Noche de cabaret con Chuchi 3 Pesos y la Polka Madre

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 12 de diciembre de 2012. La sede había cambiado de lugar. Polka Madre y Chuchi 3 Pesos viajarían de la Roma al Centro Histórico, más precisamente a la Central del Pueblo, una vieja vecindad que conserva aún una escalera que se divide en dos en medio del patio y en donde se dan talleres culturales. Aquí sería la noche de cabaret y nada mejor que este lugar.

Uno de los organizadores me dice que fue un convento de la iglesia de junto hace muchísimos años. Que también fue un depósito de armas. Todo esto lo platicábamos al orinar en los baños que están bajo esas escaleras. Hoy el ex-convento apenas se sostiene con algunas vigas originales que están al desnudo.

La noche fue fría. Cuando llegué, Gabo estaba buscando el lugar idóneo para conectar el audio con cierta molestia. Valeria estaba platicando con un par de amigos que ya estaban ahí para disfrutar de su cabaret Chuchi 3 Pesos. Polka Madre llegaría mucho más tarde.

Sus amigos y yo, aprovecharíamos para ir a cenar en el puesto de enfrente un par de quesadillas. Un viejo sillón coronaba un montón de basura en plena calle mientras un tipo de unos cuarenta años se “moneaba” en la tienda de a lado, hablando sólo y de vez en cuando con los clientes que llegaban.

Al volver, la música del dj El Enmascarado de Gabo ya amenizaba la noche con una música transferida de viejos vinyles e intervenidos reduciendo o aumentando la velocidad. Eran cerca de las once de la noche y la gente algo confusa comenzaba a llegar.

Polka Madre estaba lista pasadas las cero horas. Treinta minutos más tarde, el grupo comenzó a tocar para la decena de personas que asistimos al lugar. Sí, éramos muy pocos, pero aún así, se logró armar el baile con su música. Con su clásico repertorio, Polka Madre complació a su minoritario público que gozaba de ellos y del antiguo lugar, ya sea de pie o sentados en la vieja escalera.

Con una pausa, el cabaret comenzaría. Desde la parte superior de las escaleras, hizo su aparición Chuchi 3 Pesos, un personaje femenino y sexy que “le encanta decir que sí” y sobre todo “viajar en taxi”. Viste una larga cabellera roja y se anuncia: “Yo vengo desde muy lejos y llegando a México conocí a la Virgencita de Guadalupe. Hoy es su día y quiero mandarle un gran saludo que está en todas partes con nosotros” y reímos por su ironía a pesar del frío.

Chuchi 3 Pesos interpreta canciones con un tono arrabalero y nos hace una revelación: por encargo de la Virgen de Guadalupe, viene a absolver no los pecados, si no la culpa con un poco de agua bendita: “Entonces me dice (la virgen): no se trata de absolver los pecados. ¡Esas son chingaderas! ¿Cómo que absolver pecados? ¡Qué pecados ni que nada! Lo que vas a hacer Chuchita es quitarle la culpa a los pobres humanos. ¿Cuál pecado? Lo que cargan es la culpa compañeros” y así, en una fila, con su agua bendita hace su eucaristía.

La noche continúo con la música bailable de Polka Madre. Una chica armó un relajo y se lanza a las “trompadas” pero no pasó a mayores más que la sorpresa. Finalmente, terminó todo y cada uno huimos como gatos nocturnos por las viejas calles del centro de la ciudad de México.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: