Gerardo Colín: “La calle para mí es una escuela”

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 12 de noviembre de 2016. Ser un guerrero y músico en la ciudad de México es una proeza porque “aprendes a vivir, aprendes a luchar”, nos dice Gerardo Colín, músico callejero al que este sábado le realizaran un sencillo homenaje por sus 30 años de carrera artística en El Hórreo, en el Centro de la Ciudad de México.

Con 50 años de edad, Gerardo Colín celebra 30 años de actividad musical. Él es un hombre corpulento, alto, sencillo, con un rostro fuerte que me recuerda a un apache vestido con mezclilla. Su hablar es sencillo y barrial, de mucha dignidad al subir y bajar del escenario. Él nos dice:

“Tenía 21 años –recuerda Colín–, cuando entré a una escuela de música que se llama ‘Quintero’, más bien una academia. Ahí estuve año y medio. Luego supe que había unos cursos libres en la Casa del Lago de la UNAM. Ahí me aventé cuatro años estudiando artes: música, poesía, teatro, literatura. Pero lo mío, lo mío, siempre ha sido la música. Desde chavito, desde que tenía uso de razón”.

Colín me mira tranquilamente desde la mesa en la que estamos hablando. Con orgullo y sencillez, me dice: “Siempre quise ser músico y nunca he quitado el dedo del renglón porque es lo que siempre soñé”.

Colín, me comenta un amigo, es un músico de la calle, que le gusta organizar eventos en cualquier parte, llevar el arte al pueblo con los recursos que haya. Colín nos habla respecto a este espacio público: “La calle para mí es una escuela que me ha enseñado a sobrevivir sin dinero, con dinero, a navegar a favor y en contra del viento. La calle es como una casa porque ahí también aprendes cosas. No sólo de las personas que ya conoces si no de otras, como los indigentes, como la gente que tiene problemas de situación de calle”.

Pero este sábado, no es la calle en donde lo entrevisto y escucho por primera vez a Colín. Estamos en un bar tipo español. Allí lo han invitado de manera sorpresiva para homenajearlo por sus 30 años de carrera y subterránea vida artística. Él nos dice: “Es una emoción que a veces no puedes explicar. No me esperaba esta sorpresa. Fue un elogio que la banda me haya festejado y pretendo hacer una gira con este aniversario”.

Dentro del recital, hay músicos que le piden e interpretan sus canciones. Colín conmovido, nos dice: “Se siente una emoción que no te imaginas”, y se pregunta: “¿Cómo puede ser posible que tu música trascienda en el tiempo?”. Sin embargo, está consiente de que está dejando algo más: “Si a dos o tres les gusta y son como mis alumnos, yo les digo que son como mis hijos porque tú como padre los vas educando y les vas dejando un legado. Y si ese legado no lo dejan perder y lo siguen como si fuera una escuela, es emocionante y satisfactorio. Sientes que no haces nada en balde, que todo lo que haces está bien y no quitar el dedo del renglón para que sigan aprendiendo más cosas”.

En cuanto a su material musical, a sus canciones, Gerardo Colín nos dice: “Mis canciones son filantrópicas, éticas y filosóficas. O sea, hablan de los problemas sociales que tiene la ciudad y que no se pueden resolver. Desde que tengo uso de razón, desde antes de que naciera, esos problemas sociales no se pueden resolver, siguen ahí. Yo ya tengo 50 años de edad y los problemas sociales siguen ahí. Yo voy a seguir cantando a los problemas sociales porque me afectan”.

En cuanto a lo político, Colín asevera: “Pues sí, hay que verlo desde ese punto de vista político para poder expresar lo que sientes. Si los políticos no lo pueden resolver, pues nosotros tenemos que resolverlos. Los pinche políticos lo único que hacen es, cuando llegan al poder, robarse todo lo que puedan. O sea, no hacen nada por la humanidad. Por eso mis canciones tratan de dar esa pequeña escuela para que abran bien los ojos y caminen y sigan avanzando sin que esos weyes que roban, los engañen y los chantajeen”.

A lo largo de 30 años de andar en la música, Colín reflexiona sobre todo este tiempo y nos dice: “Aprender a vivir, aprendes a luchar. Cuando quieres algo en la vida tienes que ir por él, no importa los obstáculos, no importa quien te detenga, no importa si tu vieja te dice ‘¡Oye ya ponte a trabajar!’ ‘¡Pues estoy trabajando!’. No importa eso, lo que importa es de que llegues a la meta. No importa si llegas a viejo. Lo que importa es que llegues”.

Gerardo Colín lleva 30 años de andar en la música desde la calle. Ha ganado el premio de “Literatura Musical” convocado por Las Artes por Todas Partes de la Secretaría de Cultura; y ganó el 2º lugar en el concurso de “Música Callejera” convocada por el PRD. Tiene cinco discos grabados en estudio y uno en vivo. El Consejo Nacional para la Cultura y las Artes del Gobierno Federal le realizó una videobiografía llamado “Gerardo Colín, el guerrero de la ciudad” y que se puede ver por el canal de Youtube. También ya tiene pensado grabar un nuevo disco con nuevo material, sin embargo, o tiene el dinero para lograrlo. Por eso piensa en realizar una gira y nos cuenta: “Vamos a hacer una gira de aniversario de mis 30 años y a ver hasta donde topa. Se pretende que dure un año, porque mi idea es tocar en el Auditorio Nacional un día de estos. Nunca pierdo esas esperanzas”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: