. Antes de cada poema, Zatarain canta un segmento de canciones populares mexicanas. Zatarain inicia con el poema “El toro mochales”, con epígrafe de la canción “Cucurrucucú”: Juran que esa paloma no es otra cosas más que su alma… Y recita: Sé cómo ajustarme la corbata y acomodarme el sombrero/La banqueta cree que las suelas de los zapatos son mis plantas/Hubo tiempos en que andaba descamisado y con mis partes al aire/el piso temblaba y mi sombra de vergüenza se menguaba…

Zatarain gesticula, aprieta las manos y sus brazos retienen fuerza y coraje. Él continúa recitando: Mi signo es la muerte/el amante de mi madre mató a mi padre/gracias a mi nodriza no corrí la misma suerte/fue a otro niño al que destazaron/mi corazón pequeño se avispó/mi padrasto me buscó por mar y tierra/sabía que en el mundo/no cabíamos los dos… El tercer poema de Zatarain dice: Nos hemos vuelto carne de cañón/una se la juega en una vida en estanquillo/cuando mi hijo sale a divertirse/me quedo la noche entera/le pido que no salga/que hasta en misa, una se siente insegura…

Zatarain no deja de ser intenso con su poema “Daño colateral”: Ardienta: encontré los pedazos que conforman mi ojo derecho/ahora busco los otros trozos desperdigados en el piso/no sé cuanto tiempo ha pasado/yo estaba en un restaurando fino saboreando un Remy Martin y de súbito/tres sujetos con metralletas irrumpieron/uno de ello se jaló algo del chaleco/y lo lanzó a la mesa de al lado/vi una llama naranja/y me desvanecí…

Para la segunda parte, llamada “Del desamor a Ayotzinapa”, Febronio Zatarain recita parte de su poemario “Veinte canciones en desamor y un poema sosegado” (La Zonámbula, 2015). Él comienza: ¿Cómo se dice/ Ayotzinapam o Ayotzinapa?; y empieza a cantar: El gato que está triste y azul/nunca se olvida que fuíste mía. Y recita: Cuando nos conocimos/sentí que éramos dos niños/Jugábamos a vernos en un café/donde charlábamos/par irnos enamorando…

Cada uno de los poemas esta unido por la reiteración de la pregunta ¿Ayotzinapam o Ayotzinapa?; y recita: Me mandaste un e-mail/ya no me llamabas cariño/me decías hola a secas/y que era necesario platiar/No creo en las pláticas/uno se desaparece y ya… Y para finalizar, Zatarain recita: Llevo dieciséis días/tratando de olvidarte/y nada/fulguras en mis noches/como satélite/(…)/No me importa haber sido tu capricho…

Febronio Zatarain es un escritor que no deja de involucrar la parte social en su poesía, de una manera que no suena panfletaria, que juega con las circunstancia de lo que desea reflejar; así como esa intensidad de hombre perdedor por el amor de una mujer. Intenso y recomendable. En la red se puede encontrar parte de su obra poética.

Según el portal “Círculo de poesía” (http://circulodepoesia.com/2015/05/poesia-mexicana-febronio-zatarain/) Febronio Zatarain estudió sociología y en 1989 emigró a Estados Unidos. Actualmente vive en Chicago. Es colaborador activo de Contratiempo, una de las revistas literarias más significativas de Estados Unidos escrita en español.  Ha publicado, entre otros, los libros Faltas a la moral (Editorial Moción, 1991), Desesperada intencón y otros escritos (Editorial Universidad de Guadalajara, 1994 , Y nos vinimos de mojados (with Raúl Dorantes) (Editorial UACM, 2007). Estos poemas pertenecen a El ojo de Bacon.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: