María Moctezuma y Mery Buda en lectura punk

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 13 de febrero de 2016. Detrás del metro San Cosme, existe un espacio llamado Cráter Invertido. No sé cuanto tiempo lleve funcionando pero es una gran casa de tipo porfiriano con bastantes cuartos donde pude mirar oficinas y talleres. Todo un laberinto cultural en la colonia San Rafael.

Ahí le caí para disfrutar de la poesía de varios jóvenes, pero sobre todo, por la música que desde un inicio, ha estado presente en cada uno de estos eventos de lectura punk y presentaciones de fanzines donde la contracultura, el feminismo y el anarquismo, plasman sus maneras de ver y expresar el mundo que les rodea.

El ambiente es cómodo aunque un poco raro si es la primera vez que vas. La gran mayoría de los participantes son jóvenes que tal vez no rebasen los 30 años de edad. Las barbas en los varones son un estilo común. Cortes de cabello laterales casi a rape en la chicas y en sus cabellos más largos, a veces pintados de color verde, azules o simplemente negros o castaños. Otras chicas llevan rebosos, hojas naturales como tocado, los flecos parecen inundar la moda en los cabellos más lacios.

La sesión había comenzado con poesía, pero me centraré más en el trabajo de “las músicas” que en esta noche cantaron su material con guitarra en mano. La primera fue María Moctezuma, una joven compositora que presentó un largo set de rolas propias. Nerviosa, toma su guitarra electro acústica de color negro. “Gracias –dice María. Quiero darle gracias a Víctor por invitarme y a Hugo que me va a acompañar, y a la gente que vino a verme y a la gente que no me conoce. Espero les guste lo que hago. Yo también estoy gustosa de lo que vayan a compartir”. Hugo, quien también es cantante y compositor, la acompañará en las percusiones hechas con material de desperdicio. “La primera canción que voy a cantar es una canción de amor”, nos dice tratando de controlar sus nervios.

Los rasgeos de María no son virtuosos pero tienen el encanto suficiente para acompañar su melodiosa y melancólica voz que canta mientras su mirada la deja caer sobre el brazo de su instrumento: Tengo vuelto un gran sol el corazón/me entregaron sinceramente y un canto amor/que al final se me ha regresado/fortaleciendo mi interior/llenado de luz mi gesto/haciéndome ver que está en mis manos/la oportunidad de hacerme un cambio/una marca de amor en el mundo…

El estilo de María Moctezuma es una especie de folk que habla sobre el amor, la naturaleza y los sueños. Su segunda rola es más rítmica y se llama “Árbol” y dice: Quisiera ser un árbol/quisiera ser un árbol/con el sexo bien enraizado/con el tronco enderezado/y las ramas rasgando/y las ramas acariciando el cielo…

Por su parte, La Experiencia de Mery Buda es el proyecto solista de Mery Buda, ex integrante del grupo Las Izquierdas, con un sonido que poco a poco va perfeccionando. Su sonido es un folk-punk con guitarra en mano y bombo en pie. No cabe duda que Mery tiene ángel.

Mery trae todos sus aditamentos. Come algo mientras oye a Valeria Carrillo tirar parte de su poesía. Cuando le toca participar, sale con unos mayones negros y un bikini color rojo brillante. Al igual que María Moctezuma, se le ve nerviosa y esta noche nos trae unas rolas suyas y algunos covers.

“Esto va a empezar así”, dice Mery mientras se acomoda en sus instrumentos. “Esta canción es una especie de narración de lo que a Mery le pasó en su vida musical, donde de pronto se quedó sin su banda y entonces dijo ‘¡Verga! ¿Qué hago?’ Y fue y se compró una armónica Holder y dijo ‘Pu’s voy empezar a ver que pedo ¿no? Se llama Reclamo Road.”

Todos le aplauden. Sus guitarra acústica tienen una pastilla que conecta al pequeño amplificador que distorsiona su sonido. Su primera rola es auto biográfica que habla sobre el cansancio que tiene sobre aquellos hombres “que sólo se la quieren coger”. Después se avienta el bolero “Triángulo”. Mery dice: “Ésta que viene trata de… esa yo no la hice, creo la hicieron Los Tres Reyes que hacen boleros, segurísimo. Esta habla sobre cuando tu amor tiene otro amor”. Y se escucha un largo “Tsssssssss” en la sala donde todos ya estamos apretados buscando un buen lugar para escucharla.

Mery Buda es una buena alternativa. Sí, necesita darle duro y sus rolas bien trabajadas serían un buen material. Se aventó rolas de Rodrigo González, esa que dice “No tengo tiempo de cambiar mi vida”, que con su armónica y pandero al pie, puso a la banda “jipi” como ella los llamó, a cantar; de Julieta Venegas; de Los Tres Reyes además de su propio material de punk acústico.

Esta sesión estuvo acompañada con los poemas de Territorios Ausentes, Cruz Flores, Valeria “Amaranta” Carrillo y Adán Castillo. También se presentó el poemario/fanzine “1200 mese de indómito forastero” de Simón de los Campos. Así mismo, hubo micro abierto y un espacio para presentar proyectos fanzineros “literarios”. Además cantaron también Valeria Carrillo y la “señora del blues” Geko Wilbury, dos proyectos que andan sobreviviendo en esta ciudad. Una interesante, noche de poesía, música subterránea y fresca.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: