Karen Pastrana: rap duro, directo y contundente

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 18 de junio de 2015. Karen Pastrana inició su tour “en solitario” este jueves en la pulquería de Los Insurgentes, acompañada de la colectiva Batallones Femeninos y de la oaxaqueña Mare Advertencia Lirika ante una centena de seguidores que se dieron cita para disfrutar de su hip hop y reggae contestatario.

El evento comenzó con la colectiva Batallones Femeninos que tomó el control con su rap fronterizo, feminista (“Sí, somos feminista y ¿qué?” –como expresara Xibalba) y de denuncia. Muy vivas, Poly, Obeja, Luna Negra, Xibalba y Jazz Luna subieron al escenario cantando: Vivas nos queremos, vivas nos queremos… “Vivas nos queremos esta y todas las noches. Queremos caminar seguras, tranquilas, relajadas flotando en el humo que exhalamos, que respiramos” -comenta Obeja Negra al dejar de rapear. Cantos contra el patriarcado, contra el machismo, contra los feminicidios y a la dignidad. Una participación que terminó con una buena cumbia.

Ali Gua Gua, organizadora del evento, se ‘rayó’ tremendamente con este y al tomar el micro nos dice: “(Tenemos al) dj Contradiction allá atrás, rifándola; al Marco acá en las luces; tenemos a Música Híbrida; tenemos a Conducciones Milagro; tenemos a los pornoterroristas… Tenemos a un chingo de cabrones bien cabrones; y bueno… ella es Mare. ¡Vámonos!…

Mare Advertencia Lirika continúa calentando la noche con su lírica anti-patriarcal y de crítica social. Siempre con energía, Mare, a pesar de su malestar en la garganta, ofreció una buena sesión sacando lo mejor de sí: Nací mujer en un mundo de machitos/nací poeta y ahora voy gritando hip hop/contra la violencia de Estado y en mi estado/fuerza y unión en mi canto lo declaro./Yo no canto por cantar/canto porque quiero despertar las conciencias/en todo mi pueblo…

“¡No estamos todos! ¡No están los presos!” comienza a gritar espontáneamente el público. Mare que nos muestra sus razones del por qué hace rap en sus canciones, grita: “¡Esto va dedicado para Damián Gallardo! ¡Para Nestora Salgado! ¡Y para todos los presos!” y comienza a cantar: Son rostros, son goces, son cuerpos, son ideas/son mujeres y hombres que lucharon por su tierra./Son historias de lucha/vidas en resistencia… “¡Somos tus fans!” –le grita una chica que va coreando la rola ‘¡Qué mujer!’.

Mucho talento. Mucho talento-comenta Karen Pastrana que por fin sube al escenario con una chamarrita azul. “Me da un poco de vergüenza de venir a cantar después de semejantes exponentes” –dice modestamente Pastrana y continúa diciendo: “¡Qué show! Creo que transgredieron ya el mismo género. Ya no se puede decir eso mujeres: son unas monstruas!”.

Pastrana hace una prueba de sonido. Pide “más brillo”. Cotorrea con la banda. Y su capella comienza a hipnotizar desde las bocinas: A la buena o a la mala suerte/a veces hay compases que dedico./Hay quien dice que no existe/que no tiene amigos ni enemigos/que simplemente corre sin premios y sin castigos/dicen que la suerte es sólo suerte y es también un acertijo./Dicen que suerte es un barrio con todo y su pobreza/a que te arranquen del pellejo a trabajar un patrón la tierra… Los gritos se elevan en volumen y comienza su primera rola a ritmo de reggae.

Un amigo le grita: “¡Te extrañamos Karen!”. La escucho atentamente y me agrada más cuando rapea que cuando canta su reggae. Es dura, directa, contundente, franca en sus palabras. Cierra los ojos y a cuando los abre, mira con unos ojos duros que proyectan convicción: “No vamos a venir a insultar a nadie. Ni que nadie se sienta insultado pórque –dice con su acento argentino- enseñamos desde la tolerancia, desde la paciencia, desde el amor. El amor como militancia. El amor no del romántico sino el que hace una bandera y transforma cosas”.

Pastrana es una mujer con varios años de andar cantando reggae y hip hop en Argentina, por ello, su música y sus rimas dentro del grupo Actitud María Martha desde el año 2003, ha dejado huella en artistas mexicanas como Obeja Negra y Mare Advertencia Lirika que esta noche la acompañaron.

‘All the ladies in da house’ fue en evento organizado de manera gratuito por la peliroja de Ali Gua Gua que subía y bajaba del escenario; salía y entraba a la ‘pulquería’; se sentaba a un lado de la barra para checar un poco al audio mientras que con su mano izquierda, mantenía su botella de cerveza clara. Se rifó la Ali con la escena que no fue exclusiva para mujeres, sino también para todos nosotros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: