Rock en tu idioma: rockola multilingüe

LA REDACCIÓN. Para MH RADIO. 8 de agosto de 2014. Dado que este 9 de agosto de conmemora el Día Internacional de los Pueblos indígenas, les transcribimos un interesante ensayo sobre el rock y otros ritmos modernos en lenguas indígenas que en los últimos años se ha desarrolado en diversas partes de nuestro país.

El ensayo fue publicado en el portal Este País. Tendencia y Opiniones el 8 de mayo de 2013 y escrito por Yásnaya Aguilar Gil, licenciada en lengua y Literatura Hispánicas. Cursó la Maestría en lingüística en la UNAM. Hablante de mixe alto del sur (ayuujk). Su trabajo se centra en el estudio y difusión de la diversidad lingüística de México y de lenguas en riesgo de desaparición (estepaís.com, 8/05/2013).

Esta transcripción se realiza con fines culturales y fue tomado del blog de Amapola Trastorno que originalmente lo extrajo del sitio Este Pais. Tendencia y Opiniones.

En lo puro no hay futuro/ la pureza está en la mezcla/en la mezcla de lo puro/que antes que puro fue mezcla.

Jarabe de Palo

 … y reggae, cumbia, balada, rap, ska y más música en tu idioma mixe, maya, seri, náhuatl, huichol y en una gran diversidad de lenguas. Hace un par de años, conocí a algunos de los integrantes del Colectivo Cultura y Resistencia Ayuuk de la comunidad mixe de Tamazulapan en Oaxaca, además de organizar múltiples actividades culturales, entre ellas su ya tradicional “Feria del pulque”, este colectivo organiza uno de los festivales más interesantes de la sierra: el “Festival de Cultura y Reggae Ayuuk Jaay” (Pueblo mixe). Uno de los propósitos del colectivo ha sido convertir a su comunidad en una de las referencias en cuanto a la música reggae en la región, creo que lo están logrando con mucho éxito; a la vez, este colectivo formado en 2005 sigue “proponiendo y accionando el caminar comunitario mixe” como ellos mismos describen sus objetivos.

Después de asistir a uno de los conciertos, me surgieron muchas preguntas que inevitablemente convocan respuestas múltiples: preguntas en torno a la identidad y a los procesos mediante los cuales se reivindican actualmente la pertenencia a los pueblos indígenas. ¿Qué es lo que Bob Marley está diciendo a un grupo de jóvenes mixes en la sierra norte de Oaxaca en 2005? ¿Qué significan las rastas sujetas con los cintos de tejidos tradicionales ayuujk? Es un colectivo de resistencia mixe que encuentra en el reggae una de las voces que permite accionar ese caminar comunitario que se han trazado.

Procesos como éstos hacen replantearnos el laberinto de la identidad: esa palabra a la que, de tanto usarla, hemos terminado por exprimirle todo significado. Ante la nueva música que surge de una interesante combinación entre ritmos, tradiciones y lenguas indígenas de México, poco pueden hacer las voces escandalizadas que hablan de pérdida de identidad, de corrupción cultural o contaminación indeseable. Todo lo contrario, el rap maya, el rock tsotsil, seri y nahua, la cumbia huichola, el reggae mixe surgen como una manifestación de reafirmación: una resistencia que, como plantea Sheba Camacho, no está politizada y por lo tanto, puede ser mucho más eficaz en los nuevos contextos.

Es verdad que cada una de las tradiciones musicales de los pueblos indígenas, que pueden ser muy distintas entre sí, constituyen un legado de gran importancia pero la existencia de los diálogos inter-culturales en la música no niegan esa herencia, las nuevas mezclas no suponen una amenaza a la tradición, más bien, constituyen una forma de vivirla y de dialogar con ella. La mayor amenaza de la música tradicional no es la mezcla, es el olvido.

No creo en la falsa oposición que plantea una división tajante entre música tradicional y música moderna: la música tradicional, la que está viva, es la más moderna debido precisamente a su vigencia. En el caso mixe, por ejemplo, los sones de las bandas de viento, paradigma de la tradición, se siguen disfrutando, siguen siendo significativas y se siguen componiendo nuevas piezas por esa misma generación que entona el reggae en lengua mixe.

Lo que calificamos de “tradicional” y “auténtico” refleja solo un asunto de perspectivas: la primera vez que escuché “Yesterday” era una niña, fue en una inolvidable versión de la banda filarmónica “tradiconal” de Tlahuitoltepec Mixe en una fiesta de mi pueblo; el día que oí a Los Beatles tocándola, me sorprendí muchísimo: me alegró saber que una pieza “tradicional” de las bandas de viento mixe hubiera tenido tal trascendencia que ahora un grupo de un país lejano la hubiera adaptado y le hubiera puesto letra en inglés. Hasta ahora me resulta difícil no sentir que “Yesterday” de Los Beatles es sólo un “cover” de una pieza que pertenece a la tradición musical ayuujk.

Regresando a las nuevas propuestas, resulta muy interesante revisar la elección de los géneros preferidos que se utilizan para hacer estas nuevas canciones en las diversas lenguas indígenas. Seguramente se deberá a mi ignorancia en el tema, pero aún no he escuchado una canción de “pasito duranguense” en alguna lengua mexicana distinta del español mientras que con el rock las evidencias son más abundantes. ¿Qué dice la preferencia por algunos géneros musicales del movimiento de reivindicación en los que se utilizan?

Por el lado de la distribución y de la recepción la situación es muy particular; el hecho de encender la radio y darse cuenta de que, a excepción de las cada vez más numerosas radios comunitarias, parece casi imposible sintonizar una estación en la que podamos escuchar propuestas musicales que reflejen la diversidad de las lenguas que se hablan en nuestro país, resulta más que elocuente. Las estaciones de radio de alcance nacional se suman a esa lista negra de espacios en los que la diversidad lingüística se encuentra amordazada. Parece lejano que la industria musical sea lingüísticamente sensible a la realidad en la que opera y produce. Afortunadamente, el internet permite una menor dependencia de las disqueras y de las tiendas de música además de que facilita el intercambio libremente. Alguna vez oí argumentar a alguien que no grababa ni promocionaba grupos que cantaran en lenguas distintas del español porque, en su opinión, la gente sentía frustración por no entender el significado de la letra: cualquiera que haya disfrutado de canciones en inglés aún sin entender esta lengua sabrá que se trata de un mal argumento.

Por otra parte, los festivales de música rara vez incluyen música diversa lingüísticamente hablando; lo más que hay son espacios exclusivos para música en lenguas indígenas, apartado del contexto de la producción musical de México en la actualidad. Uno de estos ejemplos es el “Festival de Música Indígena Contemporánea Kasahast Vanut” que organiza la Comisión Nacional para el desarrollo de los Pueblos Indígenas CDI, un buen foro para acercarse al tema.

La música en una diversidad de géneros que ahora se produce cada vez más en muchas de las lenguas indígenas del país refleja una realidad compleja que desmiente la categorización simple a la que los pueblos indígenas estamos sometidos en casi todos los espacios. En muchos casos responden al fenómeno de la migración, en otros casos a deleite y diálogo entre culturas. En la mayoría de los casos que conozco, las personas involucradas en estas creaciones musicales forman parte a su vez de movimientos de reivindicación cultural muy intensos; aunque eso parezca una contradicción, evidentemente no lo es. A la luz de este fenómeno, el rock parece ser más útil al movimiento indígena que los discursos puristas que niegan el intercambio y el contacto como característica esencial a todos los pueblos del mundo.

Creo además que la música puede ser un gran medio para llamar a cada vez más personas al disfrute del multilingüismo; tender puentes por medio de la música es mejor: es más ancho el camino y hay carriles de ida y de vuelta. Después de todo, es más fácil abrir la mente una vez que se han abierto los oídos.

Fuentes:

http://amapolatrastorno.tumblr.com/post/50665443731/rock-en-tu-idioma-rockola-multilingue-yasnaya

http://estepais.com/site/?p=45077

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: