Rafael Catana y La Rooster Band: “nuevos tiempos”

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 13 de mayo de 2017. RAFAEL CATANA ofreció un concierto emotivo junto a LA ROOSTER BAND en el SINDICATO RUPESTRE este sábado por la noche, cantando rolas viejas y otras de su nueva producción “Terregal”. Como músicos invitados estuvieron BALAM LÓPEZ y URIEL SÁNCHEZ.

Rafael Catana y La Rooster Band le cayó al Sindicato Rupestre, un espacio dedicado a la difusión de proyectos relacionados con este movimiento musical que se generó en los años ochenta, justo con la participación de Rodrigo González y Rafael Catana, entre otros compositores.

La noche se comenzó a calentar con el primer invitado, el joven compositor Balam López de la Ciudad de México, apodado el poeta chafa. Al subir al escenario no dijo: “Hola que tal. ¡Buenas noches! ¿Qué hacen? Pues yo soy Balam y estamos muy alegres de que nos hayan invitado a esta magnífica velada del Sindicato Rupestre una vez más, haciendo de estas noches mágicas, tan características de ellos, pues vamos a comenzar si ustedes me lo permiten con estas canciones que salen del corazón y del alma”.

Balam López comienza a tocar su guitarra de palo. Es un compositor con mucho humor, una labia de lo mejor y con rolas de mucha honestidad y crónica urbana sin dejar su propia instrospección. Él canta su primera rola que prácticamente es su manifiesto de vida: Vengo a cantar una canción/vengo también a pedir perdón/si es que a alguien le he faltado./Vengo con v de venganza/por todo aquel que se pasó de lanza/vengo desde hace tiempo pensando/que me quiero irme a vivir al campo…

Luego vendría Uriel Sánchez, un compositor que tiene poco más de diez años dándole a la cantada y presentando sus rolas. Su humor en los speech son de lo mejor aunque sus letras andan más por la onda romántica y desamor. Uriel nos dijo: “Soy exponente de la canción sufridora y reclamativa. Y estoy muy contento de regresar a tocar acá, sobre todo con mi querido Catana. Hace mucho que no lo veía”. Y más adelante acota: “Les voy cantar unas canciones séntidas, dólidas, un poco guarras. Y para empezar voy a cantar una canción que se llama «Amor del Malo»: Una vez o mil veces tal vez,/no sé/me perdí y no supe como volver/y ya ves de este viaje traje no más/para ti una reja con libertad…

El plato fuerte vendría con el esperado Rafael Catana y La Roosted Band, aunque la primera parte de su presentación fue un corto acústico en solitario en la que Catana sentenció mientras rasgaba su guitarra: “Muchas gracias por estar aquí. Nos habíamos hecho del rogar con Simón; porque bueno, Simón es una finísima persona; porque yo creo importante venir a presentar este trabajo y parte de este trabajo y tocar estas canciones que voy a tocar solo, porque una de las quejas del Sindicato Rupestre es que algunas canciones ya no las toco. Y bueno tocaré algunas canciones no tan nuevas… (por ahí se escuchan gritos de alegría)… pero son canciones que ya no tocaré más”.

La banda le pregunta por qué y Catana respondió: “Pues porque la vida cambia, los deseos cambian. Pero bueno, sí las tocaremos pero no siempre. En el sentido de hacer cosas nuevas, presentar cosas nuevas, canciones nuevas, nuevos tiempos, nuevo temas”. Y remata con esta frase para comenzar lo que sería una noche emotiva y singular: “Yo soy Rafael Catana. Al rato les presentaré a toda la enciclopedia del rock nacional que esta aquí esta noche. Gracias por vemir. Tal vez es la ultima vez que me escuchen”. El Sindicato le aplaude contento y emocionado.

Así, Catana se avienta su primera rola llamada “Barrio Logan” que prácticamente todos cantan casi borrachos y pensando en tantas cosas. Una chica por ahí le avienta un “¡Hip! ¡Hip! ¡Urra!”. Otro tema clásico que interpretó fue “Mujer en la sombra” en la que Catana los invita a cantar a voz en pecho. Fue cerca de media hora este momento íntimo y acústico, en que todos cantaron con bastante sentimiento y nostalgia.

Pero llegaría la segunda parte con la primera rola que le da nombre al nuevo disco de Catana “Terregal”. La segunda rola la presenta con lo siguiente: “Este arreglo lo hice con Miguel. El ha hecho onda grupera, norteña; es 95% rock pero ha tenido sus deslices. Como todos nosotros. ¿Qué? ¿Ustedes no han tenido deslices? El único idiota soy yo ¿verdad? Digo, por la música”.

Más tarde recuerda Catana: “Cuando nosotros éramos niños, salía en la tele un guitarrista de corbata roja y saco negro, y una camisa azul con anteojos que se llamaba Claudio Estrada. Entonces Claudio Estrada salía en la tele cantando Usted es la culpable… Bueno, complicado para él, con arreglo de Miguel Esparza «Romántico»”.

Y la noche pasó entre terregales, bataclanes, entre bandidos románticos, luminosas rolas, entre mujeres (que hubo más); el momento fue un rock sobre ruedas que generó una noche inolvidable entre los sindicalizados y Rafael Catana y su gran banda La Rooster Band. Una sesión explosiva.

La sesión de Rafael Catana y La Rooster Band estuvo dividida en dos partes: una acústica en donde Catana cantó canciones que según, ya no volverá a cantar; la segunda parte estuvo conformada por material de su más reciente producción “Terregal”. Aquí una video reseña de lo que vivimos esa noche.


Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: