La Trola y su grapa en el infierno

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 23 de junio de 2017. En esta noche, el Multiforo Alicia abrió sus puertas para presentar seis proyectos musicales del medio subterráneo del rock. El primero de ellos fue la banda David Ross y Los Locos del Barco, una banda que toca géneros como rock, blues, urbano, pop y hasta algo parecido a la guajira, como su primera rola que abrió la noche.

Pero a la tercera rola, David Ross, líder, guitarrista y voz principal, nos dijo en guasa: “Buenas noches carnales. Con estas pinches luces me siento como chamorro en vitrina. La última vez que dijimos esto vomitó el público. La siguiente canción es una historia fuertezona de la ciudad”. Y nos relata: “Este periódico, en lo personal, si lo haces rollito se vuelve moronga de tan sangriento. Se llama La Alarma. Decía «Matose porque su mujer engañole». Leí la noticia y era un compa que entraba a un hotel a acabar con su vida, porque su mujer lo había engañado. Hice la historia más cabrona: mientras en el hotel él acaba con su vida, en el hotel de enfrente su mujer le seguía poniendo los cuernos. Esto se llama «Traición»”. La rola es un rico blues/jazz con buenas y sencillas intervenciones de piano, saxofón y batería, que en la parte intermedia, logra un buen cambio rítmico.

Otra buena rola fue “Mi mutilación” o “Ella se llamaba Jackie” o “La novia coja”, una rola de desamor con mucho humor negro y doble sentido: Les voy a contar la historia de mi mutilación/de esa chica loca que cachitos dejó de este servidor/me dejó sin pierna, me dejó sin ceja y creo que hasta aquello se llevó….

Luego vendría Markos Cadena que en esta ocasión vendría acompañado de su grupo. Comenzó con su rola “Amor Baldío”, una rola despechada a ritmo de reggae con un final muy cumbiambero. Como tercera rola vendría “La Cita”. Markos nos dijo: “Es una cita en el metro La Raza. ¿Alguien sabe que hay en el metro La Raza atrás del hospital? Esta el túnel de la ciencia ahí se da esta bonita historia”. Seguiría la cumbia “El Mercado”, “La Canción Fea” y como encore “El bolero”. Buena presentación acompañado de su banda.

Por su parte, “El Mastuerzo” definió la noche al decirnos: “Hoy es noche de cantautores, de compas rupestres, roleros, hacedores de canción”. Con su humor que lo caracteriza, nos dijo antes de cantar su primera rola: “Forma parte de una colección de canciones que yo he denominado «Las canciones de la eyaculación precoz»: son canciones tan breves que cuando acabo la gente se queda un poco desconcertada; debo de decir «¡Ya acabé!». Es una canción de amor que titulé «Muero por vivir», algo así como «Muero por un helado de limón». Pa’ toda la gente que ha pasado al sexto piso como yo hace poquito. No hay ninguna referencia personal a nada. También me preguntaban como la llevo yo con la tercera edad. La neta bien chingón. Ya tengo mi credencial de viejito y viajo a la mitad del precio. En cada momento que quiero me doy un toque, me vuelvo a subir. ¿Cómo no? Y bien rico. Esta canción se llama «Muero por vivir», con todo cariño pa’ todos los cantores, pa’ todos estos pájaros cantores que hoy estamos escuchando sorprendiéndonos”. Con esto, comienza su intervención que delieta y hace reír al público asistente.

Desde Puebla, llegaría la banda de Iván García y Los Yonki, una banda que viene trabajando desde hace tiempo y que poco a poco va generando expectativa en el medio subterráneo. Con su música de rock oscuro hizo que el público gritara, cantara y bailara su material, que en esta ocasión fueron apenas cuarenta minutos de presentación. Iván es un cuervo maldito con traje de bolerista arrabalero, con una voz que llega al fondo del cuerpo, iluminando la oscuridad de cada uno de los presentes con su música y letras. En esta noche sonaron canciones como “Panteón”, “Taxidermista”, “Estertor”. “Ajedrez”, “La cita” entre otras.

El ante penúltimo grupo fue Rafael Catana y La Rooster Band que vino a tocar material de su más reciente producción. “Muy buenas noches, muchas gracias. Yo no soy Catana, soy «el bendito» esta noche. Sí, realmente estoy bendito porque Dios es grande. Yo sé que no existe pero él es grande y ha hecho que Miguel Corsa esté esta noche con nosotros. Un aplauso fuerte para él. Talento mexicano”. En efecto, es una sorpresa ver a Corsa tocando el bajo, ya que es el guitarrista oficial de Real de Catorce y del grupo alterno Lucy Blues de José Cruz . Una buena sesión con Catana que sigue produciendo nuevas canciones.

Por último, llegaría La Trola desde la ciudad de Puebla con su rock rupestre, urbano e intenso, que puso a bailar a todos un gran slam a pesar del piso mojado por las cervezas que agitaba el público y la dejaban escapar sin ningún miramiento desde las botellas.

La Trola entro con todo, sin decir aquí estamos. Así de repente se arrancaron con la magnífica rola “Degeneración” que en un instante alocó a los que quedaban en esta noche. Su sonido es salvaje, rockero, intempestivo y urbano. La Trola es un cuarteto que tiene mucha energía con letras llenas de crónica urbana, rupestres y ácidas. “Buenas noches” nos dice Arturo Muños “Carcará”, el vocalista. Una chica desde el frente les grita “¡Los extrañábamos!”. Algunos más chiflan. Aplauden y piden “Alivio”.

Arturo toma el micrófono y nos dijo: “La siguiente canción es una canción nueva, así que no se emocionen tanto, es más, nos pueden mentar la madre”. Arturo al terminar esta rola, dijo alegre: “Buenas noches. Muchas gracias por quedarse aquí con nosotros hasta estas altas horas de la madrugada en la Ciudad de México. Un agradecimiento muy especial a David Ross por haber organizado este pinche desmadrito; un agradecimiento a los del Alicia por dejarnos hacer este puto desmadre y a todas las bandas que han pasado por aquí”.

Vendría la rola “Billete de a cien” con un sonido salvaje, country y con una letra por demás interesante: Recaído en el amanecer/en el puente negro/ya he hecho pacto con la muerte/y he perdido mi sombrero./La vida no me sienta bien/siento que me muero/cada que logro vencer este miedo a lo externo./Soy el billete de cien/no valgo más que eso/ya cien veces te engañé/y cien veces te deseo./Con cien varos me aliviano/por un día entero/para cervezas y cigarros/para mi grapa en el infierno…

El slam estaba a todo. Algunos caen por lo resbaladizo del suelo. Pero hay solidaridad y siempre otros ayudaban a levantarse. “Billete de cien” fue la rola del éxtasis total. Cuerpos sin camisa, sudores, gritos y voces a todo lo que dan acompañando las letras de La Trola. Arturo con ironía, dijo: “Una canción para todos ustedes que siempre terminan valiendo madre en este tipo de tocadas, siempre se van caminando, nadie les da cosín, ya no les quieren vender chelas en el Oxxo. ¡Qué asco vivir en la Roma! ¡La neta!”.

A Arturo “Carcará”, le grita y suplica un chico ya bien alcoholizado: “¡Nada de ti! ¡Carcará!¡Carcará! ¡Nada de ti!”. Carcará no le hace caso. Se va despidiendo de esta intensa noche: “Gracias por irse a chingar a su madre el día de hoy. Mucha gracias. Y a su padre también. Nos despedimos con lo siguiente”. Y como si fuera un suicido comunal, todos respiramos y escuchamos y bailamos “Gas”.

Mientras Carcará canta con su rasposa voz El gas alimenta a la marrana hambrienta… todos nos dejamos morir con esta rola que a estas alturas, ya nos tiene en su control. La Trola tiene una fuerza descomunal, letras directas, frases efectivas, de esas que te perforan la cabeza y deseas morir a través de su música. Síganlos, no se arrepentirán.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: