Los Cogelones: el espíritu de la voluntad

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 21 de mayo de 2016. Era sábado, uno de esos días en que todo parece gris y aburrido. La tarde caía lentamente y sólo había un evento interesante sobre jazz en un bar muy cerca de la estación del metro Insurgentes. Sin embargo, todo se fue para abajo.

Quise entrar con toda la emoción del mundo y me detuvieron en la entrada:

–¿A   dónde vas? –me preguntaron.

–Al evento de jazz –contesté.

–Lo siento, aquí no hay ningún evento de jazz. Hoy tocará una banda de metal progresivo.

Chequé mis datos y efectivamente, no habría grupo de jazz. La propaganda fue una especie de truco para enganchar y asistir a escuchar a una banda de “metal progresivo” y financiar su próximo disco. En realidad, no tenía ganas de escuchar a una banda de este género. Así que revisé una segunda propuesta: asistir al estreno del nuevo video de la banda “Malinche y Los Perros”, una banda clasemediera de “sexy rock pobresivo” en el Foro Cultural Santama, en la colonia Santa María la Ribera.

El cartel parecía interesante con tres propuestas que nunca había escuchado: “Eneas y su Lumbre” (punk dorado), que al vocalista en una ocasión lo escuché como solista; “Los Tlapans” (rock); por supuesto “La Malinche y Los Perros”; y una banda que me alegró saber que estaría ahí abriendo cartel: Los Cogelones del municipio de Nezahualcóyotl.

Llegué muy temprano al evento pero con el ansía de escuchar a este cuarteto de Nezahualcóyotl que llegó cerca de las nueve y media de la noche, cargando desde el metro Buenavista sus instrumentos: tarola, guitarra, bajo, pedestales y un hermoso huéhuetl de madera que uno de ellos cargaba sobre su espalda.

Me fui a cenar unas flautas a un local de la colonia cuando de pronto, un lindo colibrí de verde oscuro, volaba sobre las cabezas de toda la clientela que azorada lo miraba. “Es el espíritu de la voluntad”, me dijeron más tarde Los Cogelones cuando les platiqué esto. Cuando regresé ellos ya estaban tocando. Se aventaron una sesión de media hora porque tenían que moverse hasta el municipio de Ixtapaluca a otra tocada.

Edgar, un joven sociólogo y amigo mío, interesado por lo que se la ha llamado “Etno-rock”, me lo encontré ahí y al finalizar la presentación de Los Cogelones, se ofreció a llevarlos en su auto hasta allá. Yo me uní a ellos y aproveché la ocasión para entrevistarlos de manera profunda sobre su propuesta y cosmovisón para mi programa de Música Híbrida.

La entrevista reveló muchos momentos intensos, biográficos, anécdotas llenas de violencia que el barrio les enseñó, a tal grado que tuvieron que huir de él para poder sobrevivir. Resulta que Los Cogelones son una banda de “rock experimental mexica” integrado por cuatro hermanos que vivieron en la miseria y la violencia social de su municipio de origen. Pero “el camino rojo”, la visión mexica, los rituales prehispánicos, los llevaron por nuevos caminos que los ayudaron a encontrarse y no perderse en el camino.

Llegamos por fin a las orillas de Ixtapaluca. El cumpleañero los esperaba con mucha ansiedad por que ellos abrirían la noche. “Esto es el rock mexica experimental”, nos dice Víctor mientras Marcos hace sonar una caracola. Adrián juega e improvisa algo en el bajo. Beto hace sonar un silbato de barro. “Somos hijos del sol. Nosotros somos Los Cogelones”.

Su primera canción es “Creaturas” (sic): Voy caminando por el desierto/estoy pensando en este tiempo/donde ya no quiero vivir./Veo creaturas que no sienten/y no piensan, por favor/ya no me digan que seré así… Dentro de su material, hay reflexión tanto de su tiempo como interna. “El primer guerrero contra el que tenemos pelear en la vida vive dentro de nosotros mismo: tú eres tu propio enemigo”, nos vuelve a decir Víctor y canta: El pasado tan presente en mi historia/forzada de una vida que no es mía…

Más tarde vendría “Bailar”, una canción catártica que Víctor canta con mucha furia: Queremos perdernos en las penumbras de la noche/queremos escapar en el suspiro de un gran día/queremos salir de esta prisión donde nadie nos pueda encontrar… Los Cogelones se rifan. Marcos saca toda su furia en cada golpe de batería, en sus ritmos punk, en su sudor de su torso desnudo.

Los anfitriones nos ofrecen cerveza. La cuarta rola es una verdadera explosión: rock que mezclan cantos guturales, huéhuetl, oraciones en náhuatl que invitan a sacar “lo mexica” que llevamos dentro. Un par de chicas comienzan a bailar al igual que un pequeño infante que lo hace acompañado de su madre. La gente está contenta y un poco incrédula del sonido de Los Cogelones.

La noche se va rápido. La madrugada llega. Terminan de tocar cerca de la una y media de la mañana. Otra banda de ska vendría a cerrar la noche. También pone candela. Nos invitan más cerveza y un poco de mota. Los Cogelones, Edgar y yo, contemplamos el gran patio del lugar. La noche es fresca y húmeda. Dos chicas que bailaban se acercan a platicar con ellos. Un señor me comienza hablar sobre los concheros y su importancia histórica. Es un poco necio. Afortunadamente la banda de ska termina y decidimos irnos.

Edgar los lleva hasta su casa y ahí bajan todo sus instrumentos. Nos invitan a cenar a unas cuadras y pareciera que en Neza, no hay descanso. Nos siguen contando anécdotas de cuando eran mucho más radicales. Es maravilloso ver como la gente que llega a cenar cerca de las cuatro de la mañana, los saludan con alegría y respeto.

Pedimos arto de comer: consomé de birria, tacos de suadero, gorditas, quesadillas, limones, salsa. Un agazajo que reanima el corazón. La cerveza no podía faltar y nos echamos dos caguamas más entre todos. Sonríen. Hay un orgullo que la vida les ha dado. Morenos, todos de cabello largo, dignos, orgullosos de sus raíces. Tienen una filosofía que intentan llevar a cabo cada día y transmitirla en su rock urbano, experimental y mexica. Nos despedimos de estos guerreros cotidianos que se dedican al comercio, a sus responsabilidades diarias, que andan a pie cargando sus instrumentos musicales a donde los inviten.

Los Cogelones son una banda de rock experimental mexica del municipio de Nezahualtcóyotl, con diez años de andar en el rol. En el 2012 realizaron su primera producción discográfica llamada “Olvida todo y vuelve a empezar” que siguen promocionando por todos los lugares a donde van.

Los Cogelones es una banda integrada por cuatro hermanos de sangre, y esto no es ninguna aseveración simbólica, en realidad todos provienen de la misma madre y del mismo padre que los educaron en la marginalidades de Ciudad Neza, a unos pasos del Bordo de Xochiaca.

El próximo jueves 2 de junio, no te pierdas la entrevista que les realizamos para Música Híbrida donde hablamos más profundamente sobre su filosofía mexica y música de rock experimental mexica por MH Radio. Y como dicen ellos: “¡Gracias carnales! Es un placer estar aquí con todos ustedes motivando el corazón. Aunque el corazón esté roto, destrozado, nunca se detengan banda y a veces es necesario hacerlo volar y danzar para que se asiente mejor” y la frase me recuerda que ellos son como el colibrí: un grupo con espíritu de voluntad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: