La Fiesta Junkie con un coctel musical

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 5 de marzo de 2015. De buen sabor terminó la Fiesta Junkie este viernes santo en el Capitán Gallo con una propuesta abierta en géneros musicales que, los pocos que escapamos de la pasión cristiana para encontrarnos en este espacio, lo disfrutamos como verdaderos junkies, aunque sólo corrió cerveza y mezcal.

Los Oxidados comenzaron la noche muy bien aceitados con su música llena de surf, garaje y western. Con antifaces en sus rostros que recuerdan a ladrones de las tiras cómicas de los años cuarenta, Los Oxidados ‘intensearon’ con su música instrumental por cerca de cuarenta minutos. Al final, ambos guitarrista dejaron caer sus instrumentos como si no les importara descomponerlas. Bastante bien estos oxidados.

Seguirían Los Maycols, un quinteto con una sabrosa e interesante mezcla de funk, ska, reggae y algunos ritmos latinos. Su música es original y con constantes cambios de ritmos. El instrumento principal es el saxofón, quien toma algunos motivos melódicos de algunos grupos argentinos, además de modos árabes, que los integran de manera irónica a su piezas. Sampler y coqueteos con música experimental, Los Maycols nos entregaron cinco largas piezas llenas de buenos cambios y divertida música.

Por su parte, la banda ¡Sácala a bailar con Fumanchú! parece seguir su camino de transformación. Si el año pasado su imagen era mucho más varonil, en esta ocasión sorprendió con una alineación más diversa al volverse un quinteto de dos hombres (Eduardo López: guitarra, flauta y voz; Lallo López: bajo) con tres chicas (Yanin Arroyo: voz y percusiones; Karen Corichi: batería y percusiones; Oceana Castañeda: trombón, flauta transversal y percusiones) dando más bríos al sonido de la banda.

El material de ¡Sácala a bailar con Fumanchú! está basado en música de cumbia y con material de Yanin Arroyo, Eduardo Pueblo y varios amigos más. ¡Sácala a bailar con Fumanchú! ofreció una buena sesión que puso a bailar a varias chicas que estuvieron presentes. Cabe recalcar que el trombón le da mucha calidez al proyecto al igual que la flauta transversa ejecutada por Oceana Castañeda.

Y para cerrar la noche, llegaría el grupo de punk-rock-ska-desmadre: Género Other, una banda que tiene como característica tener una mandolina en vez de una segunda guitarra, además de incrustar simples al inicio de sus rolas. Me da la sensación de que apenas comienzan a tocar pero eso, los hace más disfrutables: “No es queeeee… no es que no seamos músicos, así suena, así somos” dice divertido ‘Puff’, bajista del grupo.

‘La pachecumbia’, ‘Sakazán’ y ‘Maussan tenía razón’ son algunos de los títulos de sus rolas que antes de comenzar son aderezadas con samples de voces de políticos, conductores de televisión o diálogos populares. Las letras son directas y divertidas que hablan de putas, ovnis, pachecos y hasta cierta crítica social; sus ritmos van del ska, punk, surf y hasta música country bastante potentes.

Y aunque en realidad nunca corrió todo tipo de drogas para ponernos bien junkies, como en los verdaderos encuentros junkies, la música bastó para darse un buen cocktel musical que nos metíamos por cada uno de nuestros oídos hasta quedar extasiados y casi tirados en la calle como un verdadero junkie musical.

A %d blogueros les gusta esto: