Homenaje a Rodrigo “es un homenaje a todos nosotros”: Fausto Arrellín

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 19 de septiembre de 2015. Celebrar a Rodrigo González se está convirtiendo (si no es que ya) en un rito contemporáneo, donde viejas y nuevas generaciones le rinden tributo a su trabajo musical. Así sucedió nuevamente este sábado en el Multiforo Cultural Alicia.

Desde el año pasado y en el mismo foro, el promotor cultural Jorge Pantoja había anunciado el reinicio de los homenajes a Rodrigo González cada 19 de septiembre en el Multiforo Alicia, evento suspendido por casi nueve años y que en esta ocasión tuvo lo suyo.

Rodrigo González se ha convertido en un rito contemporáneo entre la banda rockera y rolera. Su muerte prematura a causa del derrumbe del edificio donde vivía en la zona de Tlatelolco (aunque hay otra versión que dice que Rodrigo murió en la colonia Juárez donde habitaba, según testimonio de Nina Galindo)más que sepultarlo, lo ha lanzado a una especie de limbo musical donde sigue vagando con su material que pocos han podido superar.

En esta ocasión, lo nuevo del ritual fue la presencia de Eblen Macari: “Es la primera vez que estamos en el homenaje a Rodrigo en treinta años. Tuve una amistad muy cerca con él. La última vez que llamamos fue diez días antes del temblor y siempre me preguntaba por mi hijo que iba a nacer”.

A pesar de su rostro serio, se le ve conmovido: “Es emocionante participar en este festival a los treinta años por primera vez y recordar que era un gran músico. Teníamos una amistad cercana y dedicamos este concierto a él”. Su recital fue fresco con material que proviene de su más reciente material en donde recordó las raíces europeas del son jarocho. Un sonido hermoso que recordó la música medieval.

Eblen Macari, si bien fue amigo y compañero de “los rupestres” y muy cercano a Rodrigo, es el único que cuenta con una música en su mayoría instrumental con una riqueza armónica y estética diferente a la de ellos que busca siempre renovarse.

Como el año anterior, el homenaje tuvo sus momentos de emotividad con José Luis Galindo de la ciudad de Puebla que se echó varias rolita del Rodrigo. Eblen Macari, como ya dijimos, hizo presencia con su material instrumental. Roberto Ponce con dificultades pero sin mermar su entusiasmo, tocó rolas emblemáticas de él mismo.

Roberto González, con la sencillez que lo caracteriza, recordó piezas de Emilia Almazán en voz de su hija Julia. Nina Galindo como siempre, logró arrancar lágrimas con las rolas de Rodrigo González ante un espectacular coro del público. Carlos Arellano invadió el escenario con esa calma tan suya acompañado de su grupo de rock.

Finalmente llegó Fausto Arrellín con el grupo Qual, grupo que acompañó en varios momentos a Rodrigo González con sus canciones urbanas. Fausto dice: “Rodrigo… les voy a decir algo, no era extraordinariamente distinto a nosotros”. Y subraya, sin dejar de reconocer el trabajo del “profeta del nopal”: “Este rollo es, junto a un homenaje a Rodrigo, es un homenaje a todos nosotros los que hemos sobrevivido todos estos pinches gobiernos de mierda”. Y efectivamente, este evento es un homenaje en vida a los “rupestres” que hoy sobreviven con su música.

El grupo Qual se rifó con temas como “Asalto chido”, “Máquina del tiempo”, “Ratas”, la clásica “Metro Balderas”, “No tengo tiempo”, “El ete”, entre otras, dejando una sensación de sanación en el espíritu en estos tiempos híbridos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: