Si tocan a uno… ¡Tocan a todos! Hoy todos somos Kuy

MÓNICA CALIX *. Para MH RADIO. 13 de julio de 2014. Delegación Cuauhtémoc. Sábado, pero no uno común como los demás, éste tiene un toque especial, es 13 de julio y se llevará a cabo un evento de beneficencia a lo grande.

Año 2013, estando a 7 meses y 12 días de que Enrique Peña Nieto tomara posesión de la presidencia de la República y miles de ciudadanos protestaran contra ello, dejando muchísimos heridos, entre ellos… Francisco Kuykendall.

Francisco Kuykendall, un ciudadano sin igual, caritativo, bondadoso y sobre todo, luchador incansable de la justicia. Es él mismo el que fue herido a mano de las autoridades del gobierno  ese 1ro de diciembre del año 2012, mientras marchaban en contra del gobierno de Peña.

Justo a las 19:00 horas, se empezaría este evento, el costo era de $40 que serían usados para apoyar a su compañero Kuy. Contando con la participación de algunas bandas de música independiente. La fiesta se retrasó dando inicio 20 minutos después. El público animado recibió con gusto la música que se dio. La mayoría con un asiento para su degustación auditiva, aplaudiendo al ritmo de la música, dando inicio con un músico español que conmovió a más de uno con la buena letra que llevaba la melodía.

Después de unas cuantas canciones, llegaron al escenario un grupo lleno de energía, Rabia, grupo que eligió ese nombre porque, dicho por ellos, es lo que sienten hacia el gobierno, sus letras y su energía, es la manera que ellos tienen para protestar. Los minutos pasaban, la música seguía, el flash de las cámaras retratando la furia de dicho grupo, y ellos, sólo posaban con rabia. Tonos musicales iban y venían, dos a la voz y uno a la batería, ellos abrieron el apetito de justicia a más de uno.

Grupos siguieron, “Los Jijos del Maiz”, León Chávez Teixeiro, cada uno depositando su apoyo y vitalidad al caso Kuykendall, con su buena música, que si bien no eres fan de esa música, si logran contagiar de alegría. Mientras eso sucedía en el espacio dedicado al escenario, afuera se encontraban vendiendo, discos de música, dvd´s, libros, comida, e infinidad de artículos referentes a la temática de dicho evento.

Entre aplausos, risas, cámaras fotográficas y de video, el evento siguió su curso, pasando las 23:00  horas, el evento se acercaba a su final, después de cuatro muy buenas horas, con una muy buena causa, ayudar. Tal como le pasó al compañero Francisco, le pasó a mucha gente, gente inocente que ha salido dañada por autoridades. Es una historia que se repite y se repetirá, tal vez, hasta que llegue alguien y cambie al mundo pero… el verdadero cambio inicia en uno.

* Mónica Calix es estudiante de Comunicación y Periodismo en la UNAM.

A %d blogueros les gusta esto: