La cumbia combativa por la educación autónoma de Amilcingo

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 9 de septiembre de 2016. El Dirty Sound se llenó de Baile y de cumbia combativa con los grupos Valeria Conde y La Voluntad, La Sonora Criminal y la enigmática banda de La Redada; todas ellas tocando para un “Baile por una educación del pueblo para el pueblo”, fondos que fueron destinados para el proyecto de educación popular en Amilcingo, Morelos.

Desde la 10 de la noche hasta pasadas las tres y media de la madrugada, el apoyo solidario y el dancing, se dejaron sentir en la vieja casa que arropó este evento, allá en las orillas de la colonia Doctores; una noche de alegría, apoyo solidario, baile, risas, buena vibra y camaradería.

La noche comenzó con la agrupación “Valentina Conde y La Voluntad” que hizo de la nuestra suya, con su cumbia psicodélica que calentó las agónicas horas nocturnas del viernes. La guapa vocalista nos dice “Me pueden invitar a cenar: estoy libre”. En realidad, la banda no habla mucho pero sí toca demasiado y a todos nos ponen a bailar con su música alegre.

La Sonora Criminal, integrada por músicos del sur de América y por varios mexicanos, una banda multicultural prácticamente y comprometida con causas sociales, continuaron prendiendo fuego con su cumbia combativa que enardecía el alma y alegraba con su fuerza y ritmo la noche solidaria.

“Buenas noches compas –nos dice una compañera al tomar el micrófono–. Que bueno que están aquí con nosotros compartiendo un poco de música. Ahorita vamos a pasar un video de lo que es la comunidad de Amilcingo, de la chamba que se hace”. Amilcingo es un pueblo en resistencia desde hace cuatro años y está luchando por la autonomía de sus autoridades comunitarias, por tener una educación y una red de comunicación autónomas.

Para un buen bajón, llegó “La Redada”, una agrupación multicultural (hay integrantes del sur de América, Norte y de México) que está por llegar a su primer año de existencia y que nos sorprende en esta ocasión con material nuevo e interesante. Su sonido es una mezcla de ritmos latinos, sonidos cincuenteros electrónicos y algo parecido al trip-hop. No es cumbia lo que tocan. Sus melódicos bajos hipnotizan y nos dan un bajón tremendo pero de buen nivel al escuchar al saxofonista que improvisa, ya sea con éste instrumento o su flauta transversa.

La cumbia combativa es una propuesta que no sólo apuesta al baile, a rolas amorosas y predecibles; si no también a expresar o denunciar la brutalidad del Estado y las injusticias; que habla de las luchas sociales muy a su estilo pero con muchas ganas de vivir, de resistir y de reivindicarnos socialmente.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: