“Queremos vivir de la música”: La Máquina de Canciones

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 31 de octubre de 2015. El colectivo La Máquina de Canciones inició actividades con su primer “Folky Fest” este sábado en Lahuma Café con cuatro proyectos solistas en donde Belafonte Sencional funjió como padrino y que cerró la noche con sus rolas de manera acústica.

“Gracias por venir a este experimento sociológico llamado La Máquina de Canciones” dice tranquilamente Andy Mountains, “el primer festival Máquina de Canciones Folky Fest en la historia del mundo y del cosmos” continúa diciendo el organizador y creador de este proyecto que no sólo se limita a realizar “tocadas”, también abre talleres de composición y un estudio de grabación.

La noche comienza con el video de Andy Mountain llamado “El rapto de Europa”, un video “que ha tardado meses, sangre y sudor” para su realización en donde muestra escenas de la preparación, desarrollo y conclusión de una boda familiar. Ahí mismo, se le ve a Andy Mountains cantar con su sombrero campirano y su guitarra acústica.

Después vendría el debut del cantautor colombiano La Diáspora: “Ahora tenemos el honor de presentar al corazón de La Máquina de Canciones, el ritmo, el tambor, la fuerza, la dirección política: La Diáspora”, dice orgulloso Andy Mountains.

La Diáspora está nervioso y dice: “Pues gracias por venir a todas y todos. Ya me pusieron nervioso. ¡Uy! ¡Nos fuimos” y comienza a cantar sus rolas que en particular se acercan al reggae acústico con letras que hablan de la tierra, la ecología, los elementos de la tierra y el pensamiento tojolabal, como su canción “Seres”, rola que habla del cuerpo humano pero no como materia; o títulos como “Yeuro” que significa Templo del agua.

Luego vendría Eneas y su Lumbre que también debutó como solista en esta noche con un estilo mucho más rasposo, más punketón. Me dicen que también hace danza butoh, que es performancero, pero eso no lo puedo confirmar. Con un pañuelo gris en su cabeza, un overol azul, su torso sin camisa y una armónica, Eneas comienza su recital.

“Hola. Como hoy no está el resto de la banda soy Eneas sin Lumbre. Ojalá que salga algunos chispazos”, dice ironizando su presentación y continúa diciendo: “Voy a tocar pues canciones. Algunas son autobiográfica, otras no. Otras son biográficas de lo que le sucedió a otros de la banda y así”. Eneas comienza a cantar: Hoy me levanté de mal humor/y sin embargo esperé a que algo pasara/una llamada tuya al celular/o acaso que el gato de arriba hablase/me dijera buenos días, buenos días…

Con su particular estilo de hablar, Eneas dice: “La siguiente canción salió de que estaba leyendo una novela. No, no. Era, más bien como una historia novelada de La Comuna de Paris y de cómo se partieron la madre esos weyes que se aventaron contra lo que en ese momento sería la tira”. Eneas canta algo así: Vienen bajando por la calles del centro/marchan despacio como un animal preciso/algunos llevan antorchas levantadas/mas todos cortan esa lumbre al sentir la mirada/cantan un himno que parece misa negra…

En el micrófono abierto, entraría Andrea Grain ‘La Profeta Godzilla’ que leyó dos cuentos de su autoría: “Yo soy Andrea. Soy un androide. El primer cuento se llama <<Un jueves por la tarde en una clase cualquiera>>” que comenzaba así: Godzilla se quería comer el techo del salón en el que estábamos…

“El segundo cuento no es de Godzilla –dijo Andrea en vuelta en su traje de Godzilla verde– es de ese tipo de cuentos que a mi mamá no le gustaría que escribiera, pero aún así lo escribo. Según yo es cómico pero ya me dirán ustedes que les parece”. El cuento es un relato de dos hombres que se transforman en mujeres, pasando de la relación homosexual a la lésbica para terminar en una relación heterosexual, haciendo una crítica a la heteronormatividad y sus roles: Así somos nosotros: los más hombres, los más machos. Nuestras mujeres son una convención. El verdadero amor es por los iguales, superiores. Fabián sentía el aliento de Mariano muy cerca de su boca, sus manos juntas y sudadas, su olor a hombre, nada delicado pero poderoso”…

Luego vendría Aarón Baustista con su ‘pop deforme’: “Gracias por venir a este festival Máquina de Canciones. La gente se siente muy halagada con su presencia” comentó tranquilamente. “Como verán, soy el único necio de la guitarra eléctrica” cuando se da cuenta que los otros cantantes han tocado con guitarras acústicas.

Su estilo es muy peculiar, utilizando diversos efectos como dilays, ecos, distorciones que hacen de su música algo demencial y “deforme” como lo llama Andy. La canción <<Noche Americana>> es del tipo campirana a tres cuartos y que todos celebran cuando Aarón la anuncia: Vamos a ver la película/que el tiempo abandonó/tal vez sea aburrida/tal vez se trate de tú y yo…

De los “dos platos fuertes” de la noche, el primero sería Andy Mountains con su sonido folk: “Muchas gracias a los que vinieron a La Máquina de Canciones” agradece Andy y varios aúllan. “¡Bravo Andrés!” se escucha por ahí. “Y en La Máquina de Canciones hay muchas personas –continúa Andy– Hay un Aarón. Hay un Fabián. Hay una Liliana aunque no hace canciones pero… hace cosas bien bonitas con su alma. Hay un Donovan. Hay un Edgar. ¡Hay un beatle! Hay una Ana. Hay una Andrea. Hay un Belafonte. Y hay un Andrés” y comienza a cantar: …más real que yo mismo./Hay un Andrés que vive en la realidad,/él es tan grande, él es tan chiquito/como un elefantito…

“Todos en La Máquina de Canciones, creánme, queremos vivir de la música ¿no? Pero está cabrón con nuestras canciones”, dice Andy para continuar con su rola que dice: De niño soñé un negro escorpión/medio miedo ver sacar el aguijón./De grande soñé un rojo escorpión/casi me tumbaba fuera del sillón…

“Yo soy Belafonte Internacional, Belanova Sensacional” dice con mucha ironía el segundo plato fuerte de la noche. “El Andy me pidió palabras de padrino” y esto fue lo que comentó: Convocatoria para el destroy/convocatoria para el destroy/convocatoria para el destroy/convocatoria para el destroy./Muertos en la televisión/muertos en el reventón/muertos en tu corazón/muertos en mi corazón./Habemos muchos muertos en este concierto/muertos en la radio también…

Y durante la parte última de la noche, Belafonte se pone al tiro: Ponte al tiro/ponte al tiro/ponte al tiro/ponte al tiro/ponte al tiro/ponte verga atrás… para cantarla a Susana: Luego en la mañana/miras por la ventana/Susana de la semana vives enamorada/y mueres sólo a solas/haces olas con las horas/te pintas, calificas/haces ruidos con tus prisas…

Así, La Máquina de Canciones inició sus toquínes por el sur de la ciudad, un proyecto que se integra por Andy Mountains (Andrés Acosta), el colombiano La Diáspora y por Aarón Bautista (éste último guitarrista de Jessi Bulbo), que intentan forjar una nueva escena haciéndose llamar “los pos-rupestres” con nuevos compositores que incursionan en el folk y el rock.

A %d blogueros les gusta esto: