Julio Revueltas con profundas raíces mexicanas

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 15 de diciembre de 2015. Julio Revueltas ofreció el pasado martes un gran concierto de noventa minutos de música en Bajo Circuito en donde ejecutó, además de su guitarra eléctrica, su “viotarra”, instrumento creado por él mismo con el que tocó parte de su más reciente producción “Rajneesh” (2013) dejando a sus escuchas con un buen sabor de boca.

Desde un principio, Julio Revueltas dio rienda suelta a su virtuosismo como guitarrista con ejecuciones limpias, rápidas y llenas de sensualidad. Antes de comenzar, su voz resuena con un canto que parece huichol, casi como viejo brujo, gutural y profundo que sale de su pecho. Un solo de guitarra comienza el ritual que recuerda un poco a esas entradas prolongadas y casi cósmicas de Pink Floyd.

Julio no puede esperar y desata una lluvia de escalas, de abajo hacia arriba, llegando a lo más agudo de su guitarra dorada y brillante, sosteniendo por algunos segundos esos sonidos que parecen flotar para después, aterrizar suavemente entre una textura de sintetizadores.

Vendría “Oasis”, una pieza con introducción de instrumentos y ritmos prehispánicos. Ocarinas, flautas y un gran caracol resuenan y crean un ambiente casi selváticos en medio de la ciudad. La pieza es dulce, delicada y sensual. El bajista tiene un sensacional solo que erotiza el cuerpo. Aquí no hay rapidez, sólo música que fluye cristalina como un río. Su voz se funde con lo que parecen ser cantos de aves.

A mitad del concierto, empieza a sonar “ChiPaz” una pieza que mezcla el huapango con el jazz. Con una gran sonrisa que hace lucir sus dientes, Julio viene cargando su “viotarra” que toca con un arco, instrumento de seis cuerdas pero con un puente parecido el del violín. Su sonido es hermoso.

Julio Revueltas es único en su estilo. Baila, sonríe. A su guitarra la coloca sobre el piso y le hace el amor por unos momentos. Se levanta, la levanta. Ahora lo vuelve hacer pero con sus manos. Suda. Sigue sonriendo. Sigue bailando. Toca el caracol, la flauta, canta. Levanta con sus brazos su guitarra y la ofrece al cielo…

La música de Julio Revueltas rescata la raíz mexicana y es una amalgama de varios estilo que van desde el jazz, el funk, rock, música prehispánica y música tradicional mexicana. Guitarras claras y distorcionadas crean texturas, llenas de color, brillo, erotismo y sensualidad. Estuvo acompañado por los músicos Novelli Jurado en los teclados, Luis Huerta en la batería electrónica y David Sosa en el bajo de seis cuerdas. Una gran noche que es imposible resumir en pocas palabras. Lo mejor es no perdérselo en vivo y dejarnos pintar por sus sonidos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: