Semana de las Juventudes: la nueva cara de la cultura en el DF

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 25 de agosto de 2014. Con cerca de cincuenta mil personas y con la banda Hello Seahorse! terminó la semana de la Juventudes. Cuatro días de música, lluvia y canto abierto que disfrutaron la mayoría de jóvenes que se aglomeraban en la parte frontal del escenario.

Desde el jueves pasado hasta este domingo, el gobierno del Distrito Federal por medio de su secretaría de cultura, estuvo presentando bandas de distintos géneros para celebrar la Semana de las Juventudes. Entre las agrupaciones más importantes podemos mencionar a The Wookies, She’s a tease, Porter, Comisario Pantera, Babasónicos, Furland, Pedro Piedra de Chile, Rebel Cats, Triciclo Circus Band, Belafonte Sensacional y Hello Seahorse!, ésta última encargada de cerrar el evento.

Hubo quejas del pésimo sonido con los Babasónicos, además de ver a demasiada policía que estaba internada entre los escuchas vigilando y sacando a vendedores ambulantes. También pudimos notar que los eventos son cada vez menos interesantes en cuestión de política social como lo fueron los primeros conciertos que se organizaban por el perredismo que se adueñaba de la capital gracias a sus ciudadanos que votaron por él.

La nueva cara de la cultura en el DF

Si bien el evento logró una gran convocatoria, cerca de 30 mil personas en promedio por día, nos pareció un evento que intenta limpiar la imagen del jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera ante las nuevas generaciones de jóvenes que no tienen interés en la movilización social.

Las nuevas legislaciones al código penal en cuanto al empoderamiento de la policía en la capital, violentan el derecho a la protesta social, además de criminalizar y encarcelar a los jóvenes que participan en dichos eventos, un rasgo contradictorio que impone límites a los propios jóvenes que no están de acuerdo con estas medidadas y a los que sólo les ofrecen espacios culturales en donde puedan ser vigilados por la polícia capitalina.

La Semana de las Juventudes es la nueva cara de la cultura en el DF, no tanto por los grupos, que muchos de ellos son excelentes músicos, sino por la política ligera vestida de izquierda que utiliza a los jóvenes como capital político y mediatizado con proyectos musicales que sólo buscan cierto tipo de fama sin involucrarse con un proyecto de nación que luche, critique y proponga nuevas ideas para contrarestar esta visión que cada vez nos excluye de la verdadera cultura y lucha popular.

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: