Festival del Tambor y las Culturas Africanas

Una tarde espléndida se vivió en la explana del Monumento a la Madre. Con un programa musical bastante diverso, cientos de personas se dieron cita para escuchar cuentos africanos, ska, reggae, cumbia, vallenato y son jarocho, además de observar baile polinesio y africano. El evento comenzó con la danza del grupo infantil KASSA KASSA. Después Erika Chong leyó cuentos de tradición oral africana acompañada de percusiones. Cerca de las 11:45 a.m. se inauguró oficialmente el evento. La música comenzó con el grupo CABOCLO que con su samba fusión puso a bailar a la gente que ya se encontraba ahí. El segundo grupo fue SÁCALA A BAILAR CON FUMANCHÚ que con su sonido latino alternativo, animó al público a bailar nuevamente. Después fue el turno de SANTA CANDELA, un grupo de jóvenes de Ixtapaluca que con su fusión de son y reggae prendió totalmente al auditorio. Con gracia, humor y buena música se ganó los aplausos de la gente. Más tarde, el ballet polinesio hizo presencia, tanto, que la gente se acumuló cerca del templete para ver tanto a las chicas bailarinas como a sus animados compañeros. La música fue tocada en vivo, con tambores de diversos tamaños: la música fue realmente interesante. RAIVEN fue el quinto grupo que hizo que el público bailara con su mezcla de jazz y música folklórica venezolana, una gran calidad musical de este grupo. Después, fue la oportunidad para STREET SOUL GRUPO, grupo mexicano que con su merengue y jazz volvió a animar a la gente. Cerca de las seis de la tarde CUCALAMBÉ toma el templete y con su son jarocho con influencia africa se lleva la tarde. El trío rescata el sonido africano que se extiende a la llegada de los españoles a Veracruz. Una gran presentación de este grupo acompañado de su bailarina. Por último, CÉSAR Y SUS ESCLAVOS, con su cumbia y vallenato ponen a bailar a todos. Al terminar su actuación les pidieron más. Lamentablemente no pudo hacerlo pues los técnicos del sonido tenían que retirarse. Ya sin luz y sonido, jóvenes que gustan de tocar tambores africanos, lo hicieron durante 20 minutos mientras algunas chicas bailaban al son de los tambores. Buen festival. Ojalá y sigan perdurando y ofreciendo espacios a nuevos grupos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: