Finaliza Miércoles de Bohemia

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 21 de octubre de 2015. El Miércoles de Bohemia ha terminado, un espacio abierto a poetas y músicos emergentes que se daban cita cada ocho días, primero, en el Legendario Salón Bombay antes de su cierre; después, en diversas cantinas, mezcalerías y pulcatas de la Ciudad de México, con el cual se rebautizó como Poetas en el Exilio.

Este miércoles 21 de octubre fue el último. Temok, su precursor, se mira tranquilo pero sin dejar de mostrar cierta tristeza. Anima el evento presentando a cada uno de sus “carnalitos”, de sus “carnalitas” que lo han acompañado a lo largo de casi dos años y que este día, le cayó más banda de la que se esperaba.

A las siete de la noche, el UTA se iba llenando. Era curioso ver como llegaban más músicos que poetas. Todos se apuntaban en la lista improvisa de Temok que llevaba de aquí para acá y leía al presentar a sus carnalitos poetas: Ektor EK Balam, Terie Urbina, Pita Ochoa (de las infrarealistas), Viviana Castillo, David Miranda, Rex Albarrán, Selene Rico, Selene “Luna”, Martín Real, Jorge Antonio Villanueva, Francisco Gabriel, Anaís Blues, entre otros. También, entre recitación y recitación, Temok presenta a sus carnalitos músicos: Julio César García López, Yeya y los Kukamoides (Nallely García y Temok Saucedo), Geko Wilbury, Valeria Carrillo, Sergio García, Miguel Ramírez, Jonatan Díaz, Markos Cadena, Jesús Alvarado, Haydn Ulises Hernández, entre varios más.

Todos ellos conformaron una amalgama de poesía feminista, política, social, erótica, sucia, perversa, clásica al igual que canciones con tópicos como la ciudad, la crónica urbana, lo grotesco, la burla, lo social, lo político, etc. Una noche de poesía y canciones emergentes que desde hace un tiempo vienen expresando con voz de jóvenes (en su mayoría) su visión de su realidad actual.

Resumir estos casi 24 meses de Miércoles de Bohemia en el Legendario Salón Bombay y después como Poetas en el Exilio, sería imposible. Sin embargo, podríamos utilizar las palabras que el trovador Román dijo en ésta su última intervención en este evento: “Los Miércoles de Bohemia, organizado por Temok, del que fuimos participe muchos de los que estamos aquí, fue un gran honor. Aquí nos conocimos, aquí hicimos un poco de historia, de carrera para todos. Definitivamente, lejos de competencias, fue generando vínculos entre nosotros. Nos fuimos conociendo. Fuimos haciendo nuevos amigos y nuevos compañeros. Conocimos nuevos estilos de poesía y de música. En gran medida, eso es algo que nos debe enriquecer”.

Román con sombrero y traje negro, con guitarra en mano, exhorta a los presentes: “Tenemos que seguir buscando espacios. Nosotros vamos a tener que continuar porque los espacios se abrían para que nosotros participáramos, para que nosotros expusiéramos nuestro trabajo”.

Román aprovecha el momento para reconocer el trabajo y amistad de Temok: “Antes que nada, quisiera que le brindáramos “netamente”, un aplauso muy caluroso a quienes siempre fueron creadores de este espacio del Miércoles de Bohemia, incluso cuando nos sacaron del Bombay. Un fuerte aplauso para Temok: excelente escritor, excelente amigo porque nunca buscó un lucro. Más bien buscó la difusión de la palabra, ya sea cantada o escrita. (Miércoles de Bohemia) fue un espacio que nos dio una oportunidad para conocernos; para que la gente que fuera pasando y la gente que se fuera integrando, nos fuera conociendo como artistas”.

La noche cerró con más música y poesía. Miércoles de Bohemia es una lamentable perdida para la cultural subterránea de poesía y canción, espacio que siempre abrió sus puertas a nuevas propuestas poéticas y musicales. Ojalá no lo dejen morir y esperamos que pronto alguien pueda continuarlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: