Leiden: una tonada de luna llena

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 23 de mayo de 2015. La tarde del viernes 22 de mayo se vistió de gris, tal vez por lo amores perdidos. A saber. El caso fue que llegamos a alegrarnos el corazón con Leiden y sus canciones, con su brillo activo que irradia en el escenario cuando canta. “Gracias a todos por venir. No se imaginan lo contenta y lo emocionados que estamos” nos dice Lieden al terminar de cantar “Al mar”, canción con ligeros tintes rancheros y dedicada a cuatro mujeres protagonista de un documental.

El público es silencioso. Su único ruido son sus aplausos. Leiden viene acompañada por su grupo, un cuarteto que utiliza una serie de objetos no convencionales que vienen a enriquecer el sonido de las canciones: sartenes, cacerolas o tubos de plástico. Los arreglos son sencillos pero nunca sobrepasan en volumen a la voz de Leiden. Ésta luce potente.

A cada canción le corresponde una explicación o una anécdota que la contextauliza: “Ahora vamos a ir con esto que se llama ‘Brillo activo’ por esa fascinación que nos deja la forma sin contenido”; “Fue un momento de cambios. Sentía que todos mis rincones seguros se estaban atropellando los unos con los otros, se estaban quemando: sentía que tenía toda una hoguera en mi horizonte”; “Una vez eran como las seis de la tarde… y entonces yo estaba viendo a la persona yo que amaba en ese momento… y me imaginé que podía hacer una atravesura sin que él se diera cuenta nunca…”; “Ustedes me dicen si los aburro con tanta plática pero yo la verdad me siento tan a gusto”…

Me agrada su sonido en directo. Es más crudo, menos pop. Más bien, no suena tan dulce como en su disco. Es mucho más austera. Juega con jaranas, ukuleles, con percusiones corporales, con el piano, con “escobetillas” sudamericanas y procesos electrónicos de voz que la hacen más interesante. Hay resquicios de música negra, música latinoamericana, música ranchera, un poco de rap y por supesto rock y pop.

Leiden es una intensidad vocal en vivo, directa y melódica. A saber: un brillo activo, una tonada de luna llena que llega al centro de nuestra propia voz.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: