“No queremos ser parte de ese sistema”: El Gran Silencio

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 28 de julio de 2017. “Ha sido una carrera normal” dijo Cano en conferencia de prensa para anunciar el próximo concierto de El Gran Silencio para celebrar su 25 Aniversario de carrera artística que realizarán el próximo 12 de agosto en la Sala de Armas de la Ciudad Deportiva. También declararon que estuvieron “seis años con una disquera maldita que no vale nada” pero que siguen en la independencia. Sin embargo, a lo largo de estos años, serían “felices tocando todo lo nuevo”. A pesar de su éxito aún se declaran “una banda underground”, pero que la nueva tecnología ha hecho que el disco ya no exista como tal porque “la gente no escucha obras completas”. Pero sobre todo declaran: “no queremos ser parte de ese sistema” comercial.

Llegué al bar donde se daría la conferencia de prensa de El Gran Silencio, banda de Monterrey que logró el reconocimiento musical en la segunda mitad de los noventa con su primer disco homónimo. Una amiga del medio me había pasado el dato para esta conferencia y opté por irme allá, a la Roma. Hubo demasiados medios de comunicación que esperaban su respectiva chela después de hacer su nota. El bar estaba casi al tope, y el escenario donde se daría la conferencia ya estaba iluminado por verdes y amarillas luces leds.

Todos se arremolinaban en el estrecho pasillo de la parte delantera. Yo encontré un buen lugar en la barra frontal del escenario. Luego, otro chico fotógrafo me llamó para que me anotara en la lista de medios. Todos estaban preocupados por ello, porque si no, no quedaban acreditados para el concierto. A mí me daba igual.

Al fin, en la barra, me fui al otro lado, donde un empresario mamón y borracho, festejaba a sus empleados godines que comían enormes hamburguesas y bebían sendos tarros de cerveza. Hasta que me corrió el muy culero porque una de sus empleadas, alegre y rozagante, se había tomado una foto con Iván de Tropi Killers y conmigo. “Chale”, me dije.

Así que me fui a la parte frontal e izquierda del escenario. La edecán, muy coqueta, dio inicio a esta atropellada conferencia con un pésimo audio, dando la oportunidad a que cada medio hiciera su respectiva pregunta. Hasta adelante del escenario se encontraban los cuatro integrantes de El Gran Silencio: del lado izquierdo el bajista Wiwa Flores, luego el guitarrista Tony Hernández, a su lado el acordeonista Isaac “Campa” Valdéz, y hasta la derecha el cantante Cano Hernández; atrás, algunos integrantes de los grupos que le abrirán a esta banda consagrada en el rock mexicano con su “chúntaro style”.

“Son 25 años de El Gran Silencio –comenzó a decir Cano–. Ha sido una carrera normal. A veces bien, con bachecitos pero eso es lo que nos ha hecho crecer como banda. Somos una banda que estuvo primero cinco años de independiente; después seis años con una disquera maldita que nada vale; y después, ya tenemos un buen de independientes y con mucho trabajo”.

La algarabía era incesante. El micro inalámbrico hacía más ruido blanco que el escádalo en el lugar. Cano, con su acento de “pocho” estaba contento, batallando con la señal del micrófono. Él continuó diciendo: “Ahora con los 25 años pues mucha gente interesada en festejarnos como va a ser el próximo 12 de agosto y estamos bien agradecidos con ese festejo que nos están preparando”.

A El Gran Silencio no le hace falta. Tony comentó: “A lo largo de estos 25 años hemos hecho lo que nosotros hemos querido. En el momento en que quisimos estar tocando fue para hacer música, no tanto vimos el éxito de que vamos a irnos allá al DF (hoy CDMX) con una transnacional y firmar un contrato para ser famosos. Jamás pensamos eso. Siempre pensamos en hacer música y pienso yo que es lo que nos ha llevado a estar aquí con todos ustedes reunidos y estar festejando 25 años”.

El Gran Silencio sepultó su fama con su primer disco homónimo, un disco que rompió y refresco el ámbito musical mexicano. Sin embargo, a lo largo de sus 25 años, se le ha cuestionado que en sus presentaciones ya no existe innovación. Cano comentó acerca de esto: “A veces es difícil, la gente quiere oír los temas conocidos. Nosotros ¡híjoles! seríamos felices tocando todo lo nuevo, todo lo que casi no tocamos. Pero es bien difícil porque hasta los empresarios te dicen: «No, tienes que tocar a huevo Dormir soñando, Chúntaro Style». Afortunadamente, es una arma de dos filos: no somos de esa bandas que sólo tuvieron un éxito. Nosotros tenemos como ocho más las colaboraciones con Celso (Piña), Cecilia, con muchas canciones que el público quiere oir. Y pues a la mejor sí pueden decir «hacen el mismo show», pero es por eso porque no podemos dejar de tocar cierta canciones”.

Sin embargo, El Gran Silencio busca mostrar sus nuevas rolas. Cano nos explica: “Nosotros tenemos que buscar la manera de hacerlo, de entre esas rolas (de éxito) ir metiendo, explicar: «miren, esto es lo más nuevo», porque también somos una banda independiente y muchos no están enterados de lo que hemos estado haciendo. Mucha gente que está esperando tener noticias de El Gran Silencio en televisión, en radio. Eso nunca va a pasar ya por decisión propia. Nosotros somos una banda underground y pensamos que la banda que esté interesada se va a acercar. No tenemos porque andar buscando likes. Nos interesan más las que estén interesadas en El Gran Silencio”.

Para Tony, el disco “ya no existe como tal” porque el público escucha piezas sueltas. Dijo: “Nosotros llegamos al grado de que el disco ya no existe como tal, ya no es ni siquiera un disco ni un círculo. La gente no escucha obras completas. Llega un punto en que te desilusionas un poco con la modernidad. Ya estamos viejillos. Es como, le decía a Cano, como los de antes: metían un videocassette VHS a una cassetera y se asustaban porque se lo tragaba. Nosotros nos asustamos porque la gente no compra obras completas. Si Pink Floyd sacara hoy el Dark Side of the Moon sería un pinche fracaso porque habría gente muy vanal que nada más compraría Money y no descargaría todo el disco”.

El Gran Silencio aún se considera dentro de la resistencia. “Nuestro sistema de trabajo –comentó Tony–, es siempre resistir, siempre resistiendo, siempre hasta el final. No estamos en radio. Prendan el radio y si me dicen a qué hora pasamos en radio, no estamos en las revistas como la Rolling Stone, ni estamos en MTV, no estamos ni en Tele Hit. No es tanto que estemos marginados, si no que nosotros mismos no queremos ser parte de ese sistema”.

El 12 de agosto El Gran Silencio realizará su 25 Aniversario en la Sala de Armas de la Ciudad Deportiva, donde tendrá como invitados a Sonido La Changa, La Sonora Dinamita, Lost Acapulco, Tropi Killers, Tropical Forever, Astros de Mendoza, Los Master Plus y algunos más.

A %d blogueros les gusta esto: