“Tenemos tokín”: una agradable experiencia sensorial

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. Ciudad de México, 4 de junio de 2016. Haydn Hernández “El asesino de la canción”, Víctor Guillén “Kivort” y el dueto “Los Chonos Project” ofrecieron una presentación por demás original: cantar rolas mientras el público es estimulado olfativa y gustativamente.

Por cerca de quince minutos, al público asistente se le vendaron los ojos para experimentar una sesión poco común. Según los organizadores, la dinámica fue escoger una canción por cada músico y relacionarla con un olor y sabor específico, lo que resultó una performance musical, olfativa y gustativa original.

La primera rola que abrió esta sesión fue “Dibujos de Dios” de “Los Chonos Project”, una rola que remitía a la embriaguez y olor a hojas de árbol; la segunda fue “Elisa” de Haynd Hernández que remitió al olor a pescado (¿sexo?) y sabor a sal; para finalizar con una rola nueva que aún no tenía título de “Kivort” que nos remitía al coco e incienso de mariguana.

Quince minutos de música, olor y sensaciones gustativas que estimulaban los sentidos de la primera parte del evento, ofreciendo “otro color” a cada una de las rolas interpretadas por sus mismos autores, dejando expectación y gusto; a otros, un poco de ansiedad por olores que remitían droga, calle y sexo. Un ejercicio inteligente y sensorial.

El evento oficial terminó con un gran palomazo entre El Pato, Haydn y Kivort que lograron mover nuestras fibras con una rola de Hacs llamada “Anaranjado”, palomazo que tuvo tintes de homenaje a este cantautor automarginado e iniciador de “La Roña”. La voz de Haynd intensa, los coros oscuros de El Pato y la guitarra intensa de Kivort se unieron para una rola alocada y cruda.

El evento se prolongó hasta pasada la media noche entre pláticas, comida y cerveza con los realizadores; además hubo palomazos con músicos emergentes como Jorge Gayou “El Chalar” y la rima erótica e intensa del poeta Mauricio Jiménez “El Moroco”; así como actos de equilibrio circense en la pequeña sala del lugar.

“Tenemos toquín” es un proyecto nuevo y autogestivo que intenta capitalizar los haceres culturales de banda emergente en espacios propios, con poca gente y tener una ganancia económica mayor que en espacio culturales o bares, mostrando el trabajo de cada uno de ellos. Hay planes de realizarlos cada mes. Si deseas experimentar sensaciones nuevas y escuchar buena música, no dejes de seguirlos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: