“¡Todos seguimos en pie de lucha!”: La Sexta Vocal, grupo de ska zoque

ORLANDO CANSECO. Para MH RADIO. 30 de agosto de 2015. Dentro del marco y en último día de la II Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originales de la Ciudad de México, el grupo de ska zoque, La Sexta Vocal denunció: “¡Pretenden callarnos!” pero “¡Todos seguimos en pie de lucha!”.

Desde las diez de la mañana, la jornada de la II Fiesta de las Culturas Indígenas… comenzó con las audiciones de las bandas filarmónicas de la Ciudad de México integrada por la banda Seis Hojas de Laxopa, Un Sueño Más de San Juan Evangelista Analco y Rey Condoy de TlahuitoltepecDespués vendría la compañía de danza Ajayu y la compañía de danza Wayna, ambas del país de Bolivia. Los danzantes matachines vendrían después acompañados por los músicos y cantores tradicionales yoemes.

Lo más esperado comenzó desde las 13:00 horas con las nuevas propuestas musicales que integran rap, rock, metal y ska a la música cantada en diversas lenguas mexicanas. Dentro del género de rap, llegó a esa hora Juan Sant con su rap totonaco ante el fuerte calor del medio día; y dentro del proyecto De Tradición y Nuevas Rolas, llegó el Colectivo Rapero de Tlapa, así como el Inédito Crew, hip hop tlapaneco, muixteco y nahua de Tlapa, Guerrero.

Pasadas las 16:00 horas, dentro del mismo proyecto De Tradición y Nuevas Rolas, llegó desde Chiapas el grupo de ska La Sexta Vocal originario del municipio Ocotepec, Chiapas. La Sexta Vocal es una joven agrupación que mezcla música tradicional chiapaneca, que toca ska rocksteady zoque cantado en español y zoque; además de traer una onda de critica social y comprometida: “¡Pretenden callarnos! ¡Desaparecen estudiantes! ¡Matan a periodistas! ¡Pero ni así nos van a callar! ¡Todos seguimos en pie de lucha!”, grita convencido “Pipe”, vocalista del grupo.

La banda está integrada por Pedro Estrada “Pipe” en la voz; Chano Cruz en el bajo y coros; Miguel Morales en la guitarra y coros; Damián Morales en el teclado y 2a Guitarra; Corazón Cruz “Tzocoy” en el trombón; Rolando en la batería; Luis Alberto Cruz en el trombón; y Alejandro Burguete en la trompeta, tambor y flauta de carrizo.

A las cinco de la tarde, le tocaría el turno a la banda del municipio de Songolica, Veracruz: Mikistli, una proyecto interesante que combina el heavymetal con música prehispánica y cantos guturales tipo hardcore. La primera pieza que interpretaron fue ‘Nochilistli’ (Invocación), pieza a ritmo de tambores prehispánicos, donde dos danzantes a la usanza mexica, realizan una especie de ritual hablando en náhuatl, mientras una flauta de barro va ejecutando una melodía pentatónica para rematar con el sonido de un caracol.

Mikistli está integrada por Tlakatekolotl en la voz y guitarra; Senyaotl en los instrumentos de origen prehispánico; Tekuantewtli en el bajo; y Miktlahtoani en la batería. Además incluyen a Tlilkuatli y Metzkakalotl como danzantes y en la revisión de los textos en lengua náhuatl a Yankuik Metztli.

A las seis de la tarde y con una lluvia a punto de caer, llegaría la banda mixteca Pasatono Orquesta, banda original de Oaxaca que se presentó con el espectáculo circense Maroma. Pasatono Orquesta es una mezcla de sones y canciones oaxaqueñas, bien ejecutados. Para ese momento el público ya era mucho más. Se veían en su mayoría jóvenes de todas las edades. Por ahí, en primera fila, estaban algunos integrantes del grupo Mexitanos que disfrutaban a Pasatono Orquesta como niños. La actuación de esta banda fue el momento más álgido y más emotivo de la tarde-noche que dejó muy satisfecho al público presenta por su calidad musical que muestra.

Cerca de la ocho de la noche, llegó la clausura de la II Fiesta de las Culturas Indígenas en donde Autoridades Tradicionales de la Tribu Yaqui dio su pronunciamiento sobre el Derecho Humano al Agua. Y como broche de oro, se llevó acabo la danza de Paskola y del Venado yaqui.

La II Fiesta de las Culturas Indígenas, Pueblos y Barrios Originales de la Ciudad de México fue una interesante muestra de expresiones indígenas y no tan indígenas llevadas a un contexto urbano, y donde se revindicó el espacio como un lugar político y de denuncia social por parte de los grupos que se presentaron. Al mismo tiempo, vimos la comercialización de estas expresiones por parte de las instituciones que no permite liberarnos de la vieja esa idea europeizante: la cultural original como una muestra de exotismo y extravagancia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: