“La Makila no somos dos: somos un chingo de gente”: Makila 69

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 1 de agosto de 2015. Makila 69 (Nidia Barajas y Alas Blisset) está de visita en nuestra capital después de andar rolando por diferentes ciudades y poblados del norte y occidente de nuestro país desde hace aproximadamente dos años. Esta vez, anduvo por la Mezcalería Cultural Binnizá.

“Hola a todos. Buenas noches. Muchas gracias por estar acá. Muchas, muchas muchas, muchas gracias”, dice sonriendo Nidia al terminar de probar el sonido mientras les aplaudimos entusiasmados. “De verdad nuestro corazón está muy feliz el día de hoy porque todos ustedes están aquí”, agrega Nidia mientras la luz del proyector le ilumina el rostro.

“Llevamos dos años con este proyecto. Llegamos a tener tocadas en las que no’más íbamos nosotros dos y los meseros. Les agradecemos enormemente que estén con nosotros” dice entre una sonrisa modesta y un tanto tímida.

Alas Blisset está arrinconado, cerca de la puerta que da a la cocina y al baño. Está listo con su bajo y con su amplificador al que le ha quitado cerca de doce kilos al desmontarlo de la caja de madera y montarlo en una garrafa de gasolina. En su interior lleva una lámpara de colores que lo hace ver muy psicodélico.

Busquemos primeramente salud y bienestar físico/luego tendrá usted como consecuencia lógica/una buena postura y una buena figura… dice el sampler de la primera rola de la noche, una canción tranquila acompañada por su pequeña guitarra, una secuencia de ritmos y el bajo de Alas: Puedo enloquecer al mundo a mi placer/pues me gusta ser/siempre todo al revés…

La noche pasa y Makila 69 toca rolas de Nidia: “Nosotros iniciamos esta locura hace dos años saliendo de Tijuana. Yo vendí todas mis cosas que tenía. Nos golpeó la policía en un bar. Era nuestra primera cita y entraron por nosotros”, nos revela Nidia con un poco de humor antes de cantar: Mis ojos que se esconden en el universo/mis sueño se revuelcan entre los secretos/y me visten de maldad/entre todas tus manías no se vivir…

Makila 69 tiene un sonido más electrónico por necesidades de movilidad. No hay que cargar demasiado equipo. Todo debe ser compacto y ligero. Portátil. Nidia Barajas cotorrea y se cotorrea en doble sentido a su compañero. Pero irónica dice: “No’más porque el norte anda acá en el D.F. valiendo madres ¡También somos México! ¡No sean gachos con nosotros! Ya se que hablamos bien agringados y comemos puro McDonald’s y no’más andamos buscando el pinche Burguer Kind por acá y nos da miedo comer tacos de canasta ¡la neta!” que hizo que todos riéramos por un momento.

Te gusta la mala vida/me dicen los muertos…/Te gusta la mala vida/me dicen los muertos… canta Nidia mientras uno de sus escuchas le hace coro con las piernas cruzadas el ras del suelo, sentado y escuchándola atentamente. El perfomance comienza.

Alas Blisset deja el bajo, saca una pipa y fuma mota. Pero será la única pieza que la presenten así: Nos matan por esta madre ¿No nos podemos dar ni un pinche churro? Ando erizo carnal. Tengo toda la pinche noche buscando y no encuentro… Alas toma su bajo y lo apunta a cada uno de los escuchas como si fuera un rifle. Impacta. A pesar de haberlo visto varias veces, me sigue impactando. Sigue impactando.

La sesión se va entre nuevas y viejas canciones. Entre anécdotas de viaje que han experimentado por distintos lugares a los que han llegado: “Andamos rolando –dice Alas – llevamos unas treinta… ¿cómo cuantas? ¿Unas treinta cinco ciudades del país? Creo que 40. No llevamos la cuenta. Llevamos como cien camas ¿no?” y suena tan a doble sentido que nos reímos involuntariamente.

Makila 69 está en preparación de irse al sur del continente, a Chile, Bolivia y Ecuador: “Y parte del trip ese, pues es que andamos viajando con instrumentos modificados”. Es la parte final y Makila 69 se despide ante los aplausos del auditorio: “Estamos muy contentos. A veces es un poco complicado hacia donde debemos ir, hacia donde no, qué debemos hacer, qué es lo que más nos conviene”.

Con una expresión de emoción, Nidia de Makila 69, concluye: “O sea, la Makila no somos dos. Somos dos los que andamos viajando pero somos un chingo de gente”. Y sí. Están locos. Pero es por el amor que les provoca el amor de rolar y compartir su música a quienes estén dispuestos a escucharles, porque como ellos mismos dicen: “el underground se mueve”.

 

4 comments for ““La Makila no somos dos: somos un chingo de gente”: Makila 69

  1. 4 agosto, 2015 at 12:46 pm

    eeaaahhh gracias!!!!

    • Orlando Canseco
      4 agosto, 2015 at 1:37 pm

      De que amigo… 🙂

  2. Juana Patricia Carrasco García
    4 agosto, 2015 at 3:23 pm

    Gracias por la reseña! Ojalá tengamos la suerte de seguir leyendo de ustedes en este proyecto hacia el Sur……y si, Makila 69 somos muchos!

  3. Mauricio Robles
    24 agosto, 2015 at 5:04 pm

    hola como puedo escuchar la presentacion?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: