Los Peyotes se despiden de México

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 2 de diciembre de 2016. El grupo argentino de garage Los Peyotes, se despidieron con un gran toquín y con una fuerte crítica a su trbajo letrístico por parte de Paulina, bajista del grupo Kira. El evento estuvo rodeado de bandas mexicanas que prendieron bastante bien en el Multiforo Cultural Alicia en donde le rockabilly y el garage punk se dieron cita.

“Hola buenas noches. Somos Las Leopardas. Vamos a amenizar esta fiesta con un poco de baile y rockabilly” nos dice contenta Dementia Sinner, vocalista principal del grupo. A lo largo de casi media hora, Las Leopardas nos brindan un sabroso material de country rock y rockabilly que calienta la noche venidera.

Las Leopardas tienen una nueva baterista de nombre Are Drums que le da recio y macizo y que le da homogeneidad a su imagen: el ser un grupo de mujeres tocando rockabilly. Además, en la guitarra acústica, rítmica y coros se encuentra Fabiola; en el contrabajo y coros Deny Rizo; y como ya dijimos, en la voz y guitarra principal Dementia Sinner. También tocaron nuevo material que vendrá en su primera producción discográfica que prometen tener listo para el siguiente año.

Luego vendría el explosivo grupo de Kira, un trío de chicas con mucha energía y un sonido crudo y alucinante. Después de escucharlas por primera vez como trío, nos sedujeron con esa fuerza en la ejecución de sus instrumentos, sus letras y su actuación desparpajada que hechiza y nos pone a bailar.

Las tres son una gran bomba de rock y también ofrecen una actuación de media hora, lo necesario para quedarse con más ganas de escucharlas. Diana, la guitarrista principal nos dice: “Cada que bailo no me importa lo que ustedes piensan de mí. ¡Y cada que bailo me siento libre! Y cada que bailo… puedo volar”, y entre cada frase el público aúlla y aplaude.

El tercer turno fue de Los Magníficos. Y su vocalista principal nos dijo: “Antes de empezar, el Alicia cumplió 21 años. O sea que muchos de los que vienen al Alicia todavía ni nacían. Como nosotros por ejemplo. ¡Exacto! Nosotros somos Los Magníficos y vamos a hacer este ruido”. Y efectivamente, su ruido está emparentado con el garage que prende a toda la banda que ya estaba más que calientita cuando llegaron al escenario. Su sonido es salvaje y frenético y gracias al sonido del órgano Yamaha, hay un toque de psicodelia sesentera.

La noche cerraría con Los Peyotes, una banda argentina de garage punk. Después de casi 20 minutos en que ajustaron los detalles de su sonido por el P. A., Los Peyotes por fin comenzaron. Un gran redoble de batería inició la sesión haciendo que el público gritara y comenzara a bailar. Un bajo siguió el ritmo alocado de la batería. Luego un riff se unió a su alocada música.

Por ahí aplaudían y gritaban de goce alguna fans que sacudía su cuerpo joven y esbelto. Su primera canción cantada prácticamente a gritos por su vocalista dice: El es un hombre muy especial/el es un hombre sentimental/el es un hombre de dos cabezas/que toma merca con tu papá…

“Es la cuarta vez que venimos a México. Y siempre que venimos hacemos buenos amigos y fortalecemos a los que ya conocimos”, pero nunca dejan de tener cierto prejuicios sobre la “imagen del mexicano”. El vocalista dice: “Yo creo que en cualquier momento me dejo los bigotes y me hago mexicano porque la paso muy bien acá”.

Los Peyotes son intensos que cantan en español e inglés, “especiales” en cuestión de pedir que se oigan bien en vivo. Sus letras son delirantes con temas que hablan de gente deforme, droga, sexo y asesinatos, a veces con tinte machista que provocó la protesta de Paulina, bajista del grupo Kira.

El vocal dice: “Toda mujer nos ha dejado una cicatriz. Toda mujer nos ha dejado una marca en la punta del pito. Estoy buscando una mujer que me deje una marca en el pito pero no la encuentro todavía” y se lanza a cantar esta rola que causó incomodidad: Júrame de rodillas que me amas/júrame que eres mía sólo para mí/si te agarro con otro te mato… “te lo juro por la cicatriz”…

Al terminar la rola, Paulina de las Kira subió al escenario, tomó el micrófono y comenzó a decir indignada: “¡Si te vas con otro te mato! ¡Si te vas con otro te mato! ¿Saben a cuántas mujeres conozco que sus novios les dijeron eso y después murieron?”. El vocalista contestó: “Entonces, una película como Psicosis que habla de asesinatos no podría filmarse porque sería una apología al suicidio”.

El público le gritaba a Paulina “¡pelotuda! ¡pelotuda!” entrando en el juego del argentino. Otro chico gritaba “¡No a las pelotudas!”, y otros “¡Otra! ¡Otra!”. Y Los Peyotes reconocen a través de la voz de su vocalista: “Estamos a favor de la libertad. Somos músicos desde los catorce años. Nosotros somos una onda de circo, sin violencia, ¡amamos a las mujeres! Reconocemos que esto es un circo”.

Y entre este alucín garagero argentino, entre un caos inusitado en este foro, Los Peyotes se despidieron con una rola más, rasguñados por la crítica a su canción que, bajo las circunstancias sociales en nuestro país por los feminicidios, es una canción que levanta ámpula.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: