Piña & García: Canciones de taquería

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 16 de diciembre de 2017. Este sábado, el compositor sudcaliforniano Paulo Piña y el poblano Iván García ofrecieron un recital en El Hórreo “La Peña del Centro” en donde ofrecieron una sesión llamada “Canciones de taquería”, un set en donde cada uno canta rolas pop de los años setenta y ochenta.

Mientras los invitados especiales de estos dos músicos echaban juego de domino en una de las mesas centrales del lugar, ambos compositores se preparaban para iniciar un primer bloque de canciones de taquería. Iniciaron con “Gata bajo la lluvia” que interpretaba la española Rocío Durcal, y en esta ocasión, en voz de Paulo Piña: Amor, tranquilo, no te voy a molestar/Mi suerte estaba echada, ya lo sé/Y sé que hay un torrente dando vueltas por tu mente/…/Ya lo ves, la vida es así/Tú te vas, y yo me quedo aquí/Lloverá, y ya no sere tuya/Seré la gata bajo la lluvia/Y maullaré por ti…

Paulo Piña nos dijo: “Buenas noches. Bienvenidos. Cómo si no hubieramos platicado antes. Ja ja. ¡Qué bueno que vinieron. ¡Hola! ¡Hi!”. Iván García comentó: “¡Una sorpresa tenerlos aquí esta noche! ¡Hasta me empedé del gusto de verlos!”. Es el turno de Iván que con su voz aguardientosa comienza la cantar “Porque te vas”, otro clásico de los años setenta y cantado por otra española de nombre Janette.

Cuando termina de interpretarla, Iván dice: “Una canción de la época de mi carnal Henry D. Luque”, quien es poeta, viene hasta la madre y que este año publicó su poemario “Este mortal serpenteo”. Éste le pregunta a Iván: “¿Cómo se llama esta pinche vieja?”; e Iván contesta: “Janette, Janette. Y la rola es de José Luis Perales”, acota.

Paulo Piña se avienta el bolerito “Canción de las simples cosas”: Uno se despide insensiblemente de pequeñas cosas,/Lo mismo que un árbol/En tiempos de otoño se quedan sin hojas./Al fin la tristeza es la muerte lenta de las simples cosas,/Esas cosas simples que quedan doliendo en el corazón… Piña dijo al terminar la rola: “Gracias. Recordando a Chavela Vargas”.

Hay poco público. Si no fuera por los seis amigos que los acompañan, no habría nadie. Iván García cuenta: “¡Salud! Tenía muchísimos años que no metía chupe clandestino a un lugar para tocar”. “Devuelta a la secundaria”, dice Piña. “Se siente bien”, revira Iván. “Se siente uno más joven”, bromea Piña. “Hasta nervioso me puse cuando entramos”, agrega Piña.

Ahora le toca a Iván. A ritmo de ranchera, interpreta otro viejo tema del pop setentero “Échame a mi la culpa” del británico Albert Hammond: Sabes mejor que nadie/Que me fallaste,/Que lo que prometiste/Se te olvidó/Sabes a ciencia cierta/Que me engañaste/Aunque nadie te amaba/Igual que yo./Lleno estoy de razones/Pa´ despreciarte/Y sin embargo quiero/Que seas feliz./Y allá en el otro mundo/En vez de infierno/Encuentres gloria,/Y que una nube de tu memoria/Me borre a mí…

Luego Piña interpretaría “O tú o yo”, éxito de José José; Iván se avienta luego “Como un explorador” de Joaquín Sabina; Piña contesta con el bolero “Delirio”; para que finalmente, este bloque terminara con la interpretación de Iván con “Yo no nací para amar”, éxito rotundo de Juan Gabriel.

Paulo Piña e Iván García, jóvenes compositores mexicanos, vinieron a relajarse un poco a la Ciudad de México, rememorando canciones que recuerdan la niñez, esas canciones que en cualquier taquería de los años setenta, seguro se escuchaban. Con humor y cierta nostalgia, este par ofreció un tranquilo concierto en que homenajearon a sus intérpretes favoritos de su niñez.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: