“Somos Guerreras” llegaron a la Gozadera

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 19 de marzo de 2016. “¡Qué bonito compartir el tour Somos Guerreras” dijo Rebeca Lane a sus seguidoras que desde una hora antes ya se arremolinaban en la parte frontal del escenario. Rebeca no vino sola, vino acompañada de la rapera costarricense Nakury, que desde el mes de enero iniciaron esta gira desde el país de Panamá con el objeto de documentar testimonios sobre mujeres hip-hoperas de latinoamerica.

El inicio de este concierto fue dado por Masta Quba, un proyecto “feminista, anti-sistémica, anti-imperialista, anticapitalista” con cerca de un año de trayectoria y en esta ocasión, me dice, está integrando a Estrella, una chica de la colectiva Las Hijas de su Tonanzin Tlalli que realiza teatro autogestivo.

A pesar de un pequeño desencuentro al frente del escenario por cuestiones de espacio, Estrella subraya: “¡Vamos a demostrar que este es un espacio solidario! Ya que las morras nos podemos poner de acuerdo, que podemos dialogar, concretar ideas, compartir un espacio entre todas. Este es un espacio feminista. Aquí los acosadores no tienen cabida”.

Todas la chicas gritan de contento. El mensaje de Estrella llega y se comprende. “Qué chido que existan estos espacios que nadie nos lo da, nosotros los creamos” comentó Masta Quba y agrega “Qué chido que están alimentando esta industria, que no es industria porque todo esto es autogestivo, todo esto sale del corazón”.

Masta Quba tiene un contundente discurso al hablar: “No nos vamos a cansar de repetir el lema que nos viene siguiendo desde que andamos en esto ‘¡Vivas nos queremos!’ No hay que olvidar que allá afuera nos están matando y no importa que edad tengamos ni como sea nuestro cuerpo ni a que nos dediquemos ni que traigamos puesto ni que pensemos ni que dejemos de pensar. Nos están matando allá afuera y cada una de nosotras somos víctimas potenciales. La venganza aquí es ser felicies”.

El ambiente cada vez es más efusivo. Masta Quba y Estrella se ganan con sus capellas y rimas a las cerca de doscientas personas que estamos ahí. Su primera canción es una rola tranquila pero no por ello, menos politizada: Soy de frases,/prácticas de esas que no tiene fin/como heroína de comic/de crear mi presente/soy mi propia queen…

Las guerreras Rebeca Lane y Nakuri están listas. “¡Qué buena onda ver tanta banda chicas, chicos! ¡Qué emocionante de verdad! ¡Qué bonito compartir con ustedes el tour Somos Guerreras!”, dijo Rebeca mientras las chicas las miran con ojos emocionados y brillantes. “Han sido ocho semanas largas para llegar hasta aquí. Con todo el poder que traemos de las mujeres centroamericanas, venimos a compartir con ustedes esta humilde música”.

Los gritos no se dejan esperar. El concierto es prácticamente un mano a mano, pero no para demostrar quien es mejor que la otra. Es una colaboración mutua para todos. La fuerza de Rebeca desde un principio comienza a inyectar poesía venenosa: Venenosa/poesía venenosa/por los poros sudo poesía venenosa/nada tienen sentido/si lo digo en el delirio/se termina la función/regálenme ramos de lirios

Rebeca Lane no sólo esta preocupada por la situación de las mujeres y el feminismo, también lo hace hacia la ecología: “Nosotras venimos de una Centroamérica bien selvática, llena de árboles. Para nosotras ha sido súper fuerte estar estos días en la ciudad y a prender a ver como vivimos con una contaminación tan fuerte. Creo vale siempre la lucha el seguir peleando porque nuestros espacios saen más verdes”. Y se revienta su rola “¿Dónde están?”: En la ciudad hay demasiado humo/ansias de consumo te sacan el zumo/para exprimirte y sacarte todo el dinero/antes que te paguen ya debes todo el sueldo/por el suelo el sudor del obrero… Todas a una voz.

Nakury se avienta una rola contra el acoso que prácticamente cantan todas: “¿Quién ha recibido alguna vez acoso callejero aquí?” Todas levantan las manos. “¡Es una mierda y absolutamente a nadie le gusta” dijo segura desde la improvisada tarima. Con gran fuerza canta: Soy una mujer/no un objeto./No quiero tu piropo… y todas contestan: Yo quiero tu respeto.

No cabe duda que Rebeca Lane y Nakury se han convertido en la voces de muchas jóvenes marginadas que sufren violencia, acoso, que llevan un pensamiento autogestivo, independiente y feminista, que interpelan al estado y sus formas de dominación, al machismo y a las estructura heteronormativas. Un gran concierto lleno de alegría, baile y conciencia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: