José Agustín cumplió 70 años de vida, 70 años de rock

LA REDACCIÓN. Para MH RADIO. 20 de agosto de 2014. Este martes 19 de agosto, el escritor, novelista, crítico y melómano de música José Agustín (Acapulco, 1944) cumplió 70 años de edad, de los cuales, 50 ha dedicado a la literatura y al rock. Ha escrito, entre otros libros, Contracorriente, un libro de crónicas y relatos del rock y la contracultura en México; también es autor de De perfil, novela cumbre donde narras sus experiencias de adolescente en la Ciudad de México en los años 60; y Rock de la cárcel en donde relata sus experiencias cuando estuvo en la cárcel de Lecumberri, de como llegó a ser literato, de por qué su gusto por el rock y otras más.

Para conmemorarlo, MH RADIO transcribe las partes que considera más importantes de la introducción de su libro La nueva música clásica, escrito entre  los meses de abril y mayo de 1968. Este libro es un largo ensayo acerca de la música de rock y su importancia cultural que lo podrás consultar completo en la siguiente dirección: http://es.scribd.com/doc/59523506/Agustin-La-Nueva-Musica-Clasica.

La onda

El título de este libro es una exageración. En realidad debió ser una nueva forma de la música clásica, o algo así, más cercano a la objetividad. Sería ridículo afirmar que el rock (aunque incorrecto, utilizaré el término por razones de comprensión) es la nueva música clásica, pero creo que ya nadie negaría que el rock se ha convertido en una búsqueda musical digna, compleja y revolucionaria. (…)

… el rock no puede circunscribirse a fronteras, sino que se desarrolla en todos los países aclimatándose a sus características. El rock no es patrimonio de Estados Unidos, aunque allí haya surgido. (…)

… el rock no se riñe con el temperamento de un pueblo en particular, sino que se identifica con los sentimientos de progreso, amor y alegría de la juventud de cuerpo y espíritu. Además, Beatles, Rolling Stones y Who –entre otros grupos– han demostrado que se puede –se debe­– rescatar las tradiciones folklóricas para asimilarlas en el rock. (…)

Naturalmente, no todo el rock es arte. Aún predominan los cantantes y conjuntos que hacen música comercial, para divertir, bailotear, entretener. Sin embargo, aún en esos conjuntos ha habido cambios: Raiders, Supremes, Dave Clark, Monkees, Association, Box Tops, Animals, etcétera, han empezado a cuidar más sus piezas, a introducir elementos electrónicos e instrumentos no convencionales (desde los barrocos hasta los exóticos) para experimentar (…) Los avances del rock experimental no tienen paralelo en la historia de la música.

Y no toda la música popular es tan comercial: los versos de muchas canciones no dicen trivialidades sino que exponen un punto de vista fresco e inconforme de la sociedad contemporánea. Que esta inquietud tenga éxito es aún más significativo (…) Cada canción de este tipo es un cartucho de dinamita para los convencionalismos y las sagradas costumbres de los sistemas sociales que padecemos. Se puede generalizar un poco y decir que el buen rock, en sus letras, se manifiesta en contra de la hipocresía, la mezquindad, el egoísmo, la mojigatería, el fanatismo, el puritanismo, el patrioterismo, la guerra, la explotación, la miseria social e intelectual; y la lucha por la paz, el amor, la creatividad y el cambio de todo lo obsoleto.

El rock es ya una forma artística porque: simplemente, crea belleza y manifiesta la realidad catalizada, implica mucho esfuerzo y mucha dedicación, y ofrece un nuevo orden estético que ninguna corriente de la música, y por supuesto, ninguna disciplina artística puede entregar. Las características anteriores se ajustan, hasta el momento, aun grupo reducido de músicos, pero su influencia abarca de una manera u otra a todos los demás, quienes se esfuerzan por expresar algo distinto (…) mientras Neil Diamond, el trío Hazier-Holland-Holland, Gordon y Bonner o Tommy Boyce y Bobby Hart son más o menos obvios, los Doors, Jagger y Richards, Lennon y McCartney, Frank Zappa, Lou Reed, etcétera, han aprendido a evitar las concesiones, lo bobo, el panfleto; y dan su visión del mundo a través de la autenticidad y de metáforas e imágenes que son verdadera poesía (…)

Todos los grandes músicos y compositores populares de la actualidad son menores de treinta años (…) Esto es importante pues los jóvenes siempre se han inclinado por un cierto tipo de música, más antes esa música era compuesta e interpretada por gente adulta (…) pero cuando el rock and roll estuvo en su apogeo, los jóvenes tuvieron intérpretes de su edad. Hasta entonces se rompió, en toda la línea, la creencia de que se necesita edad para tener éxito y para lograr una obra. Y cuando los cantantes se volvieron buenos músicos y compusieron, se pudo plasmar una ideología juvenil y progresista; y pudieron llegar, más que nadie, a conmover e influir en los jóvenes (…)

Los nuevos conjuntos tratan de comunicarse y se preocupan por aprender y mejorar; han logrado, a través de un proceso muy rápido, asimilar todas las formas musicales (…) y el resultado ha sido música abierta: Zappa y Jefferson Airplane exploran las experiencias del ácido y la mariguana, George Harrison busca en la música india; los Rolling Stones pasan del acordeón francés al arpa con clavecín para trascender los sones veracruzanos. Todos los caminos están abiertos y se sabe cómo recorrerlos. Además, los conjuntos ya no compiten sino que han aprendido a reconocer: lo que alguien descubre es beneficioso para el otro y todos están en la misma onda.

70 jose

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: