Saúl Fimbres y su blues de las amapolas

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 23 de julio de 2015. “Hola. Buenas noches. Mi nombre es Saúl Fimbres” – dice el joven de lentes postrado en el escenario. “Les voy a tener que pedir penosamente a toda la raza que no quiera llorar el día de hoy que se monte aquí frente de mí, por favor, para ya no estarlos chingando toda la pinche noche” –dice Fimbres para llamar la dispersa atención de los visitantes.

El Pasagüero está casi vacío. Por lo mismo, la reverberancia del sonido es mucha y toda las palabras se empastan una con otra. Es difícil entender lo que Saúl dice. Vestido con saco de pana, pantalón de mezclilla, lentes, una guitarra electroacústica y unas cinco armónicas, es todo lo necesario para comenzar su recital.

“Voy a comenzar contando una canción. Es un blues de mi autoría. Yo soy de Nuevo México, yo soy de Las Cruces, me deportaron hace como unos doce años. Ni pedo”. Su guitarra comienza a llenar el lugar. Su armónica es tensa. Su voz tiene un agradable tesitura: “I’m gonna tell my friend” y Fimbres comienza su canto solitario.

Por allá atrás, hay una banda que está en su onda. Hablan fuerte. Ríen. “Pues van a disculpar que ando un poco enfermo. Pero se que pueden disculpar muchas cosas más. Les quiero cantar una canción de mi primer disco que se llama ‘El Blues de las Amapolas’. Esta canción se llama igual. Ahí les va” –dice Fimbre: Voy de rodillas por el camino/ay nena fuera bueno verte hoy/voy de rodillas por el camino/ay nena fuera bueno verte hoy/voy caminando y por fin te encuentro/bien vestida pero con tus cajas de cartón…

Saúl Fimbres es un cantautor que viene de la ciudad de Hermosillo, Sonora. Su estilo es una mezcla de country y folk. Sus letras son muy campiranas. La escena musical de la noche me hace pensar que no tiene nada que ver con ella. Mientras Fimbres es descriptivo y narra historias, el grupo que le sigue está en la onda Molotov y desmadre.

No me queda más que renunciar, abandonar el Pasagüero. Pero valió la pena escuchar una vez más a Saúl Fimbres con su folk y que desde hace algunos meses, viene presentándose de manera solitaria en diversos parques de la ciudad de México cada domingo.

Lo podrás disfrutar aún el 26 de julio en Parque de los Coyotes (Coyoacán), 16 de agosto en el Lago de Chapultepec; 23 de agosto en el Parque Hidalgo; 6 de septiembre en el Parque Alameda (Centro); y 27 de septiembre en el Parque del CNA.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: