Servín, Quintana y Carrillo

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 26 de agosto de 2017. La noche se fue animando cuando Leticia Servín tomó su guitarra y sin avisar, comenzó esta noche que fue de dos en dos: dos rolas ella, y dos sus invitadas: Vivir Quintana y Valeria Carrillo; la primera de Coahuila, la segunda de la Ciudad de México.

“Qué bueno que vinieron –nos dice Leticia. Yo estoy contenta acá siempre que hay una puerta abierta en el Binnizá. Pero hoy en especial por venir con unas amigas que admiro sus canciones, que me encantan sus voces, bombones”. La noche fue de rondas “para que así sea campechano”, nos dice alegre y tranquilamente Servín. El ambiente es de total silencio pero a la segunda canción, las voces de sus seguidoras que eran más, comienzaron a hacerle coros que se expanden como neblina en la mezcalería.

Valeria Carrillo sería la segunda. Agradece y comienza a tocar la guitarra. Una baladita dulce. Casi en círculo armónico. Rasguea. En su canción “Otoño”, a la mitad, Leticia embellece la pieza al hacerle coros, tal vez una tercera que le da un buen color a la interpretación de su canción.

“Yo soy Vivir quintana” dice esta joven norteña y, un tanto emocionada, nos relata: “Me da mucho gusto estar aquí porque, cuando Leti me mando el whatsapp diciéndome que si compartíamos unas canciones. Yo le dije que sí, obviamente. Me da mucho gusto ver personas que ya conocía”.

Quintana, sonríe con unos ojos casi soñadores y nos cuenta: “Para mí conocer a Leti fue una de las experiencias más bonitas en esto del mundo de la música. Porque antes de venir para acá (yo soy de Coahuila), yo veía las canciones de Leti por YouTube. Entonces un día me la encontré en un festival y nos hicimos muy amigas. Quiero primero darle un aplauso a Leti porque siempre invita a la colaboración”.

Quintana tiene una voz bien timbrada. “Yo te espero” es la segunda rola que ejecuta y nos dice ella: “Yo se la quiero dedicar hoy a todas las personas que andan en otro lado que no es su país, que andan por lo regular del lado del norte; y también para todas aquellas personas desaparecidas para decirles que aquí las esperamos cuando tengan que regresar”.

Quintana luce una voz potente que llena el lugar, que en esta ocasión, sonó todo acústico, nada conectado. Más tarde, estaría invitado a tocar Jorge Medina con Leticia, luego Valeria. Unas veces al saxofón, otras a la flauta transversal, otras a la guitarra. Otro invitado sorpresa, fue Pedro Dávila, ganador del primer lugar del Concurso de la Canción de Autor realizado el año pasado.

Y la noche se despidió con un hermoso palomazo entre las tres compositoras cantando “Chaparrita”, momento muy emotivo, ya que todas tocaron su instrumentos y cantaron al unísono, y en algunas partes, Leticia haciendo terceras. Una noche hermosa, mojada, fresca y matizada de cerveza y mezcal.

A %d blogueros les gusta esto: