Santa Sabina, un aniversario más

LA REDACCION . Para MH RADIO. 2 de febrero de 2015. Hoy es un día especial. Para muchos casi un día cualquiera. Para otros, un día que se magnífica por la aparición de una de las bandas más propositivas del rock en México: Santa Sabina. En un día como hoy, pero de 1989, da su primer concierto que desde un principio, fue comandado por Rita Guerrero, que fallecería a causa de cáncer el once marzo de 2011. Les compartimos el capítulo III y IV de la biografía de este grupo de culto que se puede leer en su página oficial (www.santasabina.com.mx/).

CAPÍTULO III: ¿Qué nombre le ponemos?. Versión Rita (Guerrero).

¿Qué nombre le ponemos? Esa fue la pregunta que nos hicimos en nuestra primera reunión. Cuando Pablo nos propuso a Poncho y a mí hacer un grupo, nos habló de un chavito que estaba empezando a tocar la batería, que no tenía batería pero que él creía que era buenísimo, que tocaba con cubetas y con lo que se encontraba, pero que tenía un gran sentido del ritmo y mucha intuición. Ese chavito era Patricio Iglesias, lo conocimos y a mi me causó una extraña impresión, sentí que era alguien clavado en su mundo, pero me cayó muy bien. Así que nos reunimos los cuatro, en casa de Poncho, por aquel entonces vivía en Coyoacán, por el barrio de San Francisco. Y nos pusimos a platicar de cómo le llamaríamos al grupo, quien sabe porqué razón, pero queríamos el nombre de algún santo. En eso iba bajando las escaleras Luigio el hermano de Poncho y dice:

– Porqué no le ponen La banda de María Sabina. Y Poncho dice: – Mejor Santa Sabina.

Y a todos mágicamente nos sonó perfecto, como si una luz nos hubiese iluminado y nos maravilló desde el primer momento. Claro por la imagen de María Sabina canonizada o no sé porqué pero no me imagino otro nombre para éste grupo. Era lo que estábamos buscando. Con el tiempo hemos encontrado el sentido de llamarnos así, y siempre hacemos un homenaje a María Sabina, quien fue una mujer muy sabia, que curaba con hongos alucinógenos el cuerpo y el alma, es decir una de tantas costumbres que hacían los pobladores mas antiguos de estas tierras. Lo que hemos intentado es a través de nuestra música es hacer una exploración a nivel mas espiritual para tratar de entender la vida. Así que ya muy contentos con nuestro nombre, ahora teníamos que darle la escencia, o sea la música.

Debo confesar que los primeros cinco ensayos yo no asistí pues no tenía idea de cómo hacer una rola, hasta la fecha sigo aprendiendo, pero en ese tiempo me era muy ajeno, aunque en las rolas de Vox Thanatos participé también en la composición, pero era algo a lo que me daba miedo enfrentarme, así que al principio ellos empezaron a hacer algunas ideas y luego yo las escuché, y Poncho ya les contará lo que le dije la primera vez que escuché algo. Después fui participando poco a poco sumando la melodía de la voz a las ideas que ya existían.

Para ese momento teníamos como cinco canciones, pero aún no tocábamos en vivo. Un día Alfonso André (baterista de Caifanes) nos escuchó en un ensayo y le gustó mucho el grupo, nos sugirió que porqué no invitábamos a Jacobo para que también hubiese teclado, y también se encargó de conseguirnos nuestra primera tocada. Así que cuando entra Jacobo sumamos a esas cinco canciones las de la obra de teatro y ya teníamos ocho, perfecto número para tocar en vivo. Entonces el grupo quedó conformado así: Poncho en el bajo, Pablo Valero en la guitarra, Patricio Iglesias en la batería, Jacobo Lieberman en el teclado, y yo en la voz. Luego vienen las vacaciones de diciembre y febrero primer concierto.

CAPITULO IV: Día de la Candelaria. Versión Rita (Guerrero).

Alfonso André andaba muy entusiasmado con el grupo, y fue entonces que nos consiguió tocar en una exposición de pintura con otros grupos. Por aquel entonces surgían espacios alternativos de la nada, solo por la inquietud de que existieran. Así que había un lugar en el centro, en República de Cuba, donde se hacían exposiciones, desfiles de modas, performance, etc., se llamaba el Salón de los Aztecas. Ahí fue nuestra primera tocada, un 2 de Febrero de 1989. Se inauguraba una exposición del “Taca”, Claudia Fernández, y su papá. Tocamos con dos grupos “María Bonita”, y “Simples Mortales”, excelentes grupos. Nosotros como eramos los nuevos abrimos.

Había una gran expectativa, pues había muchos músicos, y Alfonso había tenido el hermoso detalle de hablar muy bien de nuestra música, aparte de ayudarnos en toda la cuestión técnica y principalmente todo su apoyo y su cariño. Así que aparecimos por primera vez en un escenario, y la verdad fue muy emocionante, a la gente le gustó mucho, hasta nos pidieron otra, y como sólo teníamos poquitas tuvimos que repetir alguna. Gran éxito, estábamos muy contentos. Buen principio para el grupo.

Esa noche creí que la vida me estaba llevando hacia otro lado, pero que me gustaba el rumbo que estaban tomando las cosas, aparte de tener la suerte de poder hacer música con gente tan especial como lo eran mis compañeros.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: