Hip Hop y Resistencia: una llamada a la no explotación laboral

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 17 de enero de 2015. El (Legendario) Salón Bombay se convirtió en un gran set de filmación que sirve de locación para la grabación del documental “El contrato. Rostros de la explotación” del realizador Ulises Vidal.

El objetivo del documental, me dice Vidal, es “poner conciencia sobre la situación de explotación laboral que viven la mayoría de los trabajadores jóvenes en México debido a un fenómeno que se llama ‘contratación de protección patronal’, es decir, a la simulación de las relaciones sindicales y contractuales, lo cual genera bajos salarios, inestabilidad, falta de prestaciones y la situación de trabajo precario en la que vive la mayoría de los trabajadores de este país, que son jóvenes”.

La noche continúa. El calor se va acumulando no sólo por las potentes luces que iluminan el viejo Salón Bombay, que luce magnífico, sino por los rostros de jóvenes que vienen a escuchar y apoyar el evento. Por una lado, el colectivo Batallones Femeninos tiende sus playeras y platican con amigxs y admiradores de su trabajo; por el otro, el staff recorre el salón para poner todo en orden.

Vidal nos aclara el por qué su interés de filmar esta escena que se dará esta noche: “Tenemos cuatro personajes en nuestra película. Dos de ellas son trabajadoras de la industria de telecomunicaciones en el Distrito Federal. Una de hecho trabaja para una compañía de Carlos Slim, el hombre más poderoso del mundo”.

Entre las charlas del público y el choque de botellas de cerveza, Vidal habla un poco de 2Phase, otro de los personajes del documental: “el perfil de uno de nuestros personajes es un fenómeno muy interesante, porque es uno de estos jóvenes llamados dreamers, o sea, mexicanos que se fueron de chiquitos a Estados Unidos, que crecieron allá, que cometieron alguna falta menor, alguna felonía, los agarraron con alguna droga y los deportan a México, porque resulta que no son americanos de nacimiento”.

Pero la anécdota no queda ahí. Vidal agrega: “en el único lugar donde les dan trabajo aquí (en México) es en los callcenters. Muchos de estos jóvenes están en la cultura rap y hip hop. Nuestro personaje que es el 2Phase, es alguien que ha trabajado en callcenters más de diez años, pero también lleva esa cantidad de tiempo desarrollando un proyecto de cultura hip hop: es graffitero y escribe rolas de rap conciencia”.

Si bien, el realizador vino a grabar en vivo a 2Phase, reconoce el trabajo de otro colectivo llamado Batallones Femeninos, integrado por mujeres y que denuncian la vulnerabilidad de las mujeres trabajadores en sus letras. Vidal comenta a cerca de ellas: “Con las compañeras de Batallones Femeninos teníamos contacto por otros proyectos y escriben mucho acerca de la explotación laboral de las mujeres, de la situación de vulnerabilidad que tienen la mujeres trabajadoras”. Así, con su equipo de producción, Vidal explica que “entre los dos grupos, el de 2Phase que es Triple Calibre y ellas (Batallones Femeninos) vamos a tener temas musicales para la película que aborda sobre todo este segmento juvenil”.

Para el mes de abril se piensa tener “el corte final” para presentarlo en festivales que tienen secciones de derechos humanos o de cine político como Docx DF o Para Contra el Silencio Todas las Voces. La escena se complementó además de los grupos de hip-hop como Triple Calibre y el colectivo Batallones Femeninos, con la rapera Dayra y Fuera de Servicio. Les dejamos algunas imágenes del evento.

 

A %d blogueros les gusta esto: