La Calle y La Alcoba: “Del dark side of the Popo”

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Amecameca, Estado de México. 14 de abril de 2018. “Jódete” nos cantaron Carlos Arellano y Arturo Muñoz “Carcará” cuando llegaron con su artillería al escenario de La Estación Amecameca. Su armamento: dos guitarras, sus voces y once canciones de su nuevo disco llamado La calle y la Alcoba, una producción independiente en donde la música y letras son colaboraciones de ambos.

La presentación no fue tan espectacular como hubiéramos querido, ya que Arellano y Carcará no llegaron con la banda completa. Ni modo, nos jodieron. Pero aún así, la sesión estuvo tremendamente disfrutable. Prácticamente un acústico, como en los viejos tiempos rupestres, como en los tempranos tiempos de Carcará.

Las canciones sonaron en el orden del disco. Jódete, canción intensa y de separación violenta, fue la primera en escucharse sin avisarnos: Jódete me dijo/un portazo retumbó/esa fue su despedida/ese fue su último adiós. Al terminar la rola, Carcará saluda tranquilo con esa voz ronca, aguardientosa: “Buenas noches. Muchas gracias”. Arellano toma la palabra: “Gracias por venir. Por estar aquí. Gracias por encontrarnos. Yo soy de ese lado de los volcanes –y el público ríe–. Y también de este lado de los volcanes”. “Así es”, asienta Carcará.

Arellano siempre con su amplia sonrisa, dice: “Un gusto tenerlos acá. Ahora sin frío que está chido. Digo, no sé. A mí que no me gusta mucho el frío está chido el asunto”. Y agrega: “Pues ahora con un gusto de venir con Arturo en esta ocasión presentando un disco que grabamos hace como un año. Iniciamos las presentaciones el 2 de marzo en Puebla y hemos venido recorriendo algunas ciudades, y seguiremos recorriendo otras”. Y contento menciona: “Un gusto que esté conmigo y con ustedes Arturo Muñoz ‘Carcará’”.

El público aplaude y Carcará, sin pretensión dice con acento de barrio: “¡Gracias carnal! También a todos ustedes. Qué bueno que vinieron, qué bueno que vengan a ver este show y esperemos que les gusten estas canciones que hicimos a cuatro manos, con mucho cariño entre nosotros dos, entre mucha banda más que también al rato les platicaremos quien más participa en este disco”.

Carcará es ocurrente y dice arrancando risas: “Y bueno, como dice Carlos venimos del otro lado… del dark side of the Popo. De ahí venimos”. Después vendrá Apocalipsis, una rola cadenciosa, con letra catastrófica y que desccribe un ambiente decadente: Al frente hay un tajo/atrás escombros sin ley/la luz se ha quebrado/y astillan mis pies./Las ratas se adueñan del barrio/apañan restos del pastel/la calle sembrada de zapatos/y encuentro de nuevo a Lucifer…

Arellano anuncia: “Traemos algunos discos de La Calle y La Alcoba. Es un disco colectivo en donde se sumaron mucha gente de varias partes del país (…) La gente afortunadamente respondió muy bien. Aproximadamente 50 personas le entraban de varias partes y fue poniendo lana cada uno lo que podía. (…) Convocamos a un querido amigo, pariente mío y compañero de banda de Arturo, Erick Arellano que hiciera el diseño; unos compas de un taller que se llama Los Chiras Pelas, que hicieron todo el trabajo artesanal y la cajita. Lo hicieron uno por uno. Es un trabajo colectivo en donde participaron mucha gente: Rocko y Jaco Arroyo, los dueños del estudio donde trabajamos (Cuarto Ruido Producciones)”.

Arturo subraya: “Por cierto, Rocko y Jaco nos acompañan a veces. En las primeras presentaciones de este disco lo hicimos con ellos, armando una banda provisional. Las primeras presentaciones de este disco sonaba más electrozo, que no es el caso. El disco cuidamos que fuera más acústico, así como más o menos acá lo van a escuchar”.

Efectivamente, el sonido prácticamente es acústico y conforme la rola, se van alternando la voz principal, y en otros casos, empatan, sobre todo en los estribillos. Carcará comentó como fue el proceso creativo: “Y buenos, las rolitas las fuimos haciendo. Las dos rolas anteriores las compusimos juntos. Carlos la primera, que se llama ‘Jódete’. Me mandó una vez el texto y, bueno, yo lo musicalicé, hicimos la rola. Creo que a partir de ahí, como que sentimos que era posible lograr un disco ¿no? Después en la de ‘Apocalipsis’ nos juntamos, a veces en mi casa, ahí con un tema que ya teníamos. Y también la logramos hacer juntos. Es como un logro porque para nosotros como hacedores de canciones, pues luego sí es difícil poder compartir esta experiencia con alguien porque, ya saben, son bien egocéntricos los pinches compositores pa’ sacarles una nota”, bromea.

Vendría luego Come santos, que presenta Carcará: “Es la tercera del disco. Y bueno, habla de… no de ustedes, habla de los poblanos, esa gente mocha que se persigna en todos lados. ¿Acá no existe eso verdad? La gente no avisa, no acusan a otros frente al sacerdote y esperemos que así sea”. Y entre risas comienzan a cantar la rítmica canción: La vida es una carrera entre lo tangible y subjetividad/alguien mete mano negra y se persigna en la oscuridad/le sale lo infrahumano, le sale lo paranormal…

La presentación continuó por noventa minutos más con canciones como Muerte fiel, Viejo Amigo, la hermosa y larga canción Bruja (La mala suerte, la mala fama), Calle y Alcoba, No puedo, Un alacrán, Muerte, Un astro; y la divertida No se vale llorar (bonus) que en un ejercicio lúdico citaron frases de diversos cantautores como Iván García, Armando Rosas, o a ellos mismos, entre otros. Hubo un momento en que Arellano y Carcará cantaron sus propias rolas quedando solos en el escenario.

La Calle y La Alcoba es un gran disco con tintes de folk, blues, rock urbano, rupestre; con letras interesantes que contienen un lenguaje oscuro y metafórico, un disco que sin duda, no es complaciente para oídos atados a frases dulces, pegajosas y cursis. Aquí si hay calle y hay alcoba. No más escúchelo y verá que sí. Cabe decir que es un bonito arte-objeto si lo llegas a obterner fisicamente. Aquí el enlace: https://open.spotify.com/album/62DvnKzr1phFD454FkahAu.

Agradecemos a Mara García por la facilidades prestadas para esta reseña.

 

A %d blogueros les gusta esto: