Omegas Sound System: mujeres a los controles

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 16 de abril de 2014.

Llegamos al Salón Calavera ‘Cultural Roots’, un antro que se ha dedicado al impulso del reggae, dancehall, roots y sound system en el Centro Histórico de la Ciudad de México y que ha tenido un éxito entre la gente que gusta de estos ritmos. Llegamos a él para saber de qué trata la noche de Omegas Sound System, noche de mujeres a los controles, noche exclusiva para mostrar el trabajo en las tornamesas de las omegas selektah.

La música suena a todo lo que da. Los graves inundan el patio del viejo inmueble colonial mientras la bandita se deja llevar con las rolas de la omega que están en el escenario, acompañada de otras tres que platican entre ellas y esperan su turno. Al subir al templete, vemos a MAKY MACRONZ pinchando discos. Delgada, de largo cabello negro, ojos semi rasgados, con audífonos a los oídos y una sonrisa franca, esperamos a que termine su ronda para entrevistarla, ya que ella es la organizadora de la noche de Omegas Sound System: mujeres a los controles.

En un lugar más cómodo pero siempre dentro del edificio, comenzamos a platicar acerca del proyecto. MAKY MACRONZ comenta:

“Este proyecto empezó en febrero. Esto se dio por un espacio que nos brindó la Hermandadrasta en el Salón Calavera ‘Cultural Roots’. La idea surgió de repente, así de ‘oye estaría chido como dar un espacio a las mujeres, donde puedan cantar, donde puedan tocar, aunque no necesariamente sepan’. Tú sabes como es el medio (artístico y cultural): se les cierran las puertas a las mujeres por el simple hecho de ser mujeres. A este proyecto se unió Pao (Sensi Selektah), Indra Omega y Latyna Woman. No llevamos mucho tiempo. Tenemos como mes y medio, dos. Así que la Hermandadrasta nos brindó el espacio para que los miércoles fueran únicamente de mujeres y cualquier chica que quisiera venir a tocar, cantar, bailar pueda hacerlo en este espacio que está abierto”.

MAKY MACRONZ reflexiona un poco y continúa:

“Por supuesto que no debe de haber días exclusivos para mujeres, pero no es lo mismo que te inviten en otro lugar a que digas ‘a ver cada ocho días yo vengo a tocar y la gente me viene a ver’. El objetivo es que la gente sepa, es una cuestión de mujer. Así como hay mucha banda que va a ver a los dj’s a otros lugares, pues vienen a vernos a nosotras. Es decir, nosotras también tenemos talento y nosotras también podemos hacer muchísimas cosas igual o mejor que los hombres, aunque me escuche un poco feminista, de hecho no estoy muy a favor del feminismo ni del machismo. Esa es la cuestión: ‘tenemos este lugar, la gente nos viene a ver y nos gusta compartir lo que sabemos hacer o lo poco que sabemos hacer y lo que tenemos’. Todas las chicas somos de diferentes colectivos. La chica que sea más constante es quien se gana su lugar, no con nosotras, sino con la gente”.

Ser mujer no es sencillo. Ser una selektah en un ambiente rodeada de hombres, tampoco. Más cuando también se es madre a los 24 años. MAKY MACRONZ platica:

“Yo personalmente me dedico prácticamente a la música. No vivo de la música. Vivo con la música porque realmente no gano nada con ella. Todo lo que hago, lo hago realmente por gusto”. Y se pregunta asombrada “¿Cómo sobrevivo? ¡No sé como chingaos le hago! ¡De verdad! Aquí sigo y no me falta nada afortunadamente gracias a quien sea. Yo no sufro, pero tengo muchas compañeras que se tienen que salir, como Pao Sensi Selektah que hoy tenía que tocar aquí, pero no pudo venir ¿por qué? porque no hay para sobrevivir. Entonces tiene que ir a chambear”.

Suena un rico dancehall en el patio principal. MAKY MACRONZ no puede evitar comparar su dinámica de vida con las de otros hombres:

“Muchas veces sacrificamos cosas, incluso, familiares, amistades y parejas por la música. Así como los hombres tienen familias, igual nosotras. Es lo mismo. Yo creo que es lo mismo. Es lo mismo realmente. A la mejor, un poco más pesado, porque, tú sabes, quieras o no estamos en un país machista. Como mujer se te ve mal. ¡Ay! ¡Es que ella trabaja de noche!¡Ay! ¡Wey! ¿pues qué hace?”.

Vemos pasar a su pareja, un joven rasta y de sudadera. Para ser selektah, MAKY MACRONZ tiene que combinar este gusto con otras actividades y se alegra de que cada vez vaya más gente a escucharlas:

“A parte de ‘selektear’, igual canto, compongo mis rolas, me dedico hacer ropa, hacer muchas cositas. Entonces está chido ¡realmente está chido! Lo bueno es que este proyecto ha ido creciendo. Como puedes observar, ya hay más gente que la primera vez que viniste (26 de marzo de este año). Entonces, eso es lo que queremos: que la gente les vaya gustando el gusto de la omegas y no únicamente de los varones”.

MAKY MACRONZ antes de despedirse y seguir coordinando el evento, concluye:

“Yo trabajo aquí como Hermandadrata, aquí en reggae Club Salón Calavera ‘Cultura Roots’. Tengo otros proyectos: trabajo con El Otro Sound System. Ando de aquí para allá viendo que onda. Este proyecto se llama Omega Sound System y surgió para las mujeres: mujeres a los controles y está abierto para todas las omegas que quieran venir”.

A %d blogueros les gusta esto: