Macondo: el regreso

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 13 de octubre de 2017. Miguel Ángel Díaz, alias “El Macondo”, celebró un año de estar tocando en EL BREVE ESPACIO de Lindavista. Como invitados especiales estuvieron DAVID HARO, CARLOS ARELLANO, JORGE GARCÍA y RAFAEL MENDOZA. Además, con estos dos últimos, celebró 30 años de participar en la primera grabación de Mendoza. Una noche de mucho humor y recuerdos, así como de nuevos temas de estos grandes de la canción mexicana.

El Macondo es enorme, y no sólo por su estatura, si no por su música y su calidad humana, además de un gran sentido del humor pícaro y social que arrebató carcajadas y buenos momentos con sus amigos que forman “parte de las juventudes del insen”. Macondo dijo: “Bienvenidos a este centro de salud. Hoy cumplimos un año aquí. Mi madre decía que yo no era capaz de aguantar tantos rones. Pero hoy cumplimos un año aquí en El Breve Espacio y hemos invitado a artistas de gran envergadura. Así se dice. Digo, esperemos que no legislen, porque ahora resulta que el castellano va a ser el lépero”.

Con mucho humor dice Macondo: “Artistas de gran dimensión con los que he trabajo a lo largo de mi ya prolongada vida. Hoy cumplo sesenta y dos, bueno no hoy cumplo, si no tengo ya 62 años. Formamos parte de las juventudes del INSEN”. Y comienza a tocar en la guitarra una pieza de Marcial Alejandro.

Y sigue diciendo Macondo: “Esperamos que disfruten Rafael Mendoza, David Haro, mi compañero Carlos Arellano, y el maestro Jorge García que nos ayudó a la grabación del disco Mendoza y Macondo. Íbamos en la Nacional de Música” y detiene por un momento las música para rememorar: “Íbamos en la Nacional de Música en un salón hasta donde iba Gabino Palomares. Y vamos a comenzar con una canción de un amigo de la casa ya fallecido: Marcial Alejandro, El Gavilán”.

Macondo bromea, hace pasar a cada uno de sus invitados con mucha alegría. Se le ve contento y feliz. Una noche donde la canción mexicana afloró de manera natural. Cada una de las participaciones fueron de lo mejor. Macondo demuestra que aún se puede cantar, burlarse del sistema, seguir tomando alcohol y cantar sus propias canciones que reflejan su cosmovisión a la vida.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: