Fiesta Transchanga: música y erotismo

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 19 de junio de 2015. La Bruja y sus Conjuros, Alda Arita y el sensacional grupo ¿Traes Flash?, así como Úrsula, Tiresia y Sergie ofrecieron una erótica, exuberante y divertida noche este viernes en el Capitán Gallo ante una decena de personas que disfrutaron la noche pasadas las 23:00 horas.

La noche “transchanga”, se engalanó con los performance de Tiresia que se erotizó con una pistola al ritmo de “Grosero” de las Ultrasónicas y que disparaba al público de manera simbólica, para al final, “suicidarse” y llenarnos de sangre roja; y por la colombiana Sergei que nos cantó ‘Paloma Negra’. Los gritos aparecen por la emoción de escucharla. Su voz suena a destiempo, aguardientosa y sin llegar a los agudos pero con harto sentimiento que en este tipo de canciones, es lo que importa.

Úrsula es la maestra de ceremonias que luce un apretado pantalón, altas zapatillas y un sexi corsé en tallado, presenta al primer proyecto musical: “¡Por favor quédense que tenemos un agasajo! A continuación viene Alda (Arita) con su sensualidad de guitarra transitando nuestros sentidos”. Alda Arita es un proyecto solista. Definirlo sería pretensioso. Loops electrónicos que asemejan un ambiente espacial, sonidos improvisados desde su interfase, fueron mezclados con acordes limpios y distorsionados de su guitarra eléctrica. En ocasiones, bases rítmicas a las que sobreponía melodías arabescas con un cierto nivel de distorsión.

Luego vendrían La Bruja y sus Conjuros que con su baterista recien integrado, está llevando a la banda a sonar cada vez mejor. Además de interpretar nuevo material que los hace aún más disfrutables. “Muchas gracias, muchas gracias” –dice Joel de La Bruja y sus Conjuros. Todos gritamos y aplaudimos. “Un aplauso también para Alda que tocó hace un ratito –continúa– y para los performanceros que cada vez se van abriendo más espacio en esta transición de género en esta época”. Y tiene razón. El lugar es una comunidad de género que ríe y disfruta.

Lo apoteósico del momento fue cuando tocaron dos pieza populares del norte, especies de polkas que invitó a bailarlo no como polka, sino como slam. Ahí estábamos todos: zapateando, empujándonos, riendo, bailando con quien estuviera enfrente, a un lado, atrás… ¡Puffff!

Y la noche no pudo terminar mejor que con el cuarteto ¿Traes flash?, un nombre que suena más a una ironía que a una banda de rock, que aclaremos, no es precisamente una banda de rock, sino una especie de grupo que toca folk con actitudes punketas y con muchas raíces latinoamericanas que no llegan al folklor, y eso se agradece.

“Alo. Buenas noches” –nos saluda la boliviana Valeria Moeller, que lleva pintados unos bigotes en su atractivo rostro– “¡Que buena noche! ¡Santísima todos! ¡Saludos a todos ustedes!”. Mientras el grupo prepara su equipo, Valeria a gradece a La Bruja, a Úrsula, a Tiresias y a Alda.

La noche la comienzan con una rica rancherita. La amiga de la contrabajista me reconoce y nos saludamos, aunque yo no la recuerdo muy bien. Me dice: “Siempre con la cámara y ahí baile y baile con la cámara acá atrás”. Me da risa porque me dice que soy el único que lo hace. En fin, el grupo no puede comenzar porque la guitarra acústica de Valeria no suena en el amplificador y sin guitarra se la llevan toda la noche.

¿Traes Flash? esta integrada por Valeria Moeller en la voz y guitarra; Gabo Navarro en la guitarra y voz; Cynthia Martínez en el cello y bajo; y por Ricardo Romero en la batería que esta noche no pudo venir pero lo ha suplido otro. El sonido es una mezcla extraña de ranchera, folk, tango, rock y punk arrabalero.

Una de las rolas más interesantes es ‘La medida’, una especie de tango con rock y con partes habladas que le dan un tono poético: Mi medida es la belleza/la fuerza, la interesa/con que llevas la pasión/… “¿Cómo se llaman todos ustedes?” –dice Valeria ironizando olvido y muy mareada– “¿Qué es esta noche qué está sucediendo? ¡Por favor!” –suplica Valeria­– “¡No quiero aplaudir a la nostalgia pero ya la siento aquí, vibrando aquí!”.

Gabo Navarro está clavado en su guitarra iniciando ‘Nostalgia’. Durante su toquín, le vale madres estar de espalda al público en ciertos momentos. Cynthia en el bajo se mantiene tranquila pero disfrutando el momento. El bataco parece estar arto. Anda como serio. Valeria sigue en su viaje: “¡Ay! Mi amor. Me puse bigotes para conquistar esta noche a La Bruja. Lo debo decir.” Y todos aullamos.

La sesión terminó. La noche transchanga ha concluido. Todos celebramos contentos la fiesta. Úrsula está feliz. A Joel, Sigfrido, el par de conjuros y a mí, nos pintaron los labios de carmín pa’ la foto. Total, si lo hicieron los Caifanes antes de ser famosos, nosotros porque no. El hecho es que fue una gran noche para todas, todos y todes, disfrutando de los espacios en donde todes podemos convivir sin ningún problema.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: