Negro Semilla, Ampersan y Fosca Liebre: la imagen como herramienta de lucha

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 25 de julio de 2014. Negro Semilla es un colectivo de artistas plásticos que utilizan “la imagen como una herramienta de lucha”. Así lo expresaron en su presentación de tres cortos animados y uno con personas reales. “Es muy importante la labor que estamos haciendo como colectivo Negro Semilla” comenta Adriana Ronquillo, una de la integrantes del este colectivo.

Para Negro Semilla “la imagen tiene que ser revolucionaria”, lo que no quiere decir que sigan utilizando la imagen del “puño rojo y negro de la lucha social”, sino “construir una imagen que aspire a llegar a otros públicos que quizá no esten muy interesados en cuestiones sociales pero que sí se sienten atraídos por el cine, por la música o por las artes”.

Para este colectivo el ser artista con lleva una responsabilidad social. Esto es lo que motiva sus animaciones y su lucha contra la “homogeneización del pensamiento que hay dentro de la cultura”, es decir “la disneyzación del pensamiento donde a los niños son cars: azul; y a las niñas princesas: rosas”.

Negro Semilla desea generar un movimiento, una escena independiente de animación para hacer frente a las grandes empresas comerciales que se apodera de la música; o a las instituciones gubernamentales que “nos desean atrapar como realizadores plásticos con becas, con este tipo de apoyos que sí ¿cómo no? si nos lo dan, también lo tomamos, pero no vamos a estar dependiendo de esto para realizar arte”.

AMPERSAN Y FOSCA LIEBRE.

El corto que engalanó esta exhibición fue Fosca Liebre, animación que cuestiona la privatización del suelo a favor de las grandes megaminerías que explotan el suelo, marginan a los pobladores y contaminan el medio ambiente. Una historia contada a través de la imagen, sin diálogos y con una banda sonora interesante a cargo del grupo mexicano Ampersan.

Cuenta Negro Semilla que esta experiencia con Ampersan ha sido la “más grande, más colectiva” con respecto al trabajo. El colectivo se acercó a Ampersan porque “tienen una ideología muy similar a la nuestra que es traer la tradición y renovarla”. Negro Semilla sólo deseaba pedir prestada la canción Colores, pero cuando la banda vió el proyecto “resulta que se enamoraron también, y no sólo nos prestaron la canción sino que hicieron toda la música original. Toda la música esta hecha exclusivamente para el corto Fosca Liebre”.

Zindu, integrante de Ampersan, cuenta esta experiencia y da algunos pormenores de la producción de los temas que acompañan a esta animación de Fosca Liebre: “Cuando nos mencionaron que era el tema de las minerías, nosotros estábamos bien identificados en hacer apoyo. Incluso, tenemos una chamba yendo a Wiricuta como Ampersan, yendo a las comunidades a conocer y también a compartir la música”.

Después de ver la animación y comprometerse en el proceso musical, Ampersan toma al personaje principal y le crean un tema a base de “jaranas, tamborcito, sonajitas, cosas naturales ya que hablaba de esa cuestión de la naturaleza y de todo lo sagrado que es”, puntualiza Zindu. Y agrega: “Hay una parte donde sí metemos un sintetizador, la parte donde sueña (Fosca Liebre) y se pone más oscurón. La parte más clara (del corto) es donde nos aventamos un son. Era como reafirmar lo que estás viendo”.

MÚSICA, CONVIVIO Y LLUVIA

Bajo la tormentosa lluvia del sur y una vez terminada la presentación de los tres cortos animados y uno con imágenes con humanos (Breathe: una oscura animación sobre edificios que comen gente; Of human gender: una divertida animación sobre la diversidad sexual y sus posibles encuentros; Fosca Liebre: corto animado que critica la devastación que generan las megaminerías y el poder de consumo; y Nadie Nunca Nada: un corto que ilustra el discurso zapatista y muestra la marginalidad en la ciudad), hubo música con tres proyectos interesantes: Laurel y las hierbas de Laura Murcia que interpretó canciones propias con voz y guitarra; La Onda Zen, cuarteto que se define como “un colectivo musical con expresión lúdica y onírica, guapachosa, de consciencia, de protesta y espiritualidad”; y por último el grupo El monstruo son los otros que tocan rock y funk divertido.

Negro Semilla es un colectivo de artistas plásticos que se involucran en la creación de animaciones con carácter social, que hablan de la relación sociedad y medio ambiente. También están experimentando una nueva organización basada en asambleas, donde no existan rasgos jerárquicos porque “si estamos quejándonos de las becas, de trabajar en empresas y demás y venimos nosotros a reproducir lo mismo pues ¿qué pasó?”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: