“La vida es cuestionamiento”: Ghalo Mexía

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 6 de mayo de 2016. Ante el gran cúmulo de cantautores que gastan mucha energía en componer canciones con letras cursis y empalagosas, con metáforas sin imaginación y ajenos a un contexto social problemático, siempre es refrescante encontrar proyectos como el de Ghalo Mexía, cantautor del estado de Hidalgo.

Su nombre real es Galdino Mejía Rodríguez, tiene 40 años de edad y estudió en la Escuela Nacional de Música cubriendo el 60% de la matrícula. Su trabajo musical ha estado invertido en piezas para guitarra sola así como en proyectos de su pueblo de origen. Sus piezas que viene promocionando de su primer disco “Introspección”, ya tienen tiempo de creadas y están bajo la influencia del género “trova” pero con un contenido reflexivo y de conciencia social.

Esta noche es su segunda presentación en la Ciudad de México con su primera producción, elaborado de manera artesanal y con poco tiempo de haberlo realizado gracias a un amigo que se interesó en apoyarlo. Fue invitado al Laberinto Santama gracia al artista plástico Kalitzin que fue el responsable de hacerle el diseño de su disco.

Ghalo es bajito, de piel blanca. Usa un sombrero y de aparente tranquilidad. Una vieja guitarra de color café lo acompaña. El sonido que produce es claro y su resonancia es hermosa. Detrás de ella tiene un grabado elaborado por Gilberto Delgado, artista visual de la sierra alta de Ayuujk, Oaxaca. Debajo de ella, luce una foto de color sepia con rostros de varios personajes, entre ellos, el del Che Guevara. Me la muestra y le tomo una foto con ellas. Está apunto de comenzar y los pocos invitados ya están sentados en las sillas que dispusieron para la ocasión. Comenzamos a platicar:

“Mi nombre completo es Galdino Mejía Rodríguez. Mi edad es de 40 años. Soy músico lírico y estudié un rato en la Nacional de Música”. Ghalo, como le gusta nombrarse artísticamente, es compositor y profesor de música. “Tengo influencia de trova y mis piezas son inéditas, de reflexión y de conciencia”, me dice. En el lugar hay poca gente.

En cuanto a sus referencias musicales, nos dice: “La música de Silvio Rodríguez, Víctor Jara y Gabino Palomares me han influido para componer. Llego a tocar «El necio» de Silvio que me gusta mucho y una de Facundo Cabral que es «Yo soy lo que canto»”.

Alegre, Ghalo me dice acerca de su disco: “Tiene poquito tiempo que salió. Es una grabación que hice en la sierra alta de Ajuuk, Oaxaca. Un camarada de allá la realizó y la dejé guardada. Luego conocí a Kalitzin, un artista visual y gráfica. Le comenté el proyecto y empezó a jalar. Él me hizo el diseño de la portada y estamos ahora promocionándolo por toda la Santa María la Rivera”.

Para Ghalo, hacer canciones no sólo es limitarse a hablar sobre el amor y caer en cuestiones cursis y empalagosas como abundan en la escena de cantautores, si no en algo más: “Con este mundo que nos está tocando vivir, con todas estas cuestiones sociales, con toda esta inconformidad contra el gobierno que hemos tenido desde hace mucho, el artista siempre por naturaleza busca acercarse a la verdad y se cuestiona. No es que nosotros queramos ser contestatarios, si no por naturaleza no queremos cosificarnos, no queremos pensar como la mayoría; estamos buscando formas de expresarnos y la música lo da. La gente que se dedica a la trova romántica a la mejor es porque no encuentra o no tiene ese cuestionamiento. Es difícil de entenderlo, pero la vida es cuestionamiento desde que empiezas a tener conciencia”.

Ghalo reflexiona acerca del arte y comenta: “El arte esta aquí en medio de todo y es parte de esta forma de conciencia. Atrás de mi guitarra traigo un grabado que es de mi amigo Kalitzin. Con él se han unificado ideas, formas de pensar. Es cuando creo que los proyectos pueden ser más fructíferos. No nada más es la gráfica por la gráfica, ni el arte por el arte, si no que ya lleva una parte de búsqueda de conciencia”.

En la presentación Ghalo comienza con la canción «El Necio» de Silvio Rodríguez: Me vienen a convidar a arrepentirme,/me vienen a convidar a que no pierda,/mi vienen a convidar a indefinirme,/me vienen a convidar a tanta mierda. “Vamos a presentar el disco –dice Ghalo–. Kalitzin hizo la portada. En esta ocasión se unió gráfica y música, música y gráfica, como diría Silvio «No es lo mismo, pero es igual»”. Y Subraya: “La idea es compartir y estamos unificando estas artes hermanas”.

La segunda canción es “A contra luz”, una pieza de su autoría: En la lucha estoy/a contra luz/intentando escapar/de la falsedad./Busco y no encuentro/el camino, la verdad/me enmaraño/con la vida/cuestionando más y más… “Hermano mayor” es otra de sus canciones: El amor de los hombres/no lo puedo entender,/el amor de los hombres/ni su razón de ser/si siempre están luchando por tener y tener/y su vida la pasa/valorando el ayer… “El farsante” es un rico huapango que está dedicada a “las personas que venden al folklore, a la gente que no le importa lucrar”: Es hipócrita aquel/que busca en el folklore/una prenda para poder explotar…  El set se completó con canciones como “Maldito gigante”, “Samba al Che” y “Cuando es amor”, todas de Ghalo.

Ghalo Mexía (así con equis) es un cantautor preocupado por su contexto y a pesar del tiempo en que compuso sus canciones, no dejan de tener vigencia. Cabe señalar que no es la clásica canción panfletaria. Sus letras son sencillas y directas con interesantes arreglos en la guitarra. Lo puedes seguir en la siguiente liga (https://www.facebook.com/profile.php?id=100007546544772&fref=ts) e invitarlo a otros lugar donde presentar su material.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: