R. Israel Miranda: el poema-narrativo como soundtrack de la vida

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 27 de diciembre de 2014. “Ferozmente rockero, tecnólogo, artista, necio, testarudo, su poesía y sus relatos surgen de la infrarealidad”, así define Edgar Altamirano, profesor e investigador de la Universidad Autónoma de Guerrero al poeta-narrativo R. Israel Miranda en la introducción del libro ‘El Monstruo de Arriba de la Cama’ (2008), poemario de éste último que muestra una “pasión por el rock”: una obra que definiera Marco Fonz como “un disco en papel”.

Miranda tiene publicado ocho libros: Polaroids (poemario, 2006), Palabras de sabiduría (relatos, 2007), El monstruo de arriba de la cama (poemario, 2008), Muro de silencio (poemario, 2010), Porno para perdedores y otros sucios hábitos (poemario, 2011), El cristal de nuestros vasos (poemario, 2012), De adioses y otros licores (poemario, 2013) y Los días, las tardes y las noches. Versos y arrullos (2014).

El rock ronda en varios de sus poemas-narrativos como un largo soundtrack y como un sostén del cuerpo y del alma: Loud Reed, Joy Division, The Cure, Radiohead, John Lennon, Bloc Party, Placebo, Harold Arlen & Ted Koehler, Snow Patrol, Stereophonics, James y otros más, son evocaciones de anécdotas y recuerdos de infantes y adolescencia decadentes.

A Miranda lo encontramos en el Café Voltaire, un espacio cultural que próximamente cumplirá 10 años en la colonia Minerva, Iztapalapa, en donde cada sábado, Miranda imparte su taller de creación literaria y que en febrero de 2015 cumplirá tres años de actividad.

En este pequeño lugar, tuvimos el agrado de escucharlo de viva voz leyendo un “mctrío” de su poemario Porno para perdedores y otros sucios hábitos, poemas relacionados con el oficio de escribir. El lugar está apenas salpicado por luces rojas, amarillas y azules.

En entrevista para MH RADIO, Miranda nos dice que es un hombre que no se adjudica como poeta maldito, “ni siquiera como poeta”. Para él, el sexo “es un buen pretexto para adentrarte a otra parte más oscura”, y el ser humano “no tiene porque estar subsumido por moralinas o por cuestiones religiosas”.

Hablamos de su poemario Porno para perdedores y otros sucios hábitos, además de la mujer, el sexo, la música y lo llano.

MH RADIO: ¿Te asumes como un poeta maldito?

MIRANDA: ¡No! ¡No! Ni siquiera como poeta. No: eso son títulos que no tendrías que asumir sino ganarte. A mí me faltan muchos versos, muchas letras, mucha vida para conseguirlo. Si soy poeta o no, yo no soy quién pa’ decirlo. ¿Maldito? Pu’s a lo mejor porque pu’s nadie me quiere. Ja ja ja ja…

MH RADIO: Cerveza, mujeres y sexo ¿son obsesiones o son fetiches?

MIRANDA: Son un gancho. Cuando escribes en realidad es como si pescaras: lanzas un anzuelo a ver quien pica. Para el libro el anzuelo es el sexo. Pero si lo análisis un poco, de lo último que trata es de sexo. Nada más es un buen pretexto para adentrarte a otra parte más oscura que sí trae el libro.

MH RADIO: Sin embargo está muy presente…

MIRANDA: Pues es que así es la vida. O tú ¿te imaginas la vida sin sexo? ¡Imposible!

MH RADIO: Hay mucha ironía, mucho cinismo sobre Dios ¿qué opinas de Dios?

MIRANDA: Qué es buena onda, no más que no se meta en mis asuntos. Ja ja ja…

MH RADIO: En la novela ‘El Club de la Pelea’ hay una frase que dice “Cuanto más bajo caigas, más alto volarás”. ¿Qué tanto haz caído y que tanto estás volando en este momento?

MIRANDA: Chuck Palahniuk es un genio de la escritura. Esta frase, si te das cuenta, nos persigue desde siempre, desde la historia de la filosofía. ¿Qué es ‘caer’? Yo lo veo como liberarse, liberarse de todo, de cuestiones éticas, morales, sociales. ¿Qué pasa cuando quitas esta lente prejuiciosa a tu visión de las cosas sobre la escritura? Empiezas a liberarte. La liberación y el vuelo es un cliché, es una imagen clásica. Tiene que ver más con quitarte tapujos, auto-complots que te generas por la educación. Cuando te alejas de esa madre, es cuando en realidad puedes escribir como individuo, como ser humano. El ser humano no tiene porque estar subsumido por moralinas o por cuestiones religiosas, incluso. Son todos estos tapujos los que nos hacen pequeños. ¿Qué pasa si te los quitas de encima?

MH RADIO: En tu libro hay un lenguaje directo y la metáfora es un recurso poco utilizado…

MIRANDA: La pornografía es absolutamente gráfica por definición. Yo no quería ocultar en el ‘estilisismo’ ni en el ‘estetisismo’ ni en el ‘erotismo’ algo que es simple y llano como la sexualidad. En realidad es una crítica al erotismo, es una crítica al sexo, es una crítica a la sociedad, es una crítica a la forma del quehacer literario, a la forma de hacer arte. Es desproveerte otra vez de todos estos prejuicios y tratar de superarlos y tratar de enfocar la vida de la forma más simple y llana que es lo más complejo, curiosamente. La mayoría de los escritores cuando hacen poesía lo primero que hacen es alejarse de la realidad, eso hace que la gente crea que la poesía es un algo que no le sucede a todos, a unos cuantos y no es cierto: la poesía está en cada esquina. Ponte a pensar así: en la esquina, el sonido de la señora que vende tamales a las seis de la mañana parece simple, y si estás abrazado con la chica que te mandó al diablo diecisiete veces y esa noche la conquistaste, el sonido no es simple. En la cotidianeidad es un atisbo de poesía increíble porque habla de lo humano. Si la poesía habla de lo humano ¿por qué no hacerlo de forma directa? El problema de la poesía es que se ha convertido en ‘cliché’. Nuestra lengua es un ‘cliché’, es un uso común y tenemos hasta metáforas ‘lexicalizadas’: las patas de la mesa, la carátula del reloj… El problema de la poesía no es encontrarle el hilo negro, si no cómo haces un momento que es puro, llano y cotidiano. Creo que ahí hay más poesía todavía.

MH RADIO: La mujer es un personaje recurrente en tu poesía. ¿Hay una utilización de ella? ¿Hay una cosificación de la mujer en este libro y en tu poesía?

MIRANDA: No, al contrario. No podrías hablar de la mujer si no la amas profundamente, si no la entiendes profundamente en toda su libertad. Si te das cuenta, en el libro todas la mujeres son una aparte activa. En la mayoría de los textos, el personaje central es una especie de espectador de las acciones de la mujer. Él se deja llevar: la mujer es el mar, este cabrón es una balsa perdida que nada más está a donde lo lleven las olas. En este sentido, yo creo que lejos de lo que se pueda pensar por el título y por la forma machista en que está escrito, es un libro profundamente feminista que trata el empoderamiento de la mujer y sobre su capacidad de dominar todo, de verlo todo igual que lo tiene el hombre, si no fuéramos iguales ¿pu’s cómo sería?.

MH RADIO: Sabemos que eres músico, qué deja más ¿la música o la poesía?

MIRANDA: Pues deja más vender tacos en la esquina. Eso sí. No sé. Yo no sabría. Mucho tiempo me aventé tocando con varios proyectos. Por ahí hay varios discos grabados y toda la cosa.

MH RADIO: ¿La fama? ¿El éxito?

MIRANDA: Conozco por ahí un músico que vive de su trabajo de cantar, es cantautor. Sin embargo, es de los cuates que más pobre lenguaje tienen, más pobre mensaje tienen, más pobre composición y estructuración de melodías tiene y de eso vive. O tú lo ves con cuates en la música comercial con muy pocas capacidades y de eso viven. En el ‘under’ hay gente con más capacidades que tienen que dedicarse a dar clases, dar cursos u ondas así para sobrevivir.

MH RADIO: ¿Qué busca Miranda al escribir, al tocar?

MIRANDA: Al escribir: no volverme loco. Al tocar: no asesinar a alguien. Es ahí donde para mí la creación cumple perfectamente su función sin mayores pretensiones. ¿Ser qué: el futuro premio Nobel? Son unas locuras que a mí no me interesan. Trabajo, escribo, a veces toco. Disfruto mucho lo que hago y no vivo de eso.

MH RADIO ¿De qué vive un poeta, un músico?

MIRANDA: No sé. Particularmente soy diseñador gráfico: de ahí sale pa’ vivir. Pero de la escritura, creo que na’más he obtenido úlceras; y de la música, creo que hernia por estar cargando los instrumentos; y el enorme placer de hacerlo. Porque eso sí: cada que puedes leer algo, que puedes decir algo, que puedes tocar algo, para mí me resulta importante. No me imagino no hacerlo. No me imagino en mi casa sentado frente a la computadora pensando en un nuevo diseño, pero sí me imagino, de repente, en una banqueta escribiendo o tocando.

MH RADIO: ¿Músico, poeta y loco?

MIRANDA: Pues yo creo que más loco, lo demás lo dirá el tiempo.

1 comment for “R. Israel Miranda: el poema-narrativo como soundtrack de la vida

  1. sara ayala
    30 diciembre, 2014 at 11:14 pm

    Les faltó incluir el último libro, “los días, las tardes y las noches. Versos y arrullos” de R Israel Miranda 2014

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: