Sonido Gallo Negro presentó “Ecos de Otro Mundo” en el Alicia

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 30 de enero de 2016. El grupo mexicano de cumbia psicodélica Sonido Gallo Negro presentó su más reciente disco “Ecos de Otro Mundo” grabado en vivo en el Multiforo Cultural Alicia, un disco con 20 piezas tanto originales como algunos covers. La banda estuvo acompañada por dos proyectos emergentes emparentadas con la cumbia: “Buenrostro” de la Ciudad de México y “Aguaje Ensamble” de raíces de la Costa Chica de Oaxaca.

Buenrostro inicia la noche. Es una banda mixta de la Ciudad de México que combina una serie de géneros y sonidos que recuerdan por momentos a las bandas del sur de los Estados Unidos con su Tex-Mex, aunque ésta maneja varios ritmos entre prehispánicos con son jarocho, guapango, cumbia o salsa, una rica combinación que lo hizo interesante.

La voz de Lupita en la última rola es extraordinaria al jugar con su registro como lo hiciera en una ópera mientras los tambores a ritmo africano la acompañan de manera casi frenética dejando a los presentes muy entusiasmados.

Buenrostro está integrado por Lupita en la voz y percusión menor; Eluterio en la voz, bajo y bombo; Congo en el acordeón; Flaco en las congas y cajón peruano; Azucena en el zapateado y baile; Diana en los toms, tarola, pandero y toys; y por último Alex en la guitarra.

Por su parte, Aguaje Ensamble hizo lo propio con su sonido oaxaqueño que va de la cumbia, son cubano, son jarocho y chilena con un poco de rock. Y para iniciar y calar el sonido se avienta la rola de “Fuego” del grupo colombiano Bomba Estereo. “Esto es Aguaje Ensamble. Diviértanse todos camaradas. ¡Sale!. ¡Un! ¡Dos! Y ¡un, dos tres!” dice Isaías, el vocal principal, cuando la banda comienza con una rica cumbia atacada por trombón y sax para cantar: Negrito ven, prende la vela/negrito ven, prende la vela/que va a empezar la cumbia Marbella/que va a empezar la cumbia la cumbia Marbella… Una cumbia con mucha raíz negra de la costa de Oaxaca.

Con sus camisas floridas, el baile de Lucero y su estilo muy tradicional, Aguaje Ensamble se refina cerca de cuarenta minutos con sus letras picaras y doble sentido. La gente aúlla con su rola merenguera “Negrito Vicente” que lleva también, esa raíz negra adornada por algunos pasajes del saxofón a cargo de Zury. La letra es jocosa y muy bailable: María Teresa tiene/ganas de cumbiambar/cuando suena el merenge/empieza a bailar/…/El negrito Vicente/es bueno pa’ bailar/y mi compai Clemente/es bueno pa’ gozar…

Por su parte, Sonido Gallo Negro vendría con su música de cumbia psicodélica casi a la media noche. No cabe duda que su sonido es totalmente perfecto, preciso, redondo por esos graves que salen de los woofers colocados debajo del escenario Alicia que nos hacían retemblar el pecho, las piernas y las caderas.

Las mujeres sudando, restregándose una que otra a su respectiva pareja o a quien fuera con ella. O solas, sensuales al sonido de las guitarras tipo wenster que al cobijo de las armonía de un órgano, todo fluía de manera casi mágica entre el público presente.

Efectivamente, Sonido Gallo Negro puso a bailar a todos y a todas. Las luces relucían por arriba de las cabezas de los músicos y parecían láser a punto de disparar a quienes los iluminaban. Una gran fiesta, sí. Pero fue una lástima escuchar que Sonido Gallo Negro presentó más de lo mismo, nada nuevo, nada que hiciera pensar que el grupo está evolucionando. Una noche llena de sabor. Lamentablemente, el mismo sabor con el que lo conocimos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: