Kybalion Subterráneo: música de las alcantarillas

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 22 de enero de 2016. Este viernes le caímos a Ni Soto Bar, un pequeño lugar ubicado en la calle de Bolívar donde cerca de seis banda de rock emergentes se dieron cita para iniciar el nuevo año 2016. Una noche corta por algunos problemas técnicos que lamentablemente no pudieron resolverse de manera rápida haciendo que el evento se suspendiera prácticamente.

La primera banda en sonar fue Mono Mosquito, una banda del municipio de Nezahualcoyotl. Su sonido es entre grunge, punk y garage aunque ellos se definen más como un grupo que les gusta el rock and roll y lo que hacen. Es un trío con buena vibra y algunas rolas poderosas. Esta integrado por Chapis, Destruck y Joaco, todos ellos multi-instrumentistas que se van rolando en el bajo, batería y guitarra eléctrica además de que todos cantan.

Luego vendría Kybalion Subterráneo, un cuarteto de jóvenes músicos con una música cruda y con interesantes letras. Lo integran Tik Toc en la batería, Brando “Kasi” en la guitarra, Alejandro “Paradoja Mental” en la voz y letras y Gerson Rosas en el bajo, el nuevo integrante.

Su actitud no es agresiva pero su música suena como tal. Su discurso rifa, sobre todo por la personalidad del cantante que se autodenomina Paradoja Mental, un estudiante de Ingeniería Civil de la UNAM y que gusta de vestir grandes sacos, un largo cabello y un paliacate amarrado en su cabeza.

“¡Bienvenidos sean los hijos de la calle al carnaval de los locos! Bola de borrachos chifladores. Les doy la bienvenida a este maldito circo de locos. Hoy tenemos planeado emborracharnos y tocar mucho maldito rock and roll”, así se anunció Kybalion Subterráneo en voz de su pequeño y delgado vocalista llamado Paradoja Mental.

Con problemas en el micrófono que cortaba el sonido de la voz, este grupo inicia su rola “Dios ha muerto” que dice: Dios bajó del cielo/Y estaba muy ebrio./’Soy arrogante, charlatán,/Mentiroso./No me importan ustedes,/Yo soy inmortal./No me importan ustedes,/Yo soy inmortal’/(…)/Las niñas y los niños/Son violados,/Y los pecados/Son perdonados./Pero un sujeto de vestido blanco,/Me dice que es la voluntad/de alguien misterioso e incompetente en el cielo/….

Paradoja prueba nuevamente el micrófono. Hace un nudo, lo deshace, lo dobla y vuelve a sonar su vos y dice: “Esta música es independiente. Viene de las alcantarillas más finas del Distrito Federal. No la va a oír en ningún otro puto lugar porque las compusimos nosotros” y se avienta su rola “Venus de Milo”, una especie de rock urbano que dice: Mi arte es mi esposa,/La soledad mi amante, /La desesperación/Es mi compañera sexual. /Soy sólo un chico envejecido. /Ebrio y empolvado por la vida./Soy solo un chico envejecido. /Drogado por la abstinencia./Guarde varios secretos en su piel./Y su piel es luz de luna, total/(…)/Un dios acido/En el cielo, /Y una chica de Saturno,/En la tierra”…

Sigues los problemas con el micro: a veces suena, a veces no. Paradoja está sacado un poco de onda, pero aguanta al igual que la banda y dice: “Recuerden: estas rolas son únicas. Son afortunados por oírlas porque regularmente sólo las toco cuando estoy pedo. ¡No es cierto! –dice. Realmente debería de beber. Yo las compuse ebrio”.

Más tarde se avientan “Dark Riff” que parece una rola sacada de los cuentos de Love Craft con tradición prehispánica: Hoy es noche, de terror,/Los bucólicos se espantaran./Hoy es noche, de pasión,/Los viejos dioses del rock and roll./Hoy regresan del inframundo./Hoy regresan de un quinto sol./Hoy regresan del inframundo./Hoy regresan de un viejo sol./Tezcatlipoca, tus ojos vendo./Y la serpiente en el cielo está./Los viejos dioses hoy están aquí./Y están tocando Rock.

Un efectivo rocanrolito llamado “Revolución” suena con todas la precariedades de una banda del subterráneo: Le tengo rabia al dinero/le tengo rabia a los ojos humildes/de los mexicanos que olvidaron la grandeza/de los pueblos guerreros de los que descienden./Voy caminando con los pies descalzos/voy caminando hacia la revolución… Una vez más el micro deja de funcionar y Paradoja Mental tiene que cantar, o mejor dicho, tienen que gritar. La energía se ha perdido. Y solo suena la batería y la voz de Paradoja.

Al terminar la participación de Kybalion Subterráneo viene la banda llamada Zero Maldad, otro trío de jóvenes con mala suerte ya que la energía eléctrica va y viene y la tocada se tiene que terminar para la desilusión de los grupos restantes. Lo único que les resta es seguir el cotorreo entre botellas de cerveza y algunos tragos de pulque que todos estos jóvenes comparten en una noche fría y de problemas técnicos. Ya será para la otra tener la oportunidad de escucharlos y ver que traen entre manos.

 

A %d blogueros les gusta esto: