León Chávez en la F.I.T.

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 18 de junio de 2016. Dentro del Festival Internacional Tlalpan se presentaron dos grandes cantautores de la canción mexicana: Roberto González (rupestre) y León Chávez Teixeiro, que dejaron satisfechos al público presente en el Multiforme Tlalpan.

Con cerca de media hora de retraso, el evento abrió con el sensacional Roberto González acompañado de Julia González, su hija. Roberto es de los pocos cantautores rupestres que han logrado utilizar el acervo de la canción mexicana tradicional, sobre todo son jarocho, para sus propias creaciones sin dejar, por supuesto, el blues que lo caracterizó en los primeros años de su carrera artística. Y en esta ocasión, dedica algunas de ellas a la lucha magisterial de CNTE.

Por su parte, León Chávez Teixiero estuvo acompañado por “Los prófugos del manikomio”, integrado por Mauricio Díaz “El Hueso” en la guitarra y solos; Josué Vergara en el cajón peruano y platillo; y por Gustavo Franco en el bajo; todos ellos tocando rolas clásicas del repertorio de este maestro dejando al público conmovido por la fuerza y humor del maestro.

“Muchas gracias –dice León–. Vamos a echarnos unas rolitas, más o menos como unas tres horas”, bromea mientras el público se emociona y aplaude. Sin embargo, rectifica: “No, no es cierto. Vamos a cantar unos cuarenta y cinco minutos; o sea que nos vamos a echar tres rolas”, vuelve a bromear y algunos aúllan de decepción, pero todos ríen. “Muchas gracias por haber venido. Vamos a empezar con una rola que se llama 1910” y todo el mundo aplaude.

León canta: En 1910/Estalló tanta miseria/Los hombres y las mujeres/del campo, pa’ repartirlo/Apoyaron nuevos amos/a treparse en el gobierno./Su vida siguió un infierno /con el reparto de tierras/No tuvieron más remedio/que seguir dando pelea/Pa’ no perder la azalea/tan fea la vio el señor/El jefe de la nación/utilizó a los obreros/…/Entre obreros y patrones/la Historia está dividida/Nos han robado la voz, /nos han robado la voz, a ti y a mí/Nos han robado la voz!…

Problemas con el audio. La gente está entregada. Guarda un respetuoso silencio y cuando todo está arreglado, León suelta sin decir nada “La vieja gorda y callada”: Una noche que iba a cerrar el restaurant/Llegó un joven que era el hijo de un acaudalado chacal/Llego un joven que era el hijo de un acaudalado chacal/Quiero ron!/A mis amigos y a mi sírvenos ron./Estamos de fiesta hoy,/Estamos de fiesta hoy/A mis amigos y/a mi sírvenos ron/A la mujer callada/La sonrisa se le desdibujo, no señor/Aquí no se sirve ron, señor/Aquí no se sirve ron, señor/Vieja, sucia y fea,/te voy a escupir la cara/Quiero ron,/A mis amigos y a mi sírvenos ron/No señor, aquí no se sirve ron, señor/aquí no se sirve ron, señor… Al terminar, la gente explota en aplausos. Un señor a vienta su chamarra al aire frente a la cámara, feliz de escuchar el octagenario cantante.

Vendría “Mujer mariposa”, la rola que se escucha más rocker y con un intensidad de apabulla. León pide un poco más de audio y comienza a cantar: Mujer mariposa/regálame un hijo/y dame el sonido/de música nueva/que nunca ha nacido/un árbol con fruto que/como una hormiga/trabajas mitigas/calmando mi vida/como a una gaviota/que mojan las alas/las flores te brotan/la ropa tendida/el viento en tu oído/mi vientre en tu vientre…

“¿Qué pedo?” pregunta León cuando un hombre le grita “¡Julia Sánchez!”. Cuando empiezan a tocar “15 metros, 3 pulgadas” a León parece olvidársele la letra. Vuelve a entrar. León se toma su tiempo, no recuerda que sigue. El público lo apoya, le da tiempo. Vuelve a entrar y la letra fluye como lámina que nos corta el alma.

Siempre es interesante escuchar a León Chávez Teixero acompañado de jóvenes músicos de los que ha sido maestro. A pesar del tiempo, sus canciones no dejan de tener vigencia que retratan la vida del obrero, la mujer y su explotación laboral. León Chávez Teixeiro es y será un maestro de la canción mexicana, con sus implicaciones sociales que lo han llevado a otros niveles fuera de la escena comercial y en resistencia siempre.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: